El Marinero


Dirección: C/ La Garita, 60. Arrieta (Lanzarote)
Teléfono: 928 848 382 / 676 79 72 70


Recomendaciones: Cualquier pescado



Calidad: 4/5




Precio: 30€




Comentarios: Nosotros íbamos a repetir en el Amanecer, pero parece ser que un sábado en verano a las 22h es muy tarde para la cocina de las Islas, así que nos fuimos al local que encontramos abierto en la misma calle y que tenía muy bien pinta por fuera.
Ni qué decir que fue uno de los mejores descubrimientos de la isla, por la decoración, por la comida y por el trato. Nos pidieron una y mil disculpas porque la camarera se indispuso y se tuvo que ausentar, y en su lugar nos atendió la dueña; una chica muy maja que nos contó su amor por la isla y las dificultades por sacar adelante restaurantes de calidad saliéndose de lo típico turista.
Los platos nos los trajo diréctamente el cocinero y fue él el que nos indicó qué pescados del día tenían y nos recomendó cuál tomar.
Mientras nos decidíamos, nos trajeron una Copa de Cava y Queso de Cabra de Femés con tiras de manzana. Pedimos para compartir de entrante unas Papas arrugadas con salsa de mojo picón rojo y verde y Almogrote (salsa hecha a base de queso y pimetón. Es típico de la Gomera). Muy buenas, además que es un crimen ir a la isla y no probar su plato típico.
Como platos tomamos una Vieja a la espalda, enorme y muy sabrosa; y Lomos de Jurel a la plancha con salsa de filantro, buenísimos.

                           

Nos avisaron que el pescado lo suelen acompañar de papas, pero como lo pedimos de primero, nos dieron la opción de cambiarlo por una ensalada muy rica.
De postre tomamos una Torrija casera templada con helado explosivo y Shouffle de chocolate con helado de plátano. Muy bueno todo.
Lo acompañamos para beber con Agua y vino Yaiza Semiseco (no es lo mejor de la isla, pero hay que probar los vinos propios). 2 Cafés.
Nos salió todos por 65€.

                         


Trato excelente. Nos avisaron antes de sentarnos en la mesa que les quedaba "poco pescado" (cuando nos cantó el camarero la carta, al menos había 6 variedades distintas). Al acabar de cenar, como éramos los últimos comensales, la dueña nos enseñó todo el local, que da directamente al mar, por lo que las mesas que dan al ventanal están muy cotizadas. El suelo del local es una cristalera con una piscina interior que quería utilizar de cetarea, y que quizás hagan en el futuro, la iluminan de noche y da una sensación increíble comer "encima del agua!".
Relación calidad-precio inmejorable.
Si vais a la isla, no dudéis en visitarlos.

3 comentarios:

Fartones dijo...

Uy, a mi pasome lo mismo y acabe en el mismo sitio y no...como que no me gusto nada. Claro que fue hace 3 años, asi que igual cambio o, basicamente, en pleno agosto demasiada gente.

David López Castañón dijo...

Pues agora déxasme cola dubia de si fora esi día namás que tábamos poquiñinos o ye qu'en verdá ameyoraron dempués de los años.

El productu pareciome perbono, l'atención perafayaiza y'l llocal perguapu.

Pero dexáremoslo'n dubia pa contrastalo con otra visita, que fiome abondo de la to esperiencia.

Fartones dijo...

Ye que igual foi fai 4 :-). Creo que la neña nun caminaba entovia, asina que si, 4 años!!