Casa Marcial



Dirección: La Salgar s/n, Parres - Les Arriondes
Teléfono: 985 840 991





Recomendaciones: Menú Gastronómico



http://www.casamarcial.com/



Calidad: 5/5
Precio: 130€


Comentarios: Siempre tendemos a buscar la excelencia en los sitios a los que vamos a comer, pero hay que reconocer que hay sitios que van más allá y que cuesta categorizar y hablar de ellos en el blog. Simplemente uno debería ir, relajarse, disfrutar y ponerse en las manos de Nacho Manzano y su excelente equipo.
Para empezar, Casa Marcial está en un pequeño paraíso d'Asturies, La Salgar (pueblo que da nombre a su restaurante del que ya hablamos en el blog. La Salgar), muy cerca de Les Arriondes pero con unas vistas al valle increíbles. Local integrao en un pueblín, con decoración mezcla casa asturiana, mezcla arte moderno, con una terraza preciosa y parking propio. Sensación única de estar sentao en esa terraza y ver al lao unes vaquines bebiendo del bebederu del pueblo. Magia pura.

No creo que a estas alturas tengamos que hablar de Nacho Manzano, ni de su cocina, pero debemos valorar que un cocinero de ese renombre potencie tanto el producto asturiano, lo trate con tanto mimo y lo lleve a una nueva dimensión que pone a la cocina asturiana a la vanguardia del mundo. Empezar una comida ofreciéndote sidra asturiana, o vino asturiano, de mano de su encantador sumiller Juan Luis García, murciano, hace plantearte si las personas que vienen de fuera valoran nuestros productos más que nosotros mismos.

No era cuestión de hacerle un feo a Juan Luis (jeje), así que le pedimos una copa de sidra asturiana Prau Monga, que es sencillamente espectacular, y como nos gusta tanto, ya nos quedamos el resto de la comida con ella.

Nos ofrecen dos clases distintas de Menús Degustación, el Tradicional (84€) y el Gastronómico (110€). Y además tienen una pequeña carta para pedir platos por separao. Mientras leíamos y nos decidíamos, nos traen una mantequilla con esencia de limón, suave y delicada, para ir abriendo estómago ...

Al final, nos decidimos por el Menú Gastronómico. Y después de confirmar que nos quedábamos para el resto de la comida con Prau Monga, nos traen el primer entrante. Decir que la atención es exquisita, completamente personalizada, muy atenta y con un servicio muy rápido.

Para empezar, nos traen un Chicharro Escabechado, tenía un poco de miedo porque yo y el escabeche ... pero fue algo sublime, suavísimo y con una corteza de base. Empezamos bien.


Como segundo aperitivo nos traen La Huerta, verduras casi crudas con crema de zanahoria. Crujientes. Muy ricas. A mí este tipo de texturas me encantan, así que encantao. 


Y ya de tercer aperitivo, un Vermouth de Manzana y Acedera, explosión de hierbabuena y penino. Muy refrescante. Buenísimo. 


Empezamos con los platos ... Piel de Sardina con Kokotxas, crema de Coliflor, Huevas de Arenque y Gel de Tomate. Otra explosión de sabores en boca.. Mezcla suavidad con un pelín de picante en la gelatina del tomate. Un punto de limón en la coliflor. La sardina suavísima ... por muy poco casi se convierte en mi plato favorito del día. 


Seguimos con un Calamar tibio con Cebolletas en su tinta y Aceite Especiado, plato de texturas y sabores. El calamar poco hecho que con la mezcla del caldo (muy suave) le da una textura especial. 


Fabes con Aguacate, foie y ligero de escabeche. Sin duda, una mezcla de sabores extraña pero muy resultona. El toque del foie con la fabada me encanta, distinto y muy, muy bueno. El pero que le pongo era que les fabes estaban un pelín duras. 


El pescao del día eran los Salmonetes con Hierbas y Algas. El salmonete simplemente es espectacular, aunque claro, ya es uno de nuestros pescaos favoritos por ese sabor tan amariscao. Teníamos miedo a las algas, pero son muy suaves, tipo acelga. Platazo. 


Riñones de Lechal a la Brasa, su jugo acidulado y guisantes y ventresca de bonito en escabeche. Ya el nombre solo asusta ... mezcla de riñones, ventresca de bonito ...  Sin duda, una combinación muy original, aunque creo que es el tipo de platos que pedimos cuando vamos a sitios así, platos arriesgados y distintos. Y la verdad es que estaba buenísimo. El riñón, con un sabor fuerte, que mezclao con la ventresca, y su suavidad, le da un contraste que acaba equilibrando el plato. Los guisantes casi sin hacer ... hay que probarlo. 


Para el siguiente plato, Pichón macerado con algas con emulsión de Kalamata, hierbas de las Marismas y Crema de Sardina, volvió a visitarnos Juan Luis para maridar el plato con dos vinos del sur, nos explicaron qué parte del plato corresponde a cada vino, uno más suave de Sanlucar de Barrameda, perfecto para la parte del pescao y otro de Jérez más fuerte para la carne. Incluso te recomiendan en qué sentido comer el plato para tener una combinación perfecta en la boca. 


Sin duda, una experiencia distinta para un plato distinto. 


Los dos vinos combinan perfectamente con el plato, 


El último plato fue mi favorito, Cabritu Bermeyu guisado. Raza autóctona asturiana de cabritu, con una sabor perfecto. Realmente espectacular.


Quizás es el plato menos experimental, pero la combinación de innovación y tradición está latente en todo el menú. 

Empezamos con los postres ... 

Yogurth, Guisantes, Albahaca y Limón. Quién diría que una mousse de yogur con unos guisantes casi crudos iba a estar tan bueno. Postre resfrescante, distinto. A la altura del famoso Panacota de Apio ... de La Salgar. Un postres maravilloso. 


Para el siguiente postre, Juan Luis nos trae un Oporto de 10 años para combinar con la Ensalada de Chocolate con Granizado de Vinagre de Sidra y Guacamole



Y una Pólvora de Té Sencha con Cebolleta Caramelizada, Mousse de Chocolate, Aceite de Vainilla. Maravilloso. La polvora de Té sobre el chocolate es realmente espectacular. 


Los cafés nos ofrecen tomarlos fuera en la terraza, el día acompaña y las vistas son increíbles. Para acompañar el café nos traen unos bombones de chocolate y unas galletas de mantequilla (las mismas que en La Salgar), aunque casi no nos entraba nada. 







En total pagamos 267€. ¿Caro? Está claro que es un precio que se sale de lo habitual (y podría haber sido más si maridamos la comida con vinos), pero lo que está claro es que es una comida espectacular, distinta, arriesgada y que merece la pena. Yo salí encantao. Son 3h y media de comida, con una atención buenísima, explicándote en todo momento todos los platos y preocupaos de que tu experiencia sea única.
Además, poder debatir acerca de las comidas o las bebidas con Nacho Manzano o Jose Luis le dan ese plus de atención personalizada que hacen que la experiencia merezca la pena.

2 comentarios:

Toni dijo...

¡¡¡¡Menos mal!!! Un sitio en el que ponen un menú que no está avasallado por el marisco como en cierto restaurante extremeño muy famoso.

David López Castañón dijo...

jajaja, qué te pasa con el marisco ho!!!