Llagar Bernueces


Dirección: Camino de la Nisal, 1104, 33394 Castiello de Bernueces, Gijón, Asturias
Teléfono: 985 13 11 88

Página Web: http://www.llagarbernueces.com/
Facebook: https://www.facebook.com/llagarbernueces
Twitter: https://twitter.com/LlagarBernueces

Calidad: 2/5

Domingo, 1 de mayo, un Día de la Madre soleado y con buen tiempo. Elegimos un lugar que tenga espacio para que los nietos puedan esparcer tranquilamente, los hijos ya estamos mayores y no estamos para mucho trote, así que nos dedicamos a contemplar un poco a la homenajeada.

El Llagar de Bernueces es un sitio idóneo para que los críos jueguen, con columpios, cama elástica, etc.. mientras los padres se toman unas sidras en una de las numerosas mesas que tienen fuera.

Llega la hora que teníamos reservada para comer y entramos al comedor, amplio y presidido por unos toneles de sidra encima del comedor, ambiente típico de este tipo de llagares y que siempre queda bonito.

Nos vienen a tomar nota y nos decidimos todos por el menú especial que tenían para el Día de la Madre. 

Para empezar un chupito de crema de langostinos, muy bueno, sería perfecto para un día de frío ya que entras en calor rápidamente, nos supo más a crema de nécoras que de langostinos, pero tenía mucho sabor.


De primer plato se podía elegir entre Fabada o Salpicón de marico. Yo me decidí por la fabada y creo que acerté, buen sabor del compango aunque encontré alguna faba un pelín dura. Probé el salpicón de marisco a ver que tal, ya que la presentación no llamaba mucho, la verdad que me resulto bastante insípido y la homenajeada del día también coincidió.


De segundo plato se podía elegir entre Dorada rellena de frutos del mar y Parrillada de carne. La dorada correcta, aunque el relleno bastante simple y un poco demasiado hecha, las he visto mejores, le hubiera venido bien una buena salsa para acompañar y dar más sabor al plato.


 La parrillada de carne muy abundante, pero la carne estaba bastante fría lo que hace perder toda la gracia al plato y no tenía ni una gota de sal.



De postre se podía elegir entre Tarta de Trufa o soufflé de crema de whisky. Me decanté por el soufflé, y sí, estaba rico de sabor, pero sin ser un experto en cocina esto no era un soufflé, más bien era una tarta helada de whisky.



Para beber, sidra propia del llagar y un vino tinto tempranillo 828


A destacar que tienen menús infantiles consistentes en Macarrones y Lomo con patatas.

Después de los Cafés y chupitos volvimos a la zona exterior a tomarnos algo, que sin duda es la mejor zona del llagar cuando hace un buen día.

El precio del Menú era de 20 €, lo normal para este tipo de días.

En resumen, un lugar para disfrutar del buen tiempo mientras se toma algo y los niños juegan, aunque en cuanto a la comida, fue bastante decepcionante.



0 comentarios: