El 7 de Sillerías

Dirección: C / Sillerías, 7 - Trujillo - Cáceres
Teléfono:  927 321 856



Recomendaciones:Solomillo ibérico de Retinto



Web: http://www.el7desillerias.com/
Facebook: https://www.facebook.com/el7desillerias



Calidad: 4/5
Precio: 35€


Comentarios: Trujillo es una ciudad preciosa, da gusto pasearse por sus calles, empaparse de sus rincones, visitar su castillo, sus museos e iglesias ... pero por dios, no lo hagáis en Agosto como nosotros.

Lo bueno de visitar una ciudad bajo un calor infernal (por lo menos para un asturiano medio) es que cada 5 min entras en un bar a tomar algo fresco, y tras unas horas de monumento en monumento, uno ya tiene claro cuál tiene mejor pinta para ir a cenar. Y nos gustó tanto, que repetimos al día siguiente en la comida.


La terraza que tiene El 7 de Sillerías es una gozada. Un patio interior amplísimo lleno de mesas grandes, espaciadas y con iluminación tenue y música baja de fondo para crear ambiente. A pesar de haber bastantes mesas y bastante gente en ella, niños incluidos, el ambiente es muy tranquilo e invita a disfrutar de la comida, como así hicimos.


Comenzamos pidiendo un Plato de Jamón Ibérico de Bellota. Estamos en tierra de ibéricos. El jamón está en la mesa de servicio, y vemos cómo lo cortan y nos preparan el plato. Un detalle que nos gustó mucho y que debería darse más a menudo. En cuanto al sabor, nos pareció un poco seco. Buena ración, y buen jamón, aunque no nos enamoró.

El dueño nos preguntó qué nos había parecido, y cuando se lo comentamos, nos indicó que no estaba muy contento con esa pieza. Al día siguiente volvimos a comer y aquello ya fue otra cosa. Pero eso os lo contaremos después.


De platos pedimos, Pulpo a la Brasa. Otro de los puntos fuertes de la zona es el pimentón, así que queríamos probar un plato donde poder disfrutarlo en su esplendor, y qué mejor que con una buena ración de pulpo a la brasa. El pulpo está en su punto. Y viene con patatas cocidas y pimentón. Muy rico.


Yo pedí un Solomillo Ibérico de Retinto. La raza retinta es autóctona de Andalucía y Extremadura. Costaba un poco más que el "solomillo ibérico a secas" pero mereció la pena probarlo. Solomillo espectacular, que se deshace en la boca. Lo único que nos sobra es el toque de reducción de módena que le ponen, aunque se soluciona con no acercar el tenedor por allí. Además viene con patatas y espárragos trigueros.


Agua fría Lanjarón. Y Vino Blanco Extremeño Suerte del Rey 2015, de uva Gewurztraminer. Vino "facilón",que entra golosón pero apenas persiste en la boca. Cumplió su objetivo de refrescar, que con los 30º que todavía había de noche, era de agradecer. Aunque no enamoró.

Un rasgo a destacar es que en todos los locales que visitamos en Extremadura sirven vino extremeño. También empiezan a vender cerveza artesana extremeña. Envidia sana de un pueblo que sabe apreciar sus productos.

Con los cafés, nos invitaron a un chupito de hierbas.

Pagamos 81,20€



Volvimos al día siguiente a la hora de comer. Por el día en verano es impensable comer en la terraza debido al calor que hace, así que nos ubicaron en una mesa dentro bien refrescaos con el aire acondicionado.

Comenzamos mirando tranquilamente la carta mientras nos tomábamos unas copas de Habla del Silencio, el vino más conocido de Extremadura.

Nos traen de Aperitivo un Gazpacho. Muy bueno y fresco. Tiene un toque picante que le va genial con el jamón.


Por recomendación del dueño, volvimos a atacar el Jamón Ibérico de Bellota, y nada que ver con el de ayer. Mucho más jugoso y sabroso. Nos indica que es la parte más cercana al hueso. Voló.

Para el resto de los platos, nos dejamos guiar un poco por ellos. Queríamos todo al centro para compartir y probar cosas distintas a las del día anterior.


Nos trajeron una Tosta de Sardina con Tomate. Buenísima, con mostaza casera y un toque importante ahumado. Nos encantó. Además muy bien de tamaño.


Carrilleras de Buey. Otro plato espectacular. Muy suaves. Vienen acompañadas de una salsa de Pedro Ximenez y de Pimentón de la Vera.


De postre, nos recomendaron Tarta de Queso con Higo. No es la mejor que probamos, pero sí de las mejores. Espectacular presentación con virutas de chocolate, galleta y naranja. Gran postre.


Para beber, otra recomendación de la casa. Coloma 2014. Otro vino extremeño que nos gustó bastante más que los anteriores. Monovarietal de garnacha. Predomina sabor a cereza y entra bastante fácil.

Esta vez pagamos 61,10€. Como veis, una relación calidad precio muy buena.

Dos experiencias en el 7 de Sillerías. Sitio precioso, con distintos ambientes, trato excepcional y una cocina que va desde lo clásico hasta alguna incursión creativa que no decepciona. Muy recomendable. 

2 comentarios:

Toni dijo...

El pulpo a la brasa es la nueva vieira. ;-))

David López Castañón dijo...

Yo es que soy fanático de los dos ... si están ricos, claro :P