Sidra Denominación de Origen Protegida (DOP) de Asturias: Pumarada El Llendón

Dejamos el Llagar El Gobernador para acercarnos a una finca muy cerca de Playa España, El Llendón (Villaverde - Villaviciosa). Regentada por los hermanos Igor y Aitor Ferreras, hijos de Cesario Ferreras, compraron hace 15 años un ocalital  de más de 2 hectáreas, para transformarlo en una pumarada adscrita a la DOP.


Transformar un ocalital en una pumarada no es nada fácil, ya que, como nos contaron Igor y Aitor, hay que eliminar muy bien todas las raices ya que el ocalitu tiende a "fastidiar todo lo que se plante". Además, para que un pumar esté a pleno rendimiento se necesitan por lo menos 15 años (de media, ya depende mucho de la variedad de manzana plantada).


Nos contaron cómo la DOP audita las variedades de manzanos que se plantan, y que solo plantan variedades de manzana admitidas por la DOP, incluso ya están haciendo pruebas con una nueva variedad que se admitirá en breve en el Consejo Regulador. Actualmente tienen plantadas De La Riega, Raxao, Fuentes, Blanquina y Durona de Tresali.


Este es año de vecería para la mayoría de pumaradas asturianas; pero ellos por casualidad, plantaron a año cambiado, por lo que esperan obtener unas 18 toneladas de manzana DOP. Pertenecen a la cooperativa CampoAstur, que vende su manzana a llagares adscritos a la DOP, así que no saben 100% seguro a qué sidra irá a parar su producción.


El 99% de las pumaradas asturianas se pañan a mano, otro de los rasgos identitarios de la sidra asturiana que apenas se conoce (ni se cobra). Por razones de rentabilidad y, sobre todo, de orografía, apenas existen máquinas que ayuden a recoger la manzana en Asturies, apenas 3 o 4; en cambio en territorios de Bretaña o Ingleses (por ejemplo) existen latifundios enormes donde se recolecta la manzana con una máquina sin apenas esfuerzo, lo que abarata la manzana (que después nos venden aquí. Ya veis que es un círculo vicioso).


En cambio, Aitor e Igor, haciendo un gran esfuerzo para modernizar sus instalaciones, inviertieron en una máquina para pañar la manzana que facilita mucho su labor. También es cierto que la orografía de su finca lo permite.


Nos hicieron una fuerte reinvindicación de la manzana asturiana. Por clima y orografía, tenemos unas variedades únicas, que consiguen la mejor sidra del mundo; y este plus de sabor que se obtiene de la manzana asturiana solamente se obtiene consumiendo sidra hecha con manzana asturiana.


Juventud que recoge el legado de sus padres, lo amplia, lo moderniza y aspira a hacerlo su medio de vida. Todo esto solo por 50cts más la botella. Yo tengo claro qué sidra pedir la próxima vez, ¿tú?

0 comentarios: