Umami - Cata Bodega Tricó


UMAMI - ESCUELA DE SABOR

Dirección: C/ Rufo Rendueles, 48 - Gijón / Xixón
Teléfono: 695 402 646

Web: http://umamigijon.com/
Facebook: https://es-la.facebook.com/Umami-Gijon
Instagram: [@umamigijon] https://www.instagram.com/umamigijon/


BODEGAS TRICÓ

Web: http://www.trico.es/


Comentarios: Ya os hablamos de Umami, un concepto completamente nuevo y distinto en Asturies, que poco a poco se va afianzando. Ahora amplia oferta gastronómica aliandose con otro indispensable, Coalla Gourmet, la famosa tienda de productos gourmet con sede en Uviéu y Xixón.


Inauguraron esta alianza a lo grande, saltándose uno de los axiomas que poco a poco vamos superando. ¿Es el vino blanco sin barrica un vino exclusivamente del año? Para contárnoslo y sacarnos de prejuicios, contamos con la presencia de Jose Antonio López, propietario de la bodega de albariños Tricó, anteriormente en bodegas tan importantes como Morgadío, Lusco o Pazo Piñeiro, y uno de los precursores de la DO Rías Baixas.


"En solitario" desde 2008 con Bodegas Tricó, cuenta con 10 hectáreas de viñedos, 5 propias y 5 alquiladas, pero cultivadas por ellos. Nos cuenta que el secreto de un buen albariño está en la viña y no en la bodega. "Consiguiendo un vino de 13 grados, el albariño saldrá perfecto", y no hará falta corregir posteriormente la acidez, nos cuenta Jose Antonio a los asistentes a la cata.


Defensor de una viticultura sostenible, de intervenir lo mínimo en la viña, critica la tendencia actual de la DO Rías Baixas de venderse a intereses económicos y no calidad a la hora de vender albariño. Por eso, defiende que el vino debe estar un tiempo reposando en depósito y botella antes de salir al mercado, y es por eso, que nunca vende el vino del año. Actualmente vende Tricó 2013. Algo impensable en el resto de bodegas salvo en ediciones especiales.


Para sacarnos de prejuicios, lo mejor es demostrarlo con hechos y pudimos probar su vino desde la añada del 2008 hasta la última disponible que es la del 2013. Un ejercicio interesantísimo para comprobar los distintos caracteres de cada añada, que nunca antes habíamos hecho con vino blanco., y más con vinos apenas tratados como estos, que mantienen la esencia de cada añada.


Comenzamos probando su único "vino del año" Tablas de Sumar 2015, que tiene una producción muy pequeña y apenas se comercializa fuera de Galicia. Un albariño de precio asequible, muy fresco y mineral. Para el "día a día".


Y aquí comienza lo bueno. Nos aclara más de una vez que sus vinos no pasan ni por barrica ni se crían sobre lías.


Tricó 2008. Un vino que -según nos dice- al embotellar, le faltaba integración, y que se demuestra perfecto tras todos estos años. Integrado, ácido y sedoso. No pierde frescura a pesar de los años y se mantuvo como uno de los mejores de toda la noche. Un albariño de 9 años, ¿quién lo iba a decir? Un 93 en Guía Peñín.


Tricó 2009. Un vino que todavía parece joven, incluso alguien dice que lo dejaría más tiempo en botella. Más amable de acidez que el 2008, se descubre como un vino muy equilibrado. Gustó mucho, aunque, para mí, mejor el 2008.


Tricó 2010. El vinazo de la noche sin duda, y nos dice Jose Antonio que no tiene más secreto que, al ser una añada de poca producción, la calidad del vino es mejor. Boca espectacular envolvente, fruta madura y sin perder un ápice de frescura. Está en el momento de consumo perfecto.


Tricó 2011. Vino mucho más plano que el 2010 (ya que, al contrario que la anterior, ésta fue una cosecha mucho más grande). Rico, pero no está a la altura del anterior.


Tricó 2012. Otra gran añada, que va muy en la línea de la 2010. Tiene todavía bastante acidez, que se irá equilibrando poco a poco con 2 años más en botella. Va a ser un gran vino.

Tricó 2013. Es el vino que actualmente tienen en el mercado. Está rico, sin duda, pero en comparación con los demás vinos que probamos, es un vino que aún le faltan unos años para llegar a su máximo esplendor. Frescura, juventud.


Pero ahí no acabó la cosa. Seguimos con sus vino Nicolás Tricó, monovarietales de albariño procedentes solo de una finca y de los que tiene solamente unas 5000 botellas al año y que solo saca al mercado si esa añada mereció la pena.

Nicolás Tricó 2010. Con este vino surgió la idea de la edición Nicolás Tricó. Era un vino original de 15º, con mucha acidez, que fue bajando hasta los 14,5º que se animaron a sacarlo al mercado. Vino distinto, con mucho más cuerpo que un albariño al que estamos acostumbrados y que define como un "blanco con cuerpo de tinto". Va genial con comidas que pidan vinos contundentes.


Nicolás Tricó 2012. (ya os contamos antes que la añada 2011 no fue de las mejores). Vino de 14º más equilibrado que el anterior, aunque tiene un punto más de acidez. Genial con cocina japonesa.

Nicolás Tricó 2013. Más alcohólico que el 2012, fue el que menos nos enamoró de los 3.


Como podéis ver, un auténtico privilegio de cata, donde los mejores vinos fueron los que más tiempo tenían, y donde se demostró que si el vino blanco es bueno, envejece perfectamente en la botella. 

0 comentarios: