II Asturies Cask Festival


Hay locuras que solamente se cometen bajo circunstancias muy especiales. En 2016, con motivo del cambio de instalación de Cerveza Cotoya al polígono de Puente Nora (Llugones), Diego Cotoya, creador de Cerveza Cotoya, Andrés Torres, propietario de la Cervecería El Lúpulo Féroz, Pablo García, propietario de la Cervecería El Cabanón; y David Montes, cocinero, actualmente en Go Sushi; se unieron para crear el Primer Asturies Cask Festival.


De los inicios tímidos con la cerveza presentada en la forma tradicional "Cask Ale o Real Ale" ya os hablamos aquí, pero de ahí a organizar un día entero con solo cerveza así presentada hay un buen trecho, y más fuera de las islas británicas, donde apenas hay tradición. Lo dicho, locuras de cerveceros asturianos, que nos dan muchas alegrías.


Si además sumas que Cerveza Cotoya aporta su cerveza bandera, Cotoya Original, presentada en cask, potenciando mucho más su estilo inglés, y que el día no pasaba de los 15º, hizo que ese día Asturies se acercara un poco más a sus vecinos del norte, o viceversa.


Tradicionalmente, la cerveza inglesa se comercializaba en barriles de madera, que comenzaron a ser reemplazados por barriles de acero o aluminio a mediaos del S.XX. Hay dos tipos de barriles de metal: los cask y los keg. Los más conocidos son los Keg, que tienen una válvula que permite inyectar gas en el barril cuando se extrae el líquido (vamos, los barriles de caña a los que todos estamos acostumbraos). 



Los barriles tipo Cask están diseñados para que la cerveza se saque sin necesidad de inyectar gas o de pasar por un enfriador. Contiene cerveza sin filtrar, pasteurizar ni carbonatada artificialmente, de hecho, su periodo de consumo suele ser limitado ya que sigue fermentando dentro del barril. Es por esto que es muy complicao encontrar un barril de este tipo fuera de las Islas Británicas.



Nos presentaron 3 cervezas, la ya conocida Cotoya Original, asturiana, tipo bitter inglés. Una cerveza de 5,5% para tomar reposadamente, el cask elimina parte de la carbonatación, y mejora si cabe la cerveza. No es porque sea la de casa, ni porque Diego haga un trabajo excepcional, es que está muy buena. 



Las otras dos cervezas, de la Fábrica Shepherd Neame, de Kent (Inglaterra). La Fábrica de cerveza más antigua de Inglaterra, llevan desde 1698 (aunque existe tradición en la zona desde el SXIV), haciendo cerveza y hoy en día son una de las marcas más conocidas en las islas. Con un imperio de pubs, incluso de hoteles, siguen elaborando de forma artesanal sus cervezas, y tienen un catálogo de estilos enorme que no para de crecer. 



En esta ocasión, probamos dos de sus cervezas cask más conocidas, la Bishops Finger, una de las cervezas más antiguas de Inglaterra, estilo Kentish Strong Ale (tiene IGP propia para esa cerveza, ninguna otra se puede llamar Kentish Strong Ale), famosa precisamente por ser una de las primeras cervezas "fuertes", que se lleva embotellando desde 1958. Lúpulo de Kent, cebada, agua mineral de la propia cervecera para una cerveza que nos da 5% de color rojizo, aromas dulces y a malta tostada, y sabor a malta, con un toque dulce y amargo al final muy bueno. Maravillosa cerveza. 



La otra cerveza disponible, fue Hog Island, una refrescante pale ale de 4,8% que se desmarca de la tradición de Sherperd Neame de utilizar lúpulo de Kent, y prueba con otros de la zona, para conseguir una rubia suave, limpia y muy refrescante. Genial el toque cítrico que tiene, que junto con la ausencia de cuerpo, hace que sea una cerveza perfecta ligera para no parar nunca de beber. 



Y como la cerveza entraba sola, lo mejor es combinarlo con alguna de las creaciones de David Montes, mago que mezcla la cocina rápida de calidad con los guisos tradicionales como nadie. En esta ocasión, una Hamburguesa de Jabalí, con Cebolla Roja, Manzana Reineta y Salsa de Trufa. Con un Pan con Levadura de Cerveza (hecho especialmente en la panadería para la ocasión. Nada de comprarlo ya hecho). . Perfecta. Encontraréis a David por el Go Sushi, pero si os lo cruzáis en algún Food Truck, poneos en sus manos porque vais a alucinar. 



De 12 a 8 de la tarde. Probamos cerveza, arreglamos el mundo cervecero (y de paso el sidrero), disfrutamos con los amigos, comimos de lujo y comprobamos cómo un asturiano, con su pequeña fábrica de cerveza asturiana, es capaz de sonrojar a la fábrica más antigua de Inglaterra. Larga vida a Cotoya y a estos locos cerveceros que tan felices nos hacen.


¡Ya estamos esperando el III Asturies Cask Festival!

0 comentarios: