El Desembarco

Dirección: Plaza Carlos I - Villaviciosa
Teléfono: 984 289 173



Recomendaciones: Fabada y pulpo


Calidad: 3/5


Facebook: https://www.facebook.com/eldesembarcodeanayluis/
Twitter: [@Eldesembarco1] https://twitter.com/Eldesembarco1



Comentarios: Ana Rubines y Luis Amandi son El Desembarco. Un matrimonio de la Villa que llevaba 6 años con su propio restaurante en Lugo cuando se les presentó la oportunidad de regresar. No se lo pensaron dos veces y regresaron a lo grande. Restauraron el almacén anexo al mítico Hotel Carlos I donde aparecieó una joya de pared en piedra con entramado de madera que te encontrarás nada más entrar en el local.


Decoración muy guapa y cuidada. Con zona para tomar algo justo a la entrada, y según avanzas en el pasillo alguna mesa alta que va a dar a la zona de barra al fondo. Tras pasar un pequeño pasillo, al fondo a la izquierda, un comedor luminoso y muy coqueto que invita a sentarse a comer.


Luis a los fogones y Ana siempre atenta para que no nos falte de nada. Genial atención, muy cercana, para una cocina que pretende ser honesta, tradicional y lo consigue.


Comenzamos con una Tortilla de Bacalao. Pero de las de verdad, con auténticos trozos de bacalao y un toque a cebolla. Muy jugosa. Uno de los puntos fuertes sin duda del loca. Muy buena.


También nos trajeron Pulpo a la Gallega. Perfecto. En su punto, con una textura magnífica y buen producto. Todos dijimos que faltaba un poco de pimentón, pero eso ya es a gusto de consumidor (y además de fácil solución). Nos trajeron también una versión "asturiana", más pasada, porque dicen que aquí nos gusta el pulpo más blando ... y no, mejor la primera.


Para beber, un Pazo de Señorans 2016. Albariño que nos encanta, con crianza sobre lías y posterior reposo en botella. Aún estábamos más enamorados del Sol de Señorans, pero según nos dijeron en la comida de trabajo con la DOP Rías Baixas, dejaron de hacerlo porque no estaban muy convencidos.


Pasamos a mayores, y nos trajeron la Fabada. Suave con una faba que se deshace, en su estado perfecto. Buen compangu además y con pota al centro de la mesa, como nos gusta. Se come perfectamente y no se hace nada pesada. Otro de los indispensables del local.


El Pote Asturianu nos gustó un poco menos, pero porque no estaba lo suficientemente espeso. Aún con todo, buen pote, sin faba y con mucha calidad en el compangu.


Una de las sorpresas del local fue el Xuán. Morcilla típica de la zona (no confundir con el Xuán de Noreña). Mezcla de morcilla y cabalaza. Más suave que una morcilla normal, y desmenuzada, como si fuera una matachana. Está buenísima y entra sola. Voló.


Y además no lo conocíamos (solo conocíamos el Pantrucu o Emberzáu).


Con estos platos "más contundentes", cambiamos al tinto. Un Ribera de Duero Cair Cuvée 2014. Templanillo (85%) con un toque de Merlot (15%). 9 meses en barrica y mínimo 6 meses en botella. Un vino fresco, que entra perfectamente y que va genial con la fabada y el Xuán. Nos gustó. Además, muy buena relación calidad-precio.


Para los postres, nos trajeron un plato variado con Tarta de Avellana y Queso y Brownie de Chocolate. Gana la tarta de Avellana y Queso por goleada. Muy, muy buena.


Además, una tarrina de Arroz con Leche casero requemao. Muy rico.

Tienen una buena carta de vinos, distintos y cuyo precio no sobrepasa los 20€. Además, existen referencias a vino y sidra asturianos.


No pagamos, pero viendo la carta, los precios son más que asequibles, y las raciones abundantes. Una muy buena opción por la Villa es un sitio precioso.

0 comentarios: