La Cuadra d'Antón

Dirección: San Bernardo, 17 - Gijón / Xixón.  
Teléfono: 985 340 310



Web: http://www.lacuadradeanton.es/
Facebook: https://www.facebook.com/lacuadradeanton/
Twitter [@la_cuadra_gijon]: https://twitter.com/la_cuadra_gijon


Calidad: 4/5
Precio: 30€


Comentarios:  Imaginaos saborear cada rincón recóndito de Asturies, desde los platos tradicionales que todos conocemos hasta las carnes más desconocidas de razas autóctonas asturianas, con un cuidado por la sostenibilidad y el producto de KM0 como no vi en ningún otro sitio, situado en pleno centro de Xixón y con unas vistas espectaculares sobre la Playa de San Llorienzu.


Todo esto y mucho más nos ofrece Noelia de Prado en su Cuadra d'Antón. Una pianista que encontró su tecla entre fogones y ayudando a hacer del mundo un sitio mejor a través de su talento y el cuidado de su entorno. Y, por supuesto, haciéndonos felices comiendo.


Muy, muy cerca del Ayuntamiento de Xixón y de la playa, está La Cuadra d'Antón. La primera aclaración es que, a pesar de pertenecer a la misma familia, el concepto es distinto del restaurante de Oviedo/Uviéu. Tiene una entrada con sabor a chigre, y mezcla de cafetería. Con mesas  bajas de madera y una barra donde te echan sidra. Sidra Denominación de Origen, por supuesto. Y ya solo por tomar unos culetes, merece la pena la visita. Un sitio muy guapo con una mezcla de ambientes genial.


En la parte de atrás, un salón grande con unas cristaleras enormes con vistas a la Playa. Parece que el tiempo se detiene y el ambiente te ayuda a relajarte y disfrutar. Pero es que su cocina va en la misma línea. Una cocina lenta, de fogón, de preparaciones largas, sin atajos ni química. Solo alimentos naturales asturianos, con certificados ecológicos, cuidados y mimados al extremo para que su sabor en el plato sea excepcional por sí mismo.


Único restaurante en el mundo con la Certificación Biosphere de turismo sostenible, de los muy pocos en España que compensa la huella de carbono generado por su actividad (una empresa calcula el carbono que generan y ese dinero lo destinan a fines sociales). Miembros del COPAE (Consejo de Producción Agracia Ecológica de Asturies). Miembros del Foro Asturies Sostenible. Miembros de ACEPA (asociación de celiacos de Asturies) y de todos los certificados habidos y por haber en cuanto a sostenibilidad. La filosofía de la Cuadra d'Antón es clara.


Y va unida a la defensa del producto local y del KM0. En ningún otro restaurante de Asturies encontrarás ese cuidado y tanta variedad de productos que ni los propios asturianos conocemos. Gochu asturcelta, cabra bermeya, oveya xalda, pita pinta, potro de Asturcón, ternera casina, pulpo del pedreru ... Además de los guisos de cuchara como la fabada y los callos. Y por supuesto, gran variedad de quesos asturianos. Todo con IGP (indicación geográfica protegida) o DOP (Denominación de Origen Protegida). Y el pan lo elaboran en el propio restaurante (y está buenísimo).


Además, carta de bebidas asturianas en primera página de su carta. Con vinos asturianos, sidra natural y sidra brut nature y cerveza asturiana. Y una muy buena selección de vinos con certificado ecológico, ahora que tanta importancia están cobrando los vinos naturales.


Comenzamos la comida con una Sopa de Ajo con Pan de Escanda, acompañada de una Croqueta con harina de Pan de Escanda. La sopa muy rica, con un toque picante importante y buenos tropezones de pan, y la croqueta genial. Muy buena.


Para comer, pedí una Paletilla de Corderín Xaldu y Biodinámico. Acompañado de unas cebolletas, patatas al vapor, zanahorias y Tupinambo. Espectacular. Se deshace. Un sabor más suave que la paletilla de cordero a la que estamos acostumbrado, con una carne de una calidad excepcional.


Para beber, cerveza ecológica artesana Asgaya. De Gráu. Tienen 3 (una rubia suave, una pale ale más amarga (mi favorita de las 3) y una brown ale). Tomé la brown ale, que va genial con la carne. Toques de malta y de caramelo.


Por la paletilla con la cerveza, pagué unos 30€.


Volví al poco a probar el Muslo de Pita Pinta sobre Tortinos de Maíz, Salsa César Ecológica con Queso Varé, Paté de Pita Pinta y Agridulce de Higos y Manzana.


De aperitivo, una Tortilla de Moscancia (coincidió con el Concurso de Tortillas de Xixón). Brutal. Solo hecha por una parte, con una diferencia de texturas y sabores que me encantó.


La Pita Pinta la gallina autóctona asturiana y está en pleno proceso de recuperación. Se dice pinta precisamente por las manchas negras que tiene. Es una carne muy cotizada, debido a su excepcional sabor (superior al conocido como Pitu Caleya, ya que la pita tiene control de crianza en libertad y su alimentación). Carne oscura, y un plato muy divertido que da mucho juego a la hora de comer. Puedes tomarla sola, con el torto, con la salsa de Varé (que sabe a queso bastante), el paté o la mermelada dulce. Tú decides cómo combinarlo. Y está buenísimo.


El muslo fueron 22€.

Puede que sea el único restaurante o de los pocos que la ofrecen. Y merece la pena probarla.

A los postres no llegué ninguno de los dos días. Imposible.


Sin duda, una propuesta muy interesante. Distinta, atrevida y muy original, pero sin buscar extravagancias, sino apostando por lo de casa (tristemente desconocido) y dándole valor. Además, acompañado de una filosofía lo más respetuosa con nuestro entorno posible, que le da sentido, precísamente, a esa cocina. Y en una sitio precioso. Es el camino a seguir.


0 comentarios: