Sidra Viuda de Angelón

Dirección: La Teyera S/N - Nava
Teléfono: 985 716 770



Web: http://www.sidraviudaangelonpomar.es/
Facebook: https://www.facebook.com/sidrapomar.viudaangelon/
Twitter: [@sidraangelon] https://twitter.com/sidraangelon
Instagram: [@sidraviudaangelonpomar] https://www.instagram.com/sidraviudaangelonpomar/


Es complicado ser objetivo con amigos a los que admiras, y más con algo que depende tanto del gusto personal como la sidra asturiana, pero creo que sí podemos afirmar que el Llagar Viuda de Angelón es el llagar más innovador de sidra que tenemos en este país. Que sea el mejor o no, eso lo decides tú. Yo lo tengo claro.


El Llagar Viuda de Angelón comenzó su andadura en 1947, de la mano de Alfredo Ordóñez, y le puso el nombre en honor a su madre, que era conocida en el pueblo como la Viuda de Angelón. Sus 5 hijos (Alfredo, Ángel, Carmen, Susana y Fran) se criaron en el llagar, entre pumares y botellas de sidra, y tras la muerte de su padre, tomaron las riendas del llagar. En especial Fran, que estudió enología para hacerse cargo de la elaboración de la sidra.


Desde entonces (hace ya 20 años), pasaron muchas cosas, entre ellas la creación de la marca Prau Monga (una de las pomaradas pertenecientes al llagar) para inscribirse dentro de la DOP Sidra de Asturias, y, la más importante, la compra, hace casi 10 años, de Grusifas, o lo que es lo mismo, Sidra Pomar; cuando ésta estaba quiebra, para revitalizar la zona y conservar a los trabajadores. Esta pasión nos demuestra que estamos ante algo más que una empresa que realiza productos: es una forma de vida.


De esta manera, el llagar se organiza en dos partes diferenciadas, pero complementarias, y cuya conjugación en equilibrio supone, de alguna manera, el futuro de la sidra en Asturies.


Por un lado tenemos el llagar de Sidra Natural, con dos marcas más que conocidas, Viuda de Angelón y Prau Monga. Una sidra que se sigue elaborando de forma tradicional, con sus trasiegos en luna menguante, sus barricas de madera de más de 50 años, pero con las técnicas más modernas aplicadas a la sidra, como prensas neumáticas, controles de temperatura o toneles en fibra de vidrio. Nuevas técnicas aplicadas a la tradición, para mejorar el sabor, la conservación y evitar la contaminación, pero sin perder la esencia de nuestra sidra.


Consiguen un sabor reconocible, propio del llagar, en estos tiempos tan complicados de estandarización, y que evoluciona desde los lotes más tiernos en la primavera, hasta su explosión de sabor a finales del verano. ¿Mejor su sidra DOP que su sidra normal? Va por lotes, porque básicamente tienen la misma manzana, que es manzana asturiana. Prau Monga de sus propias pomaradas y Viuda de Angelón de productores asturianos, y puntualmente, cuando hay escasez de consecha asturiana, de productores de fuera.


A unos metros del llagar tradicional, se encuentra el Llagar Pomar, y allí, además de sus oficinas y su tienda (no dejéis de visitarla), es donde Fran comenzó a experimentar con distintas elaboraciones de la sidra siempre partiendo de su sidra natural. Un genio loco, entre tubos de ensayo en un laboratorio haciendo pruebas en una nave enorme, rodeao de pumaraes, investigando y sacando al mercao productos nuevos, distintos, únicos en Asturies e incluso en el mundo.


Si a la base de la calidad de la manzana asturiana sumamos el talento,la imaginación de Fran y las horas de trabajo de sus hermanos, obtenemos productos únicos que están sentando la base del futuro de la sidra asturiana, y, en parte, mundial, donde no existe la calidad ni la riqueza de nuestra materia prima. Nuestra sidra natural siempre va a estar ahí, pero para todos aquellos momentos donde no nos echen la sidra, no esté disponible, o simplemente, nos apetezca probar un sabor distinto, este tipo de sidra es un complemento perfecto que seguirá creciendo y normalizándose en la sociedad asturiana como en el resto de países sidreros. Reinvindicar la sidra como motor económico, con una bebida ecológica, saludable, moderna y que a la vez, nos conecta con nuestros ancestros.


Comercializan una variedad enorme de productos, para todos los públicos y casi para cualquier circunstancia. Comenzamos por 1947. Una sidra de mesa, es decir, una sidra natural estabilizada y filtrada pero que no necesita que la escancien. Huele y sabe a sidra, tiene cuerpo y es perfecta para arroces y pescados. Más ligera que un vino blanco, en graduación, pero no en sabor, y con 4 meses en barrica de roble, lo que hace de ella, la primera sidra crianza elaborada en Asturies. El propio Fran la define como una sidra tranquila.


Tiene más acidez volátil que una sidra normal, y un toque a madera que le queda genial. Todo un éxito en EEUU. Medalla Oro en el Salón Internacional de la Sidra de Gala (SISGA) 2019


Sidra Pomar. ¿Quién no se acuerda de los míticos cañeros de Sidra Pomar que había repartidos por todo Asturies? Cuando lo normal en Asturies era tomar cañas de sidra y no de cerveza industrial de fuera de Asturies. Todavía quedan un par de ellos resistiendo y en Madrid más de 10 cañeros de sidra Pomar para beber una sidra espumosa, ligera, con algo de azúcar y que entra sola. Perfecta para refrescar y quitar la sed. En el llagar, además de elaborarla en barril para pinchar en cañero, la puedes comprar en botella. Medalla Oro en el Salón Internacional de la Sidra de Gala (SISGA) 2019


Sidra Pomar Sin. La misma sidra pero sin alcohol.


Pomar Rosée. Imaginaos la Sidra Pomar de siempre, pero con un color rosao obtenido de forma natural, sin ningún aditivo artificial (y ahí está siempre la diferencia) por dejar macerar la sidra con la propia pulpa de la manzana roja. 5% de alcohol de pura fruta en la boca, refrescante y que no empalaga nada. Todo un éxito en Sudamérica. Perfecta para el vermut o con queso, con aromas de fruta que recuerdan al lambrusco italiano. Medalla Premium en el Salón Internacional de la Sidra de Gala (SISGA) 2019


Viuda de Angelón con Miel. Miel proveniente de los propios truébanos que tienen en la pumarada Prau Monga. Un botellín de sidra que lleva cucharada y miel de miel por botella, y cuyo principal mérito es estabilizar la fermentación de la sidra y la miel. Refrescante, con un toque importante a miel (indispensable que te guste la miel), pero que no llega a empalagar y manteniendo la acidez típica de la sidra asturiana. Además con un diseño joven, arriesgado y que rompe con todo lo establecido en el mundo de la sidra.



Crema de Manzana Pomar. Lo más parecido a un licor sin ser un licor. 17% de combinación de crema de leche y manzanas, suave y para tomar muy fría al terminar las comidas o con café.


Angelón Pera. Históricamente en Asturies siempre se hizo Sidra de Pera, ya está documentado desde Plinio y Estrabón en la era romana, y hasta hace 200 años era muy habitual elaborar sidra de pera cuando se agotaba la manzana (sumando la dificultad de traer manzana de fuera de Asturies), así que el llagar se lanzó hace unos años a recuperar la antigua tradición de elaborar sidra con pera. Y la comercializó con mucho éxito, tanto en Asturies como en el resto del mundo. Hecha además en exclusiva con peras del propio llagar en Villamayor (Piloña).  Tras el cambio de legislación española sobre la sidra y la denuncia de un llagar anónimo (así somos los asturianos), se prohibió que el llagar pudiera comercializar una bebida que se llame Sidra de Pera en territorio español, por lo que decidieron eliminar la comercialización en España y continuarla en EEUU donde existe una alta demanda. Actualmente se envía la sidra a EEUU y se enlata allí mismo. Una sidra espumosa de pera, con un olor maravilloso mezcla de pera y plátano y un sabor refrescante con algo más de alcohol que la sidra de manzana. Mientras se deciden a comercializarla en lata aquí, podemos disfrutarla de vez en cuando en barril en alguna cervecería bajo el nombre Angelón Pera. Está buenísima.


Para elaborar una sidra espumosa existen 3 métodos posibles, de más baratos/fáciles a más caros/difíciles: inyectar el gas carbónico como se hace en sidra Pomar, provocar una segunda fermentación en un depósito (método granvas) o provocar la segunda fermentación en la propia botella (método champagnoise).


Viuda de Angelón Brut es una sidra elaborada mediante el método granvás. Suave, con un pelín de azúcar, y perfecta para aproximarse al mundo de la sidra brut ya que es muy asequible. Con una relación calidad-precio inmejorable, filtrada, con un pelín de acidez y aromas frutales (incluso a plátano).


Prau Monga Brut Nature Reserva. Una de las joyas de la corona del llagar, y una de las mejores brut nature que se elaboran. 4 años mínimo de proceso para una sidra que obtiene el gas de forma natural con una segunda fermentación en botella, tras filtrarla, con mucho reposo, y moviendo a mano, casi cada día, botella a botella para que la "borra" (la madre o los sedimentos) se vayan poco a poco acumulando en el cuello de la botella. Cuando ya está perfectamente depurada, se hace un degüelle para que por presión salga el sedimento, se rellena la parte sobrante, y se vuelve a corchar.


Burbuja fina, seca, compleja, olor maravilloso a panadería o levadura, elegancia y persistencia en boca. Una maravilla que marida con cualquier cosa, seca, refrescante y con un precio fantástico (unos 9€). Yo hasta la bebo con chuletones y va de lujo. Medalla Oro en el Salón Internacional de la Siddra de Gala (SISGA) 2019


Diamantes de Hielo. Una sidra que se elabora al estilo de las alemanas o canadiendes, y que ya supera a éstas en concursos internacionales. A partir de mosto congelado de manzana, se extrae el corazón, donde se acumula la parte más rica en azúcares y, tras su descongelación, se deja durante un mínimo de 2 años en un depósito para que evolucione de forma natural, dando lugar a una sidra con el doble de alcohol que una normal (unos 12º) y mucha más azúcar residual (unos 140g/l). Una golosina que huele y sabe a fruta madura, pero que no empalaga. El producto más caro del llagar (unos 12€), para conseguir una botella de 37,5cl se necesita el equivalente a 10 botellas de sidra natural.


Sin duda, la mejor combinación con quesos, sobre todo azules (con Cabrales o Gamonéu está de muerte). Y perfecta para los postres y finalizar cualquier comida.


¿Os parece poco? Pues acabamos con la que fue, sin duda, la sensación del verano asturiano. Angelón Llimón. Botellín de 33cl para una sidra mezclada con un zumo natural de Limón, Naranja y Lima. Ácida, muy refrescante, para beber sin parar, y con casi 6º de alcohol. Tiene un ligero toque turbio del zumo natural. Os aseguro que probé las pruebas que hicieron con los zumos procesados que se compran en el supermercado y no tiene nada que ver en sabor. Es zumo natural 100%, exprimen miles de litros justo antes de mezclar con la sidra. Un producto perfecto para el verano, pero también para beber durante todo el año en cualquier cafetería. Fría, con hielo, o incluso para mezclar con ginebra, vodka o ron. Maravillosa. Medalla Premium en el Salón Internacional de la Sidra de Gala (SISGA) 2019



Y como es un culo muy inquieto, está trabajando en nuevos productos que poco a poco iréis probando. También están invirtiendo mucho dinero en hacer un lavado de cara al llagar de cara a hacer aún más atractivas sus visitas. Y acaban de reformar un antiguo llagar del SXVIII que preside la zona del llagar de Pomar. No paran.


Como veis, un llagar que supo adaptarse a los nuevos tiempos, explorar nuevas vías y ofrecer alternativas sin perder su identidad, incluso recuperando viejas tradiciones perdidas. Un ejemplo, muy reconocido en foros sidreros internacionales y asturianos y con todo un futuro para seguir marcando el camino a seguir. 5 hermanos peleando duro, uno de ellos a la cabeza, dedicando su vida  la sidra y a hacernos a los demás la vida más feliz.


Yo, siempre que puedo, me pido una de Viuda. Me tienen ganao. No es para menos.