Cena Maridaje Whiskys Japoneses - La Leyenda del Gallo


Dirección: C/Altamirano, Nº 9 - Uviéu /Oviedo
Teléfono: 984 840 684



Twitter: [@leyendagallohttps://twitter.com/leyendagallo
Instagram:  [@laleyendadelgallo] https://www.instagram.com/laleyendadelgallo


¿Cenar con whisky japonés? A priori la idea parecía una locura. En Asturies bebemos whisky antes o después, pero no durante la cena, y menos solo, y menos todavía si es un gran desconocido como el whisky japonés. 


Pero La Leyenda del Gallo, una vez más, no falla, y nos trasladó en mente y espíritu al lejano Japón en una cena memorable. Arriesgándose, ofreciendo cosas distintas y triunfando. Todo un acierto. 


Ya sabéis que uno de los puntos fuertes del local es la coctelería, y nos pusimos en manos de Ana Suárez (reciente ganadora de las semifinales del Beefeater Mildn 2016 de la zona norte) para tomar una adaptación del Boulevardier, pero cambiando el bourbon por whisky japonés, mientras esperábamos a cenar. La cosa empezaba bien.


Ya en la mesa, contamos con la presencia de Nacho Cuevas de I+Drink, como maestro de ceremonias, que nos explicó la historia del whisky japonés y nos presentó los whiskys y su maridaje con los platos que diseñó Ruben Morán en cocina. 


El boom del whisky japonés comenzó hace unos años cuando su buque insignia Yamakazi, de la casa Suntory, ganó el Premio al Mejor Whisky del Mundo, hasta entonces solo reservado a whiskys escoceses. Pero Japón ya llevaba desde los años 20 produciendo whisky y buscando la perfección en ellos. De hecho, las condiciones de Japón para elaborar whisky, por clima, calidad del agua y envejecimiento en roble japonés, son excepcionales para obtener un whisky con unos matices completamente distintos al resto del mundo. Es un whisky más suave, más elegante y más bebible para los no avezados. 


De aperitivo nos trajeron una Crema de Queso con Zanahoria, Sal y Parmesano. 


Comenzamos la cena con la presentación de Yamakazi, quizás el whisky japonés más famoso por los premios que os comentamos antes. Un Single Malt, que recuerda ligeramente a Escocia, con un toque floral importante. En boca es un whisky elegante, que entra solo pero que deja un sabor intenso.


Para acompañarlo, Fondo del Mar Marino. Plato para tomar en frío con Algas, Navajas, Noodles, Langostinos y Berberechos. A priori podría parecer que el whisky mataría el plato, pero la combinación es perfecta. Ojos abiertos en mesa, sorpresa mayúscula y comenzamos a creernos que esto del whisky y la cocina pueden ser un gran descubrimiento. 


Pasamos a la joya de la corona, el whisky supremo que nos enamoró a todos por su elegancia y sabor, Hibiki Japanese Harmony es un blend de whisky de malta y grano. Notas de cítricos al principio, que pasan a arándanos rojos y cerezas, para acabar con incluso notas de cacao o chocolate. Muy sútil, elegante, sedoso ... una maravilla. Sabor artesanal con una botella preciosa que simboliza las 24 estaciones del calendario lunar japonés y la etiqueta pegada a mano. Es más largo en boca que el Yamakazi, pero también más fácil de beber. Incluso puede llegar a ser peligroso. 


Lo combinamos con un Tataki de Atún Rojo, Lulo y Teriyaki. Los toques marinos y salinos van genial con el whisky. Sin duda, el descubrimiento de la noche. Harmonía. 


Seguimos con Hakushu, otro Single Malt con un toque ligeramente ahumado. Tiene un toque de turba que es algo muy raro en Japón. Entra con notas herbáceas, frescas y hasta cítricas; y acaba largo y un poco astringente. Su final no es tan largo como los dos anteriores, pero da más potencia en boca. 


Y esa potencia precísamente es la que necesitan los Baos de Carrillera Ibérica con Mojo Nippon. Tiene un toque picante que pide a gritos seguir bebiendo Hakushu. 


Acabamos con un coctail hecho por Ana Suárez, un Hibiki Bajiru. Cóctel que lleva Hibiki, agua de coco, lima, sirope de yuzu, albahaca, licor de té y bergamota. Buenísimo.


Y de postre, Cheese Cake entre Tokio y New York. Una tarta de queso con tofu, cerezas y chocolate. 


Como veis espectacular maridaje. Muy sorprendente, distinto y que, aunque no nos lo creíamos al principio, funcionó a la perfección. Genial Ana con sus cócteles, Nacho con su presentación, Rubén con sus fogones, Magoya y Juan de Maxxium España y la gente de La Leyenda apostando por maridajes sorprendentes y distintos. 

0 comentarios: