El Curro


Dirección: La Peruyal, 12 - Blimea
Teléfono: 985 671 594



Facebook: https://www.facebook.com/ParrillabarElCurro/


Calidad: 3/5
Precio: 25€


Comentarios: Siempre que podemos nos acercamos a la Fiesta de les Cebolles Rellenes de Samartin, y teníamos gana de probar al ganador de las dos últimas ediciones: El Curro. Este año por problemas de organización no se celebró concurso, pero estamos seguros que volverían a estar en los primeros puestos después de probarlas. Todavía nos relamemos.



La Parrilla El Curro está en La Peruyal, un pueblo subiendo por Blimea desde el que puedes ver todo el valle. En verano tiene que ser una gozada subir hasta allí arriba, y tomar unos culetes. Tiene un prao grande y unos columpios para que los crios puedan jugar, y un chamizu para hacer Cordero a la Estaca, que hay que probar sí o sí.


Como nosotros fuimos de noche, y ya hacía frío, entramos dentro del local y nos tomamos Sidra Arbesú para ir calentando. El local tiene una imponente chimenea que lo preside todo, al lao de una parrilla. La decoración con los puzzles en la pared es digna de ver. Indescriptible.


El Menú de 25€ consistía en Cebolles Rellenes de primero, callos o cabritu de segundo y bartolos de postre. Como nos sentamos 8 a cenar, probamos todos un poco de todo. Pedimos 7 menús.


Comencemos por lo importante: les Cebolles. Estaban espectaculares. Sin duda, las mejores que probé nunca, y mira que probé. Suaves, con buen relleno y con una salsa para mojar pan hasta el fin de nuestros días.


Los Callos estaban muy ricos. Aunque bajaron un poco el nivel. Pero muy ricos, ¿eh? Lo que pasa que después de les cebolles ... El picante justo, no muy gordos y con otra salsa espectacular.


Y volvimos a retomar el nivelazo con el Cabritu con Patatinos. Tremendo. Tierno, con una salsa para relamerse (no sé las veces que nos tuvieron que reponer el pan), con patatinos de verdad y unos pimientos.


De postre, algo típico de Llaviana: Bartolos. Son unos pasteles con base de hojaldre y almendra. (No confundir con los Carbayones, que estos tienen una capa de yema y azucar y resultan más empalagosos). Nos pusieron unos cuantos, que solo probamos porque estábamos a punto de reventar.


Eso sí, nos los prepararon en una bolsa y al día siguiente desayunando dimos buena cuenta de ellos.


Para beber, seguimos con sidra y Alcorta Crianza 2012, un crianza tempranillo que cumplió su objetivo. Aunque hay ausencia de vino asturiano en la carta.


En total pagamos 175€ entre las 8 personas. Comida casera estupenda con unas vistas increíbles. Parrilla, sidra y corderu a la estaca para probar. Buen descubrimiento.

0 comentarios: