Cenador de los Canónigos

Dirección: Avenida Contranquil, s/n. Cangues d'Onís. 
Teléfono: 985 849 445



Recomendaciones: Reserva Menú Degustación + Habitación, relájate y date un homenaje.


Web: http://www.canonigos.com/
Facebook: https://www.facebook.com/restaurantecangasdeonis/
Twitter [@hotellacepada]: https://twitter.com/hotellacepada
Instagram [@restauranteloscanonigos]https://www.instagram.com/restauranteloscanonigos/


Calidad: 4/5
Precio: 50€


Comentarios:  Siempre nos encantó César Fernández Casado del Married, local que lamentablemente cerró hace un tiempo. Una cocina distinta, atrevida, basada en  producto asturiano de primera y en un entorno maravilloso.

Hace un tiempo cambió su Married por Cangues d'Onís, por uno de esos enclaves mágicos conocidos, pero que podría tener mucha más repercusión de la que tiene. Si el sitio ya nos encantaba, ahora, con esa cocina, más todavía.


Hablamos del Cenador de los Canónigos, un restaurante situado sobre Cangues d'Onís (a dos min en coche) y con unas vistas impresionantes sobre la propia Cangues y sobre los Picos de Europa. Situado dentro del Hotel la Cepada, un hotel que mezcla lo rural con las comodidades propias de un hotel grande. Con una recepción con una chimenea enorme, en la que tuvimos una pre-cena encantadora con Jose Manuel Martínez, "Salas", gerente del hotel y auténtica alma que vela porque todo sea perfecto. Y un gran entendido de vinos que nos descubrió auténticas joyas.

Otro de sus atractivos es su terraza. Tomar algo con esas vistas es ... tenéis que probarlo.

Cenamos su Menú Degustación de 48€. Tienen otro más barato de 35€, y también puedes comer de carta. Llevan 3 años seguidos quedando finalistas entre el concurso a la mejor fabada del mundo. Así que vas a encontrarte desde cocina tradicional clásica asturiana, hasta platos de cocina creativa de la mano de César. O ambas cosas. Tú decides.


Comenzamos con un Dorado 3 Lustros. Alvarinho portugués, coupage de vinos de hasta 15 años la añada. Un vino difícil de conseguir y que nos maravilló. Es fresco y largo, muy largo, en boca. Y desecha ese pensamiento de los blancos del año. Espectacular.


De aperitivo, unas Empanadillas de Pescado de Roca con Salsas en 3 Ajos. Perfectas para empezar. Y con el vino, más.


Seguimos con su Versión de Tortilla de Bacalao, que se come con cuchara, lleva yema de huevo y está realmente espectacular. De lo mejor de toda la cena.


Nos la acompañaron de unas Cortezas de Bacalao. Geniales también. Crujientes y saladas. Y por supuesto, con la tortilla van genial.


Seguimos con un Calamar Encebollado con Patata Morada. Distintas texturas, el crujiente de la patata, con el calamar y la base de puré de patata; y distintos sabores y contrastes. Mezcla de salino con toque dulce. Otro plato para comer de cuchara. Muy bueno.


Otro de los inolvidables de la noche fue el Arroz con Manos y Oreja de Gochín y Manzana. Espectacular. Base de arroz, con su caldo, y meloso. Crujiente de corteza de cerdo. Y manos y oreja de cerdo. Texturas, sabores y contrastes. Una maravilla de plato.


Cambiamos a un Organza Sierra de Cantabria 2010. Otro vinazo blanco con una excelente rcp, DOP Rioja. Mezcla de 3 uvas de distintas uvas de la zona. Seco, con cuerpo y con un color dorado tirando a verde maravilloso. Nos gustó mucho.


Cocochas de Bacalao sobre un Tartar de Setas de temporada y Cilantro. Otro platazo de texturas. Las cocochas con las setas y el toque (sutil) de cilantro queda genial. Más cuchara. A pesar de los contrastes, es un plato perfectamente equilibrado, entra solo. Y con el vino, ni os cuento.


Cambiamos al tinto, a un vino que nos gustó mucho. 5 DO's 2012. Un vino de la Tierra de Castilla y León elaborado por Bernando y Adela, hijos de Fariña. Lleva uvas de 5 DOs distintas de Castilla y León. Entra muy bien y tiene un toque ácido importante, aunque sin pasarse. Tiene un rcp excepcional.


Cambiamos a la carne, Lomo de Ciervo y Crema de Castañas. Otro de mis platos favoritos de la noche. Espectacular lomo, con intensidad, pero que se deshace solo. Y con la crema de castaña va genial. El vino no se queda atrás y la acidez le viene muy bien al plato.


Pensábamos que se acababan los platos e íbamos a pasar a los postres pero ... teníamos reservada una sorpresa de César. Merluza con Guiso lento de Verdura. Viene acompañada de espirulina, el alga que tan de moda está y que le da ese toque azul al plato. El lomo de merluza, perfecto. Muy bueno.


Ya estábamos a punto de reventar, y Salas nos trajo un Queso El Cabritero. Sin DOP. Una auténtica joya que fue una pena que no pudiéramos comer más.


Para acabar, un vino dulce Privat Puput 2013. Vino natural sin ningún aditivo, con 7 meses de maduración en barrica de roble. Toque a frutas maduras, confitadas y que va genial con los postres.


Y como colofón ... Arroz con Leche. Espectacular. Merece la pena la visita solo por él. Buenísimo.

Como veis, cena de primera, en un sitio de primera y con unas vistas espectaculares. El combo perfecto es que os quedéis a dormir en una de sus habitaciones y que al día siguiente desayunéis en la terraza con esas vistas. Nosotros así lo hicimos, y es una experiencia muy recomendable.


Otro de sus puntos fuertes es la bodega, con vinos increíbles de todos los sitios del mundo. Y una muy buena representación asturiana, de la que es gran conocedor Salas.


Y sus salones para bodas y eventos. Sin duda, nos quedamos enamoraos del Cenador. Volveremos.