Pastelería Cabo Busto

Dirección: Bustu, Ḷḷuarca
Teléfono: 635 590 194



Facebook: https://www.facebook.com/Pastelería-Cabo-Busto
Instagram: [@pasteleriacabobusto] https://www.instagram.com/pasteleriacabobusto/


Comentarios: A los 2 minutos de hablar con Jhonatan González Ovalle ya estás abducido en el paraíso llambión de Cabo Busto. Su sonrisa y su ilusión transmiten su pasión por el mundo de la pastelería como pocas personas que conozco, pero caes del todo en sus redes en cuanto pruebas el primer bocado de cualquiera de sus creaciones. Ojos en blanco, sonrisa de felicidad y sonidos inteligibles de placer mientras Jhoni te explica todo lo que lleva el pastel.


El sitio también ayuda, pero lo que enamora es su talento y su sonrisa. Ubicado en el pueblo de Bustu, uno de los sitios más espectaculares de la costa asturiana (y rodeado de buenos sitios donde comer, como Cabo Vidío, que aunque se llamen igual, no pertenecen a los mismos dueños), se encuentra la pastelería, en una casona preciosa asturiana que pertenece a su familia, y que Jhonatan adaptó como obrador y como tienda.


Un precioso jardín lleno de mesas, con una imponente fuente en el centro, donde se forman grandes colas los fines de semana para acceder a su pequeña tienda con el muestrario de pasteles y tartas. Pasteles y tartas clásicos ya en la casa, como su pastel de almendra pura o su tartaleta de arroz con leche; o creaciones innovadoras que salen de la cabeza de Jhonatan como su maravilloso Pastel de Asturias, con un manzana, avellana y sidra, o su Saco de mousse de fresas con interior de compota de fresas y base de galleta de mantequilla y almendra. 



Pasteles que se comen por los ojos y por el olfato, pero que explotan en la boca de una manera deliciosa. Muchas veces, sin llegar a apreciar todos los matices que aportan, por lo que siempre es necesario volver y volver a probar.


Mi recomendación es que ni preguntes qué lleva cada uno. Deja que tu intuición te guíe y pruébalos tranquilamente. Yo no soy muy de coco pero su pastel de coco me maravilló, y seguro que si lo pregunto, no me atrevo a comprarlo.


En el propio jardín tiene mesas, si no aguantas, para que puedas probar alguno. No tienen servicio de cafetería, pero es una maravilla sentarse, observar los pájaros revoloteando y dejarse llevar por la paz del ambiente y llenar los sentidos con sus pasteles.


Todo esto sin llegar a los 30 años, en un ambiente rural, a pocos metros del hotel rural que tiene la propia familia, a muy buen precio y alcanzando la excelencia utilizando productos locales. Es para sentirse orgullosos. 

4 comentarios :

luis dijo...

Dentro del artículo confundes el Hotel Cabo Busto que si está al lado y que no tiene restaurante con el Hotel-Restaurante Cabo Vidio, que aunque no muy lejos está a 20 Km y en otro municipio, donde por cierto comí muy bien el domingo pasado.

David López Castañón dijo...

Hola Luis,

no lo confundo.
De hecho indico que no pertenece a los mismos dueños y pongo el link a mi crónica de la última visita.
Sitio muy recomendable, por cierto.
En el hotel no comimos nunca.

Gracias por leernos!
David

luis dijo...

Hola,

Es que el restaurante de tu link se llama Cabo VIDIO y no BUSTO.
Un saludo,

David López Castañón dijo...

Hola Luis,

cierto. Menuda berza ...

Gracias!