Chorizo Light Bienastur

¿Os imagináis un proyecto I+D+I con base en Asturies y uno de nuestros alimentos emblemáticos como protagonista? Pues la unión de Productos Cárnicos El Cuco, ASINCAR, el Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA) y la Universidad de Uviéu, lo ha hecho posible.


Más de dos años de trabajo, codo con codo, para conseguir un chorizo hecho 100% en Asturies, pero con un 30% menos de matería grasa, fuente de Omega 3 y que sustituye la parte grasa del animal (tocino) por aceites vegetales como el aceite de oliva.


Un reto científico enorme debido a que el objetivo final era que el producto se pudiera consumir de forma asequible en todos los hogares, y por tanto, su precio final debía ser atractivo. Y porque, la textura y consistencia del chorizo se debía mantener, además de, por supuesto, su sabor.


El chorizo light, apto para celiacos e intolerantes a la lactosa, sale bajo la marca Bienastur, de la que ya os hablamos en su día aquí. Para presentarlo, contamos con la presencia de Juán Díaz García (Director Gerente de ASINCAR), Eva Pando (Directora General de IDEPA), Manuel Rendueles (Doctor Ingeniero Químico y Catedrático de Ingeniería Química en la Universidad de Uviéu), Natalia Fidalgo (Técnica responsable del Proyecto de ASINCAR) y Jesús A. Fernández (Catedrático de Fisiología y Endocrinología Experimental por la Universidad Complutense de Madrid).


La presentación, sin entrar en demasiados tecnicismo, se basó en explicar cómo y por qué se elaboró este nuevo chorizo. El porqué está claro, la creciente demanda de alimentos saludables crea nuevas necesidades en el mercado, y la adaptación de nuestros alimentos tradicionales a personas que por salud ya no pueden (o deben) comerlos, siempre es algo positivo. El cómo, son más de dos años de investigación y pruebas que terminaron en catas a ciegas con probadores "expertos" que no notaron diferencia en el sabor. Y nos recalcaron que el chorizo se elabora de forma prácticamente igual al resto, y ahumado en leña de roble.


Para probarlo contamos con Joaqui, de Casa Chema, que nos elaboró varios platos con el chorizo como ingrediente principal.


A falta de probarlo más en profundidad, es un chorizo más compacto y con menos grasa, se nota más cuando lo comes solo (como en un bollu preñáu, con un sabor más seco) pero apenas se nota con una buena fabada.


Apostar por la innovación con nuestros productos, y utilizando la materia gris asturiana, como decía el catedrático Manuel Rendueles, que hay mucha y muy buena. Estamos orgullosos de este tipo de trabajos.