Farturruta Melendreros - Campa Gües - Pozu Funeres - Pico Texu

Dirección: Campagües 
Teléfono: 669 231 480


Calidad: 4/5
Precio: 23€


Comentarios:  Tenemos el paraíso al lao de casa y muchas veces ni lo conocemos. Sitios exóticos, sin explotar, donde el tiempo parece pararse y se respira paz y tranquilidad. Donde te das cuenta de lo duro que es vivir en el campo, y donde descubres que la Asturies de nuestros antepasados está más cerca de lo que pensamos (y que sin duda, es la que nos puede llevar a la Asturies del futuro). Sin falta de meterse horas en coche para llegar a sitios remotos. 


Hoy nos vamos al centro de Asturies y pisamos los concejos de Bimenes, Llaviana y Nava.


El Chigre de la Campa Gües, o Casa Marisa, es una de esas maravillas de las que uno no sabe si hablar o no, porque todo el mundo debería ir y conocerlo, pero a la vez no quieres que se llene de gente. De todos modos, lo merecéis todo, así que allá vamos.


La primera aclaración es que, si es fin de semana y hace buen tiempo, llama y reserva. El sitio es limitado y puede que te quedes sin comer. Yo fui un sábado, fuera de temporada, lloviendo y se llenó igual. La segunda es que hay una pista de hormigón que te lleva hasta allí en coche. Está en bastante buen estado, y no hace falta un 4x4 para llegar. Pero cuidao si llueve, y, sobre todo, si nieva. Nosotros os proponemos hacerlo caminando, es muy fácil, para toda la familia y merece mucho la pena.


Fuimos en coche hasta Melendreros, un precioso pueblo de Bimenes, donde aparcamos. Al final del pueblo hay sitio (poco) para dejar el coche sin molestar. Desde ahí comenzamos a subir por una pista, camino de Fayacaba, y con vistas espectaculares a todo el valle. Al poco de subir, un texu (tejo) jóven en honor a Mable'l de Melendreros, paisano del pueblo que se dedicó a plantar y cuidar nuestros árboles sagrados.


A mitad de pista, hay un giro a la izquierda, bien indicado, que ya sube hasta Campagües.


Desde Melendreros hasta Campagües hay unos 400m de desnivel. La subida es llevadera pero constante, con algún repecho que cuesta algo más pero con unas vistas que invitan a pararse y dan ánimos para seguir subiendo. La subida dura 1h a ritmo tranquilo, parando a hacer fotos y contemplando el paisaje. No llega a 4kms.


Una vez llegamos a Campagües, paramos a tomar una botella de Sidra Foncueva en el propio restaurante. La subida está llena de fuentes. Pero tomar un culete allí, con esas vistas, es impagable.


Desde allí tenéis varias opciones si queréis seguir caminando. La más conocida, es el Pozu Funeres. El Pozu Funeres es un símbolo de la lucha contra la dictadura franquista, donde arrojaron 9 maquis comunistas huídos al monte, en 1948. El pozo impresiona, de lo profundo que es, y está presidido por un texu. La zona está vallada por seguridad.


Desde Campagües hasta el pozu, se tarda otra media hora, y se suben unos 200m por un sendero precioso lleno de vacas y caballos.


Con unas vistas preciosas.


Podéis volver o ... podéis subir un poco más. Nosotros subimos hasta el Picu Texu. Y merece la pena. 1h más de subida. El picu está a 1268m, por tanto, otros 100m más de desnivel. La subida se enfila desde la derecha y se crestea hasta llegar al picu.


Una gozada porque se sube a través de la caliza, pero también se encuentra algo de bosque donde se empieza a notar la seronda (otoño).


El picu se ve fácil por la bandera de Asturies que lo preside.


Pero una vez arriba, tiene un pequeño escultura en forma de guitarra en homenaje a José González, El Presi, el famoso cantante de tonada asturiana.


Desde allí arriba, panorámica preciosa donde se ve la Campagües y el restaurante donde vamos a comer. Solo nos queda bajar con cuidado por la montaña y llegar, por unas preciosas praderas, hasta el restaurante.


Una vez allí sentaos, y respuestos con una botella de sidra, comimos. Terraza con unas vistas espectaculares.  Una entrada a cubierto con mesas pa atecharse del viento. Y dentro, zona de barra con varias mesas para comer, y una chimenea presidiendo (que, por cierto, hubo que poner). Y en la zona de atrás, un comedor con mesas. Decoración preciosa en piedra y madera.


Comimos Pote Asturianu para empezar. Buenísimo, de los mejores que recuerdo. Faba buena, verdura con sabor, caldo para morirse y un compangu casero picante maravilloso. Voló. Espectacular.


Y de segundos pedimos, Pitu Caleya. Con patatas fritas de verdad, pimientos y una salsa espectacular. Pitu muy rico, suave, no tan oscuro como otros, pero intenso de sabor.


Y el ganador fue el Venao. Acompañao también de patatas fritas y pimientos. Con una salsa increíble. Sabor intenso de la carne, pero que se deshace en la boca. Espectacular.


La carta es cantada, y depende de la temporada y lo que tengan para ofercerte unas cosas u otras. Pero potes y algo de caza, siempre son indispensables.


De postre, Natillas. Muy ricas.


Y Flan Casero. Muy rico también.


Con el café de pota, la inyección de vida necesaria para volver.


Para beber, Agua y Sidra Foncueva. En el comedor no echan sidra, pero nos tunearon rápidamente un corcho de la sidra para poner tomarla allí.


Pagamos 46€. Pero comer allí es impagable.


La vuelta es toda bajada, en 45min en coche. No paró de llover, eso sí, la sonrisa no se nos quitó de los labios en ningún momento. 

1 comentarios :

CHIGRE LA CAMPAGÜES dijo...


Muchisimas gracias por tus comentarios.

Un saludo,

Chigre La Campagües