Domini Canes


Dirección: Skarnu Street - 18/20 - Riga Old Town
Teléfono: +371 22 314 122



Web: http://dominicanes.lv/en/
Facebook: http://www.facebook.com/dominicanes.lv


Calidad: 3/5
Precio: 30€


Comentarios: De visita por Riga, nos fuimos a conocer uno de los locales con mejores críticas de la ciudad que pudimos ... porque de lunes muchos de los mejores locales de la ciudad cierran por descanso. Así que tuvimos que tirar hacia abajo en la lista.

Domini Canes está situado en pleno centro histórico de Riga, al lado de la Iglesia de San Pedro, y en una calle peatonal con una terraza (con estufas, eso sí, porque vaya temperaturas que tienen por ahí arriba) muy guapa. Riga es un lugar perfecto para perderse por sus calles.


Un sitio encantador, pequeño, con decoración oscura. Se les nota que intentan dar un plus de calidad, en cuanto a pretensiones en la cocina, recoge abrigos, servicio ... otra cosa es que lo consigan.

Mesas suficientemente espaciadas para no molestar, decoración sobria y pequeños detalles que te hacen sentir muy a gusto.


Cenamos 3 personas. Con el pan, nos traen unas aceitunas y un poco de mantequilla. Dos tipos de panes distintos, uno de ellos con pasas. Ricos.


Comenzamos con una Ensalada al centro. Ensalada verde con queso de cabra batido, remolacha con vino tinto, nueces y bayas y aderezos de albahaca y cereza. Combinación de remolacha, nueces, avellanas, albahaca, queso ... rica.

Pedimos 3 platos.


Filete de atún servido con relleno de puré de patatas y queso gratinado. El atún bien, pelín pasado a pesar de que lo advertimos. Viene acompañado de una cazuela aparte con un conglomerado difícil de definir y con queso gratinado por encima.


Pata de pato confitada con verduras fritas con mantequilla, raíces y puré de guisantes verdes. Rica, buena materia prima, aunque por esos países tienden a especiarlo todo demasiado, y al final el plato te sabe más a la especia que a la propia carne. A pesar de todo, la carne estaba rica.


Cordero asada al horno, servida con remolacha picada en vino tinto, puré de cangrejo y verduras de raíz. El mejor de los 3 platos. Cordero muy suave, que se deshace solo con el tenedor. Además la remolacha con el vino le da un punto. El único pero que tiene es que está demasiado confitado. Lleva puerro, apio ...

No nos animamos con los postres. Solo les quedaban 2 y ninguno apetecía mucho.


Para beber, un Thomas Reinhardt Trocken 2015. Un Riesling que fue lo mejor de la comida con diferencia. Los vinos que ofrecen son todos de importación debido a que, por sus bajas temperaturas, apenas hay uva, y la que hay, se vende a precio de oro. Nos fue imposible beber nada local.


En cambio, nos ofrecieron su tradicional licor Bálsamo Negro de Riga. Un licor de hierbas balsámico que se elabora con vodka y 25 hierbas distintas. Unos 45º de licor. No os perdéis nada si no lo probáis. 

Pagamos las 3 personas, 91€. El vino costaba 26€.


Tuvieron un detalle feo, que les dejamos 95€, y no nos traían la vuelta de 4€ para dejar la correspondiente propina. Al reclamárselo, les pareció bastante mal y algo nos dijeron en su idioma. ¿Qué consiguieron? Que no dejáramos nada de propina. 

Como veis, un sitio guapo, pero la comida no pasa de la de un sitio normal, a 30€ por cabeza y sin postres. Buscaría otras opciones.