Narciandi


Dirección: Carretera AS-246, Km 8, 33189 Alto de la Madera, Gijón/Xixón
Teléfono: 985 168 248


Facebook: https://www.facebook.com/Casa-Narciandi-Casa-De-Comidas/


Calidad: 3/5
Precio: 27€


Comentarios: Restaurante de comida tradicional a solo 8kms de Xixón, en el Altu la Maera con unas vistas preciosas. Antigua carretera de La Pola a Xixón, con todo el tránsito de tráfico que suponía, y sustituída ahora por la Autovía Minera. Merece la pena desviarse para visitar Casa Narciandi.


Casa sencilla de planta baja, con coches aparcaos en cualquier recoveco donde no moleste demasiado, porque fuimos de domingo y estaba lleno hasta los topes. Lo cual hizo que la experiencia no fuera todo lo agradable que debería. A pesar que la comida nos gustó mucho.


Según entras, zona de barra inutilizada porque está llena de mesas, y a la derecha, otro comedor también lleno de mesas. En medio, previo escalón, los baños y la cocina. Y continuo trasiego para atender todo.


Nos trajeron un aperitivo nada más sentarnos.


Comimos 6 personas, pedimos todo para compartir. De entrante pedimos Fabada y Pote.


La fabada es uno de sus platos estrella, de hecho quedaron finalistas en el Concurso a la Mejor Fabada del Mundo 2018. Fue mi plato favorito de todos los que probamos, y sin duda, una de mis favoritas de las que probé en restaurantes. Faba excepcional, grande, tierna, con buen caldo, gordo, y un compangu excepcional. Pedimos dos raciones.


El Pote estaba también muy bueno. Pero no llegó a la altura de la Fabada. Aún con todo, recomendable. El mismo compangu igual de excepcional.


De segundos, pedimos otro de sus platos estrella por el que son muy conocidos. Callos. Estaban muy ricos, a mí me gustaron mucho, aunque en la mesa comentaron que faltaba un poco de picantes.


Pitu Caleya con Patatinos. Pitu de verdad, y bien hecho. Buena ración, además.


De postres, todos caseros, pedimos Arroz con Leche. Muy bueno.


Tarta de Avellana. Densa y sabrosa. Muy rica.


Flan de Queso. Suave.


Para beber, Pago de los Capellanes, agua y alguna cerveza.

En las mesas ofrecen sidra natural con tapón. Y en carta no tienen ninguna referencia de vinos, ni cerveza asturianas. Aunque en el muestrario de botellas de vino que tienen en la barra sí que hay alguna botella antigua de Cangas. Sin duda, algo a mejorar.


Salimos a 27€ por cabeza.


Lo que menos nos gustó fue el tiempo excesivo entre plato y plato. La comida se alargó 3h, se hizo amena por la compañía, pero todo el salón se estaba quejando del retraso, sin recibir ninguna explicación. Cocina muy buena, la experiencia ya no fue tanto.