Pablo

Señes: Av. Los Cubos, 8 - Llión
Teléfonu: 987 216 562


Calidá: 5/5
Preciu: 60€


Web: http://restaurantepablo.es/
Facebook: https://www.facebook.com/restaurantepablo
Twitter: [@restaupablohttps://twitter.com/restaupablo
Intagram: [@restaurantepablohttps://www.instagram.com/restaurantepablo/


Comentarios: León es uno de los destinos gastronómicos de moda, el año pasado fue reconocida como la Capital Española Gastronómica 2018 y actualmente sumó con Pablo una nueva estrella michelín, reconociendo el alto valor de su cocina.



Situado en una calle peatonal, justo detrás de la Catedral, pasando la muralla, en un emplazamiento precioso, consta de una gran sala con mesas espaciadas y amplias cristaleras, aunque siempre guardando la intimidad.


Tienen dos menús degustación, uno de 6 pases a 50€ y otro de 8 a 75€. Ambos pueden combinarse. Nosotros nos quedamos con el de 6 pases, y pedomos una botella de vino de la zona. Falló que nos asesoraran un poco más sobre los vinos de allí. De todas formas, a descatar MUCHO que en su carta de vinos dispongan de Vino de Cangas y Sidra de Hielo asturiana. Ya podíamos aprender aquí.


Para beber, nos quedamos con Carroleon Albarín blanco 2017. Facilón, no nos enamoró. Albaricoque puro. Tiene una crianza en barrica sobre sus lías durante 5 meses.


Empezamos con Palos y Hojas. Una especie de pan de morcilla, que parece una monte. Muy rico y original. Crujiente. El sabor a morcilla es suave.


Mantequilla Casera. Muy rica. Por cierto, el pan fue de lo mejor de la comida. Espectacular. Pan de Masa Madre y Pan de Granos, de Panaderia Flecha.

Me faltó la foto de una HOja que nos trajeron para "chupar". Tartar con acidez para tomar de un bocao, jengibre, bechamel, sobre una hoja de limón. Muy rica.


Trucha. Con Pamplina, hoja que sale después del destemple. Emulsión de alga, con huevas de trucha, que explotan en la boca. Rico, aunque le falta sabor. Texturas, colores.


Menestra. "Habitas" (cuesta decirlo, eh?) con morteruelo, conejo y trompeta de la muerte. Morteruelo es una especie de paté que veis en el centro. La faba da un toque crujiente, y amás lleva hojas de menta. Plato de la tierra con distintas texturas. Rico.


Uno de los favoritos de la comida. Merluza. Espectacular. Viene con emulsión de la misma merluza, alga codium (sabéis que es el algo que sabe a percebe), abrbejos. Y la merluza perfecta. Buenísimo.


Vaca Trufa. Entrecular de ternera, prácticamente cruda, pero muy fina. La rallan con trufa, y tiene un olor y un sabor intenso. Otro plato de la tierra, y nos gustó mucho.


Pasamos a los postres, Naranjo. Sorbete de naranja amarga, tocinillo ibérico y 7 especias chinas que le dan un toque picante. Mezcla de cítricos y picante. Nos gustó mucho.


Carajillo. Bizcocho con uvas pasas, helao de café y base de orujo caramelizao. Muy rico.


Acabamos con los cafés y un Monte de Chocolate. Viene además con unos mararons de lima.


Pagamos por los dos menús y el vino 126€. Nos gustó, muy bien de precio, un menú pegado a la tierra, con sabores terrosos, distintos, y además, con un toque arriesgao. Solo por eso, ya merecela pena. Y los clásicos, como la merluza, a un nivel excepcional. Para repetir.