Hover Setting

default

Farturruta: Camín Medieval de Banduxu - Casa Clemente

Dirección: Carretera General, Proaza
Teléfono: 985 761 006




Facebook: https://www.facebook.com/sidreriabenjamincasaclemente


Calidad: 3/5
Precio: 24€



Comentarios: Banduxu es uno de los pueblos más guapos de Asturies, situado en Proaza y con una carretera de fácil acceso que te deja en el mismo pueblo. Es un plan muy guapo ir hasta allí, perderse por el pueblo y después ir a comer a algún sitio de los que os proponga. Pero todavía es mejor plan el que os voy a contar...


Vamos a hacer una farturruta muy fácil, de tan sólo 5kms (ida y vuelta) por el camino antiguo que llevaba de Banduxu a la capital Proaza. En el pueblo no hay ningún chigre, por lo que tendremos que desandar la ruta, volver al coche y acercarnos a Proaza a comer en alguno de sus restaurantes.


La parte más complicada es el punto de inicio de la ruta, la zona donde aparcar el coche. Dirección Trubia, siguiendo por la AS-228, pasando Proaza, llegáis al cruce de Caranga Baxu. A la altura del Km 21, pasando un área recreativa, hay una marquesina de autobús medio abandonada. Pues un poco antes hay una zona para aparcar 8-10 coches.


A unos pocos metros, justo en frente de la parada de autobús, hay un puente de hormigón que cruza el  Río Teberga y por el que accedemos a la Senda del Oso. 


Desde el puente, sentido derecha, caminamos unos 200m por la Senda del Oso. 


Al poco encontramos un cartel indicativo que nos indica el inicio de la ruta. A partir de aquí ya no hay pérdida posible. El desnivel es de unos 350m, a la ida en constante subida, aunque muy llevadera, y a la vuelta, todo bajada. En hora o hora y poco estaréis en el pueblo, a ritmo lento. La vuelta, con cuidao por si hay zonas húmedas resbaladizas, se hace mucho más rápido. 


El punto de inicio coincide con la desembocadura del Arroyo de Valmauru (o Banduxu) al río Teberga. Y así será toda la ruta, lugares mágicos siguiendo de forma ascendente el arroyo atravesando la Foz de Valmauru. Una ruta para disfrutar todo el año, pero que en el deshielo o en el otoño, uno por el agua y el otro por los colores, adquiere una magia especial. 


La ruta está muy bien conservada, el camino es de piedra (cuidao con las resbaladizas y los tobillos), y con unas vistas increíbles. 


Está lleno de pequeños saltos de agua, que, dependiendo de cómo venga el río, son espectaculares. 


El camino se ganó en alguna parte a la roca, y se utilizó hasta hace escasos 20 años para que los habitantes de Banduxu acudieran con el ganao a las ferias a Proaza o Teberga. Aquí La Covanera. Impresiona. 


La ruta cruza unos 6 puentes de madera, y en determinados momentos se aleja del río para ir ganando altura. También en la parte más alta queda algún molino en ruinas. 


Y encontrarnos con una zona de bosque con carbayos, fayes, ablanos ... 


Vamos subiendo, pero todavía no asoma Banduxu. Eso sí, la belleza impresiona. 


Y el entorno se vuelve cada vez más mágico. 


La última parte es la más pendiente, donde el camino está empredrao. Es la zona donde más cuidao hay que tener a la bajada. 


Cruzamos el último puente, con una pequeña cascada. 


Y encontramos una pista hormigonada donde comienzan a aparecer las primeras casa de Banduxu.


Banduxu cuenta con 9 barrios independientes, unidos entre sí por pistas de hormigón. Campal, Palaciu, el Real, Entelailesia, la Campa, la Molina, La Reguera, el Taranu y el Toral. Nosotros aparecemos por el Barrio de La Molina.


Todos están llenos de hórreos muy bien conservaos.


El principal atractivo de Banduxu es su torre medieval. Y el Palacio, justo al lao. Situada en el barrio del Palacio, data del SXI. Llamada Torre de Tuñón o de Banduxu. De propiedad privada y no visitable (la vergüenza de siempre), llegó a ser cárcel y hasta ayuntamiento.


El resto del pueblo, muy cuidado, también merece mucho la pena. Las vistas desde la Iglesia, en el barrio Entelailesia, son preciosas. En Difuntos visten sus tumbas con flores sobre tierra, manteniendo así las antiguas tradiciones. Y además, las tumbas no tienen dueño, cuando fallece una persona del pueblo ocupa la tumba de la persona que más tiempo lleve enterrada.


Tienen un dicho popular precioso.
En Banduxu canta el uxu (búho)en Trespena, la rapiega (raposo)y baxando pa Caranga la miseria puñetera.

Pero sin duda, merece la pena que os acerquéis hasta el barrio de la Toral. Desde ahí las vistas al Aramo, presidiendo el Gamoniteiru.



Baduxu fue declarado bien de interés Cultural (BIC) con la categoría de Conjunto Histórico en 2010.


Volvemos por el mismo camino parando a disfrutar de lugares mágicos.


Y de algún pequeño micromundo.


Ya en el coche, volvemos hacia Proaza. El lugar elegido para comer fue Casa Clemente. Situado casi al final de la capital, en la misma carretera general, tiene un pequeño aparcamiento justo al lao. Aunque si está lleno, no tendrás problema para aparcar cerca.


Abrió en 1926 y es el restaurante más antiguo de Proaza. Hasta hace unos años era, además de restaurante, vendía su propia sidra, que elaboraba en la parte de atrás. Tras una reforma, adaptaron la parte de atrás como salón (muy guapo) y dejaron el llagar como decoración.


La parte más guapa del local es la de la entrada, así que si podéis reservad ahí. Chimenea incluida. También es la que más trasiego tiene. Comida casera, y menú. Nosotros comimos menú.


Pan muy bueno.


Menú de 18€. 5 primeros a escoger. Nosotros pedimos Fabada. En cazuela en vez de en pota y del día. Pero estaba rica.


Y Repollo Relleno. Mejor la fabada.


De segundos, Carrilleres al Vino Tinto. Muy buenas. La salsa, para acabar con el pan.


Y Cordero. También muy rico.


De postres, Arroz con Leche. Requemao. Rico.


Y Tarta de Queso. Más normal.


Cambiaron la sidra propia por Trabanco. Ni agua ni vino ni cerveza asturiana. Pagamos 36€.


Farturruta muy guapa, no muy conocida, a una de las joyas medievales asturianas, con comida casera en un antiguo llagar-restaurante. Difícil de superar. 

No hay comentarios