Hover Setting

default

Farturruta A Llastra da Filadoira comiendo en Casa Nito

Dirección: Plaza Ayuntamiento - Villayón
Teléfono: 985 625 012


Calidad: 3/5
Precio: 20€



 
Comentarios: Hoy os llevo a conocer un lugar mágico, con leyenda incluida, en un entorno precioso y muy desconocido. Nos vamos A Llastra da Filadora (en castellano, losa de la Hilandera) en una ruta de unos 7km, que tardaréis en hacer unas 2h y media. A la ida prácticamente el camino es de subida, con unos 300m de desnivel, con un tramo un poco más duro, pero en general, es una ruta muy llevadera. 


Salimos del pueblo de Barandón. Alguna ruta indica dejar el coche en el pueblo anterior, en Castaedo, pero los 2kms que separan los dos pueblos, están unidos por una pista ganadera en buen estado por la que podéis meter el coche sin problema. Eso sí, la pista es solo para 1 coche. 


Barandón es un pueblo precioso, con solo 4 habitantes, por el que merece la pena dar una vuelta. 


Aparcamos el coche en la Ermita de San Juan, del SXVII, muy guapa. 


El primer tramo es una subida ligera entre un bosque precioso lleno de Gorbizos (Brezos), Fayes (Hayas) y Carbayos (Robles).


Poco a poco, vamos ganando altura y la zona de bosque va quedando atrás, para poder admirar las vistas sobre toda la sierra de Carondio. 


La zona abierta, entre cotolles, es la que tiene el repecho más duro de la ruta. Pero es llevadero. Además, con estas vistas, merece la pena. 


Cruzamos, además, el Río del Campillín. 


La ruta está marcada en todo momento. 


En el último tramo de subida, espectacular, por cierto, volvemos a adentrarnos en un tramo de bosque. La zona estaba bastante embarrada cuando fuimos nosotros. 


En seguida se abre majestuosa la Campa de Entrerríos. 


Y A Llastra da Filadoira, o Dolmen de Entrerríos. Uno de los megalitos que mejor se conservan en Asturies, con más de 5000 años de antigüedad. Separa los concejos de Ayande, Villayón, Eilao y Bual. 


Cuenta Bertu Ordiales, en su libro Lugares Mágicos de Asturias. 

Ligado a su simbolismo funerario, la cámara sepulcral del dolmen lleva adosada a su acceso un pequeño porche. Su intención era la de establecer un umbral de tránsito entre la luz de la vida en el exterior y la oscuridad de la muerte en el interior. 

El espacio del dolmen correspondiente a la tumba se halla techado por una gran laja de piedra sobre cuyo transporte narra la leyenda local fue fruto de un ser sobrenatural. Se dice que una mujer colosal, una moura a la que los árboles más altos sólo le alcanzaban a las rodillas, transportó sobre su cabeza la cobertera superior del dolmen hasta depositarla en esta sierra. Mientras, con el ovillo en la mano, no dejaba de hilar tranquilamente


Un sitio realmente mágico. Desde ahí, podéis subir al Pico Carondio, de 1222m, el pico más alto de Villayón. Ida y vuelta desde A Llastra, puede ser una hora y media, para que calculéis los tiempos.


La vuelta es por el mismo camino de la ida, pero todo bajada. Una bajada preciosa, por cierto. 


Hasta llegar de vuelta al pueblo de Barandón. Una ruta donde no encontramos a nadie, por cierto. Bien señalizada, y asequible para toda la familia. 


A la vuelta, indispensable parar a tomar algo en el Chigre-tienda Casa Fonso. En el pueblo de Valdedo. Un sitio mágico donde encuentras desde materiales de construcción hasta madreñes mientras tomas una pinta de vino o de aguardiente de la zona. Lleva abierto desde 1945. Maravilloso. 


Seguimos de vuelta hasta la Plaza del Ayuntamiento de Villayón, donde vamos a comer, pero antes vamos a parar a conocer el Puente Polea, que, según la web del propio Villayón, data de la época romana, aunque no encontré más referencias al respecto. Otro lugar mágico, que cuesta un poco encontrar. Se encuentra a 200m del cruce de Polea, tiene un pequeño cartel que indica una bajada hasta el puente que se hace caminando (en 10min llegáis). Merece la pena. 


Desde allí, desviándoos un poco, a 8kms, tenéis otro lugar mágico: la Cueva'l Pímpano, una cortina continua de agua durante todo el año por encima de una pequeña cueva haciendo un paisaje espectacular, arco iris incluido. Os hablé de ella en esta otra Farturruta


En Villayón tienes dos opciones para comer: el Torneiro y Casa Nito. Al Torneiro ya fuimos varias veces y nos encanta, así que fuimos a comer a Casa Nito que nos gustó mucho también. 


Situado en la misma plaza del pueblo, con amplia zona de aparcamiento y parque para que jueguen los críos (incluso piscina en el mismo pueblo). Según entras, amplia zona de barra con mesas para tomar algo. Y en el piso de arriba un comedor muy grande, con otra zona de reservado. 


Atención perfecta. Comimos el menú que había, a 15€. 


Pedimos de primero Garbanzos con Almejas y Gambas. Muy rico, con un caldo espectacular y además bien surtido. No escatiman. 


De segundo. Carrilleras. Muy jugosas y suaves. Con patatas fritas de verdad y pimientos. 


Y Rabo de Toro. Muy bueno también. 


De postre, Requesón con Miel. Maravilloso. 


Y Flan de Queso Casero. Muy rico. 


Para beber, nos fijamos que en la parte de abajo, en los cañeros, tienen Sidra Pomar de Viuda de Angelón. Y claro, con los pocos que quedan en Asturies, era una oportunidad que no podíamos dejar pasar. Así que pedimos unas cuantas jarras que con la comida fueron genial. 


Pagamos por todo 40€. A 20€ por cabeza. Genial de precio. 


A la vuelta, una parada en el Embalse de Arbón


Y en otro sitio mágico, el Pozo Mouro. Un antiguo molín derruido (otra vergüenza de conservación de nuestro patrimonio) con una cascada preciosa. 


Dólmenes megalíticos con leyendas, bosques de ensueño, chigres-tienda con un encanto especial, cascadas mágicas, molinos abandonaos y un menú baratísimo con mucha calidad. Preciosa Farturruta. 


No hay comentarios