Hover Setting

default

Farturruta a Braña El Gumial comiendo en Ca'l Xabú

Dirección: Cuergo - Ayer
Teléfono: 985 487 331


Calidad: 4/5
Precio: 30€






Comentarios: Una ruta para disfrutar en cualquier época del año, pero en especial, en el Otoño. Vamos a atravesar un Fayéu (Hayedo) espectacular, acabando en una Braña preciosa mientras nos acompaña un río mágico con preciosas cascadas. La ruta en total no llega a 10km, y tiene unos 300m de desnivel de subida. En subir hasta la Braña, tardarás unas 2h y en bajar, algo menos de hora y media. Asequible para toda la familia. 


Pasando el pueblo de Cuevas, famoso por la empresa de embotellamiento de aguas. encontramos una curva con un pequeño aparcamiento, que tiene, además, un cartel que indica Curva Las Calzas. Dejamos el coche ahí. (tranquilos, si no hay sitio, un poco más arriba encontraréis otro apartadero)


En el mismo aparcamiento encontramos el camino donde comienza la ruta. Una pequeña bajada y un paseo de algo menos de 1km, paralelo a la carretera y desde el que atravesamos unas praderas preciosas. 


Al poco cruzamos el puente sobre el río Braña o San Isidro. 


Y comenzamos una subida hasta la primera de las Brañas que encontramos en la ruta: la Braña del Carrozal. Muy bien conservada. 


Y al poco, otra más guapa todavía, la Braña de la Yana. 


Desde ella, tenemos una vista espectacular a la carretera de la que venimos y el pueblo de Cuevas. 


En este punto, comienza un espectáculo de colores, naturaleza y paz difícilmente descriptible. Una belleza que expresan mejor las fotos, pero que ni se acercan a lo que supone estar allí. 


Comienza una subida constante, pero muy llevadera, que nos va adentrando más y más en el bosque, de lo que primero es la Yana y poco a poco, va siendo El Gumial. 


Los carbayos (robles), ablanos (avellanos) y castaños van dejando paso a les fayes (las hayas), con unos contrastes de colores increíbles. 


Tras un repechín curioso, nos encontramos una zona donde musgo, fayes y roca se mezclan en un contraste de colores espectacular. 


Al poco, comenzamos a oír el Río Alba o Gumial, que añade lo poco que le faltaba al Gumial para ser mágico. Realmente impresionante. 


Algún Corru para recoger las castañas. 


Y seguimos ganando altura poco a poco hasta encontrar esta cascada espectacular. 


Vamos abandonando los colores espectaculares del bosque y viendo al fondo la Peña l'Alba. Eso sí, el río ya no nos abandona. 


La última parte de la ruta es un paseo llano, donde dejamos atrás el bosque y se nos abre un paisaje completamente distinto. Empezamos a ver, también, las primeras cabañas. 


Llegamos a la Braña del Gumial, a 1328m. Las cabañas están en muy buen estado y la mayada es realmente preciosa. 


Las vistas desde la Braña son espectaculares. El Picu Fuentes, los Castrillones en medio, y la Peña l'Alba a la derecha.


Tras una parada, volvemos por nuestros pasos. A la belleza del lugar, tenemos que añadirle que en el sentido de vuelta, nos acompaña de fondo el Retriñón. 


Tras llegar al coche y cambiarnos, vamos a Ca'l Xabú, que nunca falla. Pero es que, además, coincidiendo con el otoño, hacen siempre unes Xornaes de Setes, que nos moríamos de ganas de probar. Suelen durar 15 días, y lo acompañan de exposiciones y salidas a las que te puedes apuntar para conocer un poco más sobre este maravilloso mundo. 


Comenzamos con los entrantes. Una Crema de Patata, Boletus (Viriatuy Trucha Ahumada. Buenísimo. 


Croqueta de Hydnum Repandum (Llingua de Gatu). Espectacular. La croqueta prácticamente líquida, al estilo Manzano. Maravillosa. 


Ravioli de Asturcelta y Lepista Luscina (Cogorda de berizu). Intensidad pura en la boca, la panceta de asturcelta es brutal y con la seta, queda espectacular. 


Pasamos a la Terrina de Pitu Caleya y Boletus Erythropus (Viriatu bermeyu). Plato frío, para untar con el pan. El toque de la seta es ahumao y queda muy bien con el pitu caleya. 


Nos tomamos un descanso con la Ensalada de setas en escabeche y quesu Varé. Rica, y más con el queso Varé. 


Volvimos a la carga con les Fabes con Colmenilla (Pantánganu) y Gochu Asturcelta Asáu


Buenísimas, tienen un toque picantín y son caldosas. El gochu asturcelta está asao en un horno de leña. La colmenilla es un lujo muy difícil de encontrar, solo se encuentra cerca de los ríos y hay que secarlas bien porque tienen una leve toxina que te puede dejar el estómago un poco tocao ... Por supuesto, nosotros lo comimos todo en perfecto estado. 


Albóndigas de Jabalín con Lactarius Deliciosus (Ñícaru). Brutales. Muy jugosas y con la intensidad del jabalí.


Acabamos con Macrolepiota Procera (Pántagu) rellena de marisco y bacalao. Otra maravilla. Un plato que mezcla la intensidad del marisco con la textura de la seta. Nos encantó. La salsa, para acabar con las existencias del pan. 


De postre, Boletus (Viriatu), Ablanes y Cacao. Buenísimo. 


Un poco de café de pota. 


El pan de escanda, increíble. 


Y para beber, un poco de Sidra Peñón, aunque dentro del comedor, no la echan. 


El menú cuesta 30€, como veis, relación calidad-precio, inmejorable. Mi recomendación es que reservéis en el Llar, es increíble comer allí. 


Bosques mágicos, ríos de ensueño, contrastes de colores, mayadas en medio del paraíso, brañas donde te empapas de sabiduría ancestral y un menú basao en setas en uno de los templos de la gastronomía asturiana. Poco más se puede añadir. 


No hay comentarios