Hover Setting

default

Farturruta La Pumar en Bisuyu comiendo en El Trasgu

Dirección: Bisuyu - Cangas del Narcea
Teléfono: 984 991 001


Facebook: https://www.facebook.com/trasgubesullo


Calidad: 3/5
Precio: 30€


Comentarios: Bisuyu es un pueblo fascinante del occidente asturiano. Lo tiene todo. Es un pueblo precioso, por el que merece la pena pasear, lleno de casonas, hórreos y paneras y muy bien conservado. Pero es que además, es un pueblo con una historia increíble, aparte de ser el pueblo natal de Alejandro Casona, tiene castros sin excavar, fue un importante pueblo de ferreiros que exportaba a medio mundo, gracias también a las minas de hierro que la rodean. Tuvo a Faustina Álvarez, madre de Alejandro Casona, que fue la primera inspectora educativa de España y, además, fue una de las primeras comunidades protestantes de Asturies, en el SXIX, gracias a la actividad de los ferreiros. 


Nuestra Farturruta nace y muere en Bisuyu, es de 11kms. Tiene unos 300m de desnivel y tardamos en hacerla 3h y media. Es una ruta muy llevadera, con un par de repechos pero que puede hacer toda la familia. 


Aparcamos el coche en el mismo pueblo, a las puertas del Trasgu, el restaurante donde vamos a comer a la vuelta. 


Donde encontramos un panel indicativo de la ruta. 


Continuamos y en breve, encontramos un cartel que nos desvía hasta el Mazo d'Abaxo


Bajando al mazo, vemos unos truébanos.


Una maravilla de ingenio hidráulico que estuvo en funcionamiento hasta no hace mucho tiempo. Es uno de los 4 grandes mazos que hubo en la zona y que puedes visitar concertando una cita. Merece la pena. 


Volvemos a la senda principal, que nos lleva por una pista-carretera. 


Son unos 4 kilómetros llanos y preciosos, con un paisaje espectacular.


Llegamos al Pumar, un pueblo que estaba prácticamente abandonado, y que hoy en día es un complejo turístico con hotel y apartamentos. De hecho el único tráfico que podéis encontrar por la pista que nos lleva hasta aquí es de los clientes y trabajadores del hotel. 


En este punto, nos desviamos a la izquierda.


Comienza el único repecho de subida de la ruta. Son algo menos de 2km donde tenemos que ganar 300m de altura. 


Una subida preciosa.


Con unas vistas típicas del occidente asturiano. 


Llegamos al punto más alto de la ruta (ya no tendréis que subir más). 


Y abandonamos la pista para girar a la izquierda por un camino. Está perfectamente indicado. 


En la primera parte, llaneamos por el Pozu de las Montañas


Zona preciosa, y con unas vistas espectaculares. 


Comenzamos a bajar, alternando zona de grandes claros y zona de bosque. 


Y al fondo, ya aparece Bisuyu. Nuestro punto de partida. 


Aparecemos por la parte alta del pueblo, con su famosa Casa'l Churro, la casa natal de Alejandro Casona. 


Merece la pena perderse por Bisuyu. 


Para comer, nos fuimos al Restaurante El Trasgu, situado en pleno centro del pueblo. Restaurante con unas vistas espectaculares. 


Accedes por la parte de abajo, con una terraza muy guapa. Zona de barra. 


Y en el piso superior, un buen comedor en madera. Muy guapo. 


También, en la parte superior, una terraza donde puedes comer con unas vistas increíbles. El sitio es precioso. 


Comimos el menú del fin de semana. De 16€. Comimos 3 personas. 


Y aparte, pedimos para beber vino de Cangas. Un Siete Vidas Parcelas Singulares 2019. Un vino elaborado a partir del coupage de 3 vinos monovarietales: albarín negro, carrasquín y verdejo negro. Cada vino monovarietal se elabora por separado, el albarín negro y el carrasquín se fermentan en madera y posteriormente los tres tienen una crianza en roble. Huele, sabe, es elegante, aguanta en boca, nos encantó. 


Pedimos de primero Fabada para 2. Buena. Poca grasa y con el compangu suave. 


Y Pimientos Rellenos. Ricos. 


De segundo, pedimos los 3 Jabalí. Buensímo. La salsa brutal con un toque picantín y especias. Nos gustó mucho. 


De postre, Requesón con Miel de la Zona. La miel muy buena. 


Y Flan con Huevo de Corral. Muy bueno. 


Pagamos 62€. 16€ cada menú más el vino. 


Después de comer, nos fuimos a visitar el Centro Alejandro Casona, en las antiguas escuelas construidas en el 34, donde Julio nos explicó de forma maravillosa toda su historia, la de su madre Faustina Álvarez, y cómo Bisuyu, pese a ser una aldea aislada, llegó a ser un centro ferreiro importantísimo con una vida arquitectónica y cultural apasionante.


Tiene una subida a la Ermita de la Magdalena en la zona conocida por el Castieḷḷu, donde hay un castro sin excavar, que es un buen paseo para después de comer.  


Merece la pena su visita por el centro y por Bisuyu. 18 paneras y 7 hórreos, alguno incluso del SXVIII, y una capilla del SXV con retablos del SXVII y plantas octogonales al estilo templario. 


Tras dejar Bisuyu, hicimos parada en el Balneario de Fontoria. Un sitio espectacular abandonado, construido en 1884, y que era muy famoso por sus tratamientos de piel y sus aguas sulfurosas. 


Una pena que esté en un estado de conservación tan lamentable, porque el sitio es espectacular. Se puede entrar dentro, y todavía queda la estructura del antiguo puente por el que pasaban los carruajes. 


El acceso está un poco escondido, se encuentra a la altura del Km 53 de la AS-14. Hay un camino de bajada, hay que ir con un poco de cuidao, pero se llega sin problema. Y ya veis que merece la pena. 


Pueblos con una historia maravillosa, pioneros. Mazos. Ferreiros, Hoteles en medio de la nada. Vistas típicas del occidente. Restaurantes con terrazas impresionantes. Y un balneario abandonado en medio de la nada. Preciosa Farturruta.


No hay comentarios