Hover Setting

default

Nueva Visita: Mi Candelita - Noelia de Paz

Dirección: Playa Bañugues - Gozón.
Teléfono: 985 883 150


Facebook: https://www.facebook.com/micandelita/
Twitter [@mi_candelita_]: https://twitter.com/mi_candelita_
Instagram [@micandelitaarroceria]https://www.instagram.com/micandelitaarroceria/


Calidad: 4/5
Precio: 41€


Anterior Visita: https://www.lesfartures.com/2020/02/nueva-visita-mi-candelita.html


Comentarios:  Mi Candelita invitó a Noelia de Paz, enóloga y propietaria de Vinos La Osa, a presentar sus vinos en un evento de tarde/noche disfrutando del atardecer en la zona de chiringuito que tienen anexa a su restaurante, y nosotros, de paso, aprovechamos a quedar a comer y pasar allí la tarde. 


De artículos anteriores ya sabéis que Mi Candelita es mucho más que un restaurante con vistas al mar especializado en arroces. Tiene una cocina que mezcla Cantábrico y Mediterráneo, con una terraza espectacular bañada por la playa de Bañugues, y demostrando que se puede cocinar el mundo desde el km0. 


Nos sentamos 4 personas a comer, en su comedor, pero siempre mirando de reojo al mar desde sus cristaleras. 


Para beber, Trasto 2018. Uva Albarín plantada "al otro lao del muro". Y es muy interesante cómo la misma uva se comporta en distintos sueños y climas. Tiene una acidez maravillosa pero manteniendo la frescura en todo momento. Muy rico. 


Comenzamos con un Asado de Peras y Berenjenas, Sardina Ahumada y Requesón de la Fontona. Contraste de sabores y texturas. Todo del propio huerto que tiene Fran junto al restaurante, salvo la berenjena. El requesón con un punto requemao. Por cierto, la Fontona es una maravillosa quesería de Samartín de Lluiña. Base de aceite. Muy bueno. Predomina el toque ahumao de la sardina. 


Anchoa Hazas sobre Pan Dulce de Harina de Escanda y Queso Cabrales con Mermelada de Tomate. Anchoas Hazas sobre pan dulce. Para comer con la mano y chuparse los dedos. Otro juego de contrastes brutal. Nos encantó. Brutales las anchoas, por cierto. 


Bompas de Pulpu del Pedreru. Una patata rellena de pulpo, con alioli y salsa brava por encima. Una bomba clásica de la Barceloneta adaptada a Asturies. El pulpo está hecho con un guiso marinero con piparra, así que es una mezcla de picante y dulce con el sabor del pulpo. Genial. 


Nos cambiamos a Cascabel. De El Sueño de las Alforjas. Otra uva albarín plantada en Valdevimbre, pero pierde acidez y estructura respecto al Trasto. 


Pulpo a la Brasa con Fariñona, Vinagreta de Tinta y Chimichurri Marino. Seguimos con el pulpo del pedreru. La fariñona la traen de Lluanco y la acaban de cocer en Mi Candelita, para los que no sepáis, la fariñona es un embutido típico de la zona (otra guerra entre Candas y Lluanco a la altura de les marañueles) hecha a base de harina de maíz con sangre, tocino, perejil y orégano. Una especia de morcilla con fariña, que le da un toque más suave. Otra maravilla de plato. 


Arroz Caldoso con Cabra, Gamba Roja y Esencia de Langostinos. Cabra es cabrilla en castellano. La perfección. 


Los panes ecológicos de El Formientu son garantía de éxito. Mezcla de trigo y centeno. Y otro mezclado con miel de gorbizu. Maravillosos. 


Ya estábamos fartucos, pero cuando Rosa nos trajo los postres disponibles en un muestrario, cualquiera se resiste. 


Pedimos un Lemón Pie. Base de galleta, crema limón con merengue y un toque de lima. Nos encantó.


Queso Rey Silo con Frutos Rojos. Maravilloso. 


Cítricos con Chocolate. Con espuma de chocolate. 


Entre los 4, pagamos 190€. Mi Candelita es una gozada de sitio, normalmente siempre esperamos a ir fuera de temporada alta, para que esté todo más tranquilo, y esta vez fuimos en pleno Agosto, un viernes, y da igual, no se resiente. E incluso, a pesar del llenazo, se come y respira tranquilidad. 


La sobremesa la pasamos en la terraza disfrutando del ambiente y las vistas. 


A media tarde, comenzó la prueba de vinos con Noelia de Paz, de Vinos la Osa. Un ciclón maravilloso que nos habló de su bodega en Ardón, muy cerca de Valdevimbre. 


Nos presentó sus vinos Trasto, con sus tres variedades. Los tres dentro de la DO León. 


Trasto Prieto Picudo 2020. Un rosao más claro de lo habitual, más afrancesado. Fácil, fresco, y perfecto para el verano. 


Trasto Blanco. Probamos el 2019, en la comida el 2018. Y resultó curioso que este 2019 tuviera menos acidez y más madera. Muy rico, aunque nos gustó más el 2018. 


Y acabamos con el Trasto Tinto. Un Prieto Picudo. Tánico, fresco, aromático, con un toque vegetal y hasta terroso. Tiene acidez.


Acompañado con un poco de jamón cortado allí mismo, que ya para esa hora nos empezábamos a recuperar. 


Día completo, comida maravillosa conociendo a una apasionada de los vinos que planta uva asturiana (más otras variedades) en la zona de Lleón. 


No hay comentarios