Hover Setting

default

Malte

Dirección: Praza das Atochas, 8 - A Coruña
Teléfono: 981 205 751


Facebook: https://es-la.facebook.com/cervezotecamalte
Twitter: [@malteando]: https://twitter.com/malteando
Instagram: [@malteando]: http://instagram.com/malteando



Calidad: 4/5
Precio: 30€




Comentarios: Me encanta el Malte, me encantan los sitios que se salen de la norma, y, a día de hoy (y el Malte ya lleva más de 10 años haciéndolo) comer, y comer bien, con cerveza, es una rareza, de las buenas. 


Como Juan es un culo inquieto y no puede estar quieto, y como le debía saber a poco tener un local céntrico, donde poder tomar cerveza, café de primera, cambiar la carta completamente cada mes, y, además, pinchar música mientras sigues con la cerveza o te cambias a las copas; decidió abrir otro Malte justo en la parte de atrás de la plaza de María Pita. 

Este Malte no es una copia del primero, es un Malte "más restaurante", más focalizado a comer, pero siempre con el punto de vista disfrutón y pelín gamberro que tanto nos gusta de Juan. Un local para probar, disfrutar, solo, en pareja, con amigos o de reunión familiar. 

Terraza enorme. Según entras una barra a la izquierda donde ves los 40 grifos rotatorios de cerveza, vino y sidra, donde siempre encontrarás un estilo de cerveza que te guste. Y en frente, una nevera enorme, con más de 200 referencias de lo mismo: cerveza, vino y sidra. 


Porque sí, en el Malte encontrarás cerveza y vino de distintas partes del mundo, y gallegos, por supuesto. Pero también vas a encontrar siempre 1 barril de Sidra Asturiana para tomar en caña, o botellas de Sidra Asturiana. 

Dentro. Local alargado, con distintos ambientes, mesas más grandes y más pequeñas, cocina vista, y al fondo, una mesa para presentaciones y donde Juan hace sus sesiones de DJ una vez por semana. Todo con decoración "industrial". 


El día acompañaba, así que nos sentamos a comer en la terraza. Nos pusimos en manos de Juan para comer y para beber. Hacedlo, es la mejor opción. 


Comenzamos con probando vino natural, un blanco ecológico catalán. Vitalpe Blanc Ecológic 2021. Xarel-lo macerado y Chardonnay, de la zona del alto Penedés. Muy rico. 


Lo tomamos con Ceviche de Pargo. Pargo, o sea, rubiel, crudo, macerado con higo, apio y sésamo. Intensidad de sabor y el toque de higo le queda genial. Muy bueno. 


Nos cambiamos a Santa Espina. Una sidra espumosa con segunda fermentación en botella. Está infusionada con moras silvestres y endrinas, se dejan macerar dos semanas con la sidra una vez fermentada y después se prensan para añadir el zumo. Una sidra catalana distinta, muy distinta, pero que nos encantó. Astringente, ácida y afrutada a la vez, muy lograda. 


Seguimos con Xarda Marinada, con Crema de Coliflor y Manzana. La xarda de temporada, marinada en crudo. Un espectáculo, contraste brutal de texturas y sabores. Otro plato muy intenso. 


Almejas de Carril al Curry Rojo. Poco más hay que decir. Bueno sí, que el curry casi ni hacía falta. Son una maravilla. 


Nos cambiamos a la última genialidad de Laugar. Beraskola, una wild ale de fermentación mixta con cepas de levadura sacharomyces cerevisciae, brettanomyces y lactobacillus en barricas de roble que previamente contuvieron vino blanco dulce moscatel de Portugal. O sea, "contaminamos" la cerveza con bacterias de las que huimos en la sidra para darle un toque a "cuadra". Completamente distinta. Brutal. 


Lomos de Escarapote con Cuscus de Remolacha. Escarapote en gallego es Escarapochu en asturianu, cabrachito espinoso en castellano. Viene con un pisto. Textura, color y sabor. Muy bueno. 


Para los postres, ¡oh sorpresa! Sidra de Hielo Viuda de Angelón. Poder beberla en Coruña y que la mayoría de los restaurantes asturianos no la conozcan, no deja de fascinarme. Es una maravilla. Dulce y ácida a la vez. 


Tarta de Chocolate y Queso, Nueces Caramelizadas a la miel y Sorbete de Frutos del Bosque. Buenísimo.


Y Carrot Cake, Frosting de Cítricos y Helado de Naranja Sanguina. Brutales los dos postres, no bajan el nivel en ningún momento. 


Comimos 3 personas y pagamos 66€ en comida. A 22€ por cabeza. La bebida es variable, según lo que cada uno pida, nosotros entre pintas y botellas le dimos a lo mejor de lo mejor, que no es barato. Pero ya que estás allí, merece la pena probar. 


Da gusto encontrar sitios así, con una cocina distinta, usando producto de casa, pero jugando con él, y pudiendo beberlo con vino, sidra, cerveza, pero completamente distintos. Malte es el sitio perfecto para disfrutar comiendo y bebiendo.


No hay comentarios