Las Tablas del Campillín: Wine Up Tour


Dirección: C/ Arzobispo Guisasola, Nº24 - Uviéu /Oviedo
Teléfono: 985 21 24 11



Web: www.tablasdelcampillin.com
Facebook: https://www.facebook.com/Las-Tablas-del-Campillin
Twitter: [@TablasCampillinhttps://twitter.com/TablasCampillin


Esta vez cambiamos las catas del Vinoteo por Las Tablas del Campillín, local perteneciente a los mismos dueños, situado en la zona alta del Campillín y con la misma filosofía que el Vinoteo: cuidar el producto desde la calidad mientras se disfruta de buen vino.


Local muy guapo, con una maravilla de soportales que son una delicia para tomar algo tranquilamente. Su cocina es menos elaborada que en el Vinoteo, pero manteniendo el mismo producto de calidad.


Nos acercamos a disfrutar del Wine Up Tour, evento creado por el experto en vinos Joaquín Parra López para dar a conocer Vinos de Autor y Bodegas Singulares españoles. Vinos, por supuesto, entre los que no se encuentra ningún asturiano. Todos los vinos que probamos están enfocados a la época de Navidad, vinos distintos para probar o regalar en las cenas familiares o de amigos que tenemos en esas fechas.


Agradecer a Joaquín Parra su paciencia y explicaciones. La charla fue muy amena e instructiva y aprendimos mucho sobre el proceso de elaboración de los vinos, así como la manera de abrirlos, tratarlos y catarlos.


Comenzamos con un Rías Baixas Santiago Roma Selección Albariño 2014, de Bodegas Santiago Roma. Un D.O. Rías Baixas de edición limitada, con muy pocas botellas. Criado sobre lías. Color amarillo pálido. En nariz toques cítricos, algo herbáceo, floral y ácido. En boca, acidez potente, mucho más que la mayoría de albariños. Persistente y con toque amargo al final. Gran albariño. Genial para pescados y carnes blancas.


Seguimos probando un Vilarnau Brut Nature Gran Reserva 2011, de Cavas Vilarnau (González Byass). Un espumoso de la  D.O. Cava. Un Brut Nature de burbuja abundante y fina. Joaquín nos indica que cuanto más larga es la crianza, más fina es la burbuja. En nariz, toques de fermentación y fruta ácida, manzana y piña. En Boca, efervescente, con buena acidez, fácil de beber (y peligroso) y persistente en boca. Buen cava.


El último vino de la primera tanda que probamos fue un Gran Cueva Brut Nature Chardonnay, de Bodegas y Viñedos Verum. Un espumosos gran reserva de la  D.O. La Mancha. Es el primer espumoso de uva chardonnay que se hace en el sur de España, con las dificultades por el clima que ello conlleva. Un vino espumoso más al estilo francés que al cava. Gustó mucho en la mesa. Color oro, mucho más intenso que el anterior. Burbuja más fina si cabe. En nariz, manzana asada y un toque importante de caramelo. En boca buena acidez, con toques de amontillado, goloso. Llega a empalagar un poco.


Para probar tranquilamente estos vinos después de la explicación, nos trajeron una Tabla Campillín Campera, que nos abrió los ojos de par en par. Ternera asturiana, criollo, costillas de cordero y unas patatas de las de verdad, de las que cuesta encontrar. Ni que decir que voló en la mesa probándolo con los 3 vinos y echando por tierra los falsos mitos de los maridajes de espumosos y vinos blancos. Pegaba perfectamente.


La segunda parte de la cata la dedicamos a los tintos, comenzamos por un Quorum, de Finca El Refugio. Un vino de autor de la Tierra de Castilla. Un vino que se empieza a comercializar ahora, 75% tempranillo, 25% petit verdot. Tiene una crianza de 18 meses en barricas de roble americano y francés. Color rojo picota intenso, casi sangre. Muy oscuro. En nariz, frutas negras, mora, con un toque lácteo importante y ligeramente a especies. Muy potente en nariz y en boca. En boca, tiene un toque a regaliz y resulta muy (quizás demasiado para nuestro gusto) astringente. Fue el que menos me gustó.


Porque además, después nos trajeron un vino increíble, Conde de Valdemar Gran Reserva 2007, de Bodegas Valdemar. Un gran reserva de la D.O.C. Rioja. Una de las bodegas más importantes de España, y según Joaquín, del mundo, introduciendo avances tecnológicos muy importantes que utilizan prácticamente todas las bodegas hoy en día. Además, una de las primeras bodegas en apostar por la Garnacha cuando nadie apostaba por ella. Este Conde de Valdemar es un vino recién sacado al mercado, de color rojo picota brillante. En nariz toque de café, caramelo ... matices dulces en  general. Y en boca podemos decir que es una sinfonía perfecta, un vino maravilloso, sin duda, mi favorito de la noche.


Para acompañar los dos vinos y poder degustarlos tranquilamente, nos trajeron otra de las tablas más famosas de Las Tablas del Campillín, el Escalope Americano.


Un impresionante escalope de ternera cubierto de queso suave con patatas fritas. Muy rico.


Para el postre, la joya de la corona. Verum Aguardiente de uva Gewürztráminer, de Bodegas Verum. Un destilado Premium. Mejor aguardiente de Europa y del Mundo de su estilo. Un auténtico lujo que pudimos probar. En nariz un toque cítrico importante, muy alegre. Y en boca un placer de 37,5º que hay que saborear y tragar poco a poco para poder disfrutarlo en todo su esplendor. Lujazo.


Lo acompañaron con un Tiramisú que será difícil de olvidar. Muy, muy rico.

Como podéis ver, una cata completísima, con una calidad impresionante, acompañada de una comida muy rica por tan solo 20€. Inmejorable relación calidad-precio que nos trae Juan en el Vinoteo y las Tablas del Campillín.


6 comentarios:

Toni dijo...

¡¡Joer!!! No me entero de ningún sarao de estos. Y pensar que este sitio está justo enfrente de mi habitación en mi casa familiar y a 300 metros de mi trabajo actual...

David López Castañón dijo...

Pues anda que no prestaría coincidir en algún sarao!

Anónimo dijo...

Pero si sus empleados están asegurados media jornada y tabajan completa, el local, la comida y todo no tiene nada que ver con las fotos, la calidad en los ingredientes lo mismo, al "cachopo campeón" le han cambiado todo desde la carne hasta las patatas. Así mil cosas más

David López Castañón dijo...

Anonimo, las fotos están hechas por mí. Nosotros no engañamos ni publicamos cosas que no vemos con nuestros propios ojos.
Sobre el resto de acusaciones al local, las desconocemos, pero no creo que el anonimato y la falta de pruebas sean la manera más recomendable para hacerlo.

Anónimo dijo...

Obviamente las fotos no están trucadas, pero cualquiera que vaya verá que lo que le ponen dista mucho de lo que ponen a críticos y demás, el resto no acuso de nada, solo digo lo que observo y escucho mientras estuve allí, que por cierto no es agradable estar en un ambiente con esas historias si vas a comer y relajarte.

David López Castañón dijo...

Anónimo, no estábamos "críticos", era una cata abierta a clientes. El 95% de las personas que asistieron son personas habituales en el local. Yo fui a comer más veces allí y la tablas que nos pusieron son exactamente las mismas.
Se hizo en la parte de atrás, ocupando la mayor parte del local. Lo de no se agradable para el resto de comensales por el "alboroto", lo puedo entender. Pero había carteles en el local anunciándolo.
Gracias por comentar.