Nueva Visita: Abrelatas con Juan Luis García

Dirección: Ería del Hospital, 5 - La Pola Sieru


Comentarios: Cuando el talento se junta con el talento, no puede salir nada malo. Tuvimos el honor de asistir a otra de las pruebas del Menú Degustación que está ideando Borja para su Abrelatas con maridaje improvisado de Juan Luis García ... una maravilla.

Nos juntamos a cenar los blogueros Historias de un FoddieA Buen BocadoEmpachateFartucate y Fartones. Amigos y maestros que disfrutamos del buen yantar.


Comenzamos con una Caleya Goma 2, lujazo de cerveza. 96/100 en RateBeer (la biblia de la cerveza) y mejor cerveza IPA peninsular en RateBeer. Nada más que añadir. Solo queda disfrutarla y felicitar a Caleya por su trabajo.


Sentados en la mesa, el primer aperitivo del Menú fueron las Sardinas del Cantábrico en Vinagreta de tomate con Cristales de Oro Dulce. Genial contraste de acidez del marinado con los cristales dulce de oro. Muy buenas.


Juan quiso comenzar a lo grande, y nos abrió una botella de Pésico Blanco 2013, vino blanco que sigue mejorando con los años. Pese al sentir popular, si un vino blanco es bueno (y éste vaya si lo es), mejora con los años. La joya de la corona de los blancos asturianos. Vinazo.


Seguimos con la Ensalada de Fabada Caramelizada, caviar de tomate de la huerta asturiana, cebolla fresca, oricios naturales (Tazones) y merengue de manzana reineta. Hubo división de opiniones sobre esa faba caramelizada. A mí me encantó ese contraste de texturas y sabores entre la faba y el merengue. Gran plato.


Cambiamos de vino, Bancales Olvidados 2009, vinazo de la Ribeira Sacra, mencía, tinto, pero muy suave. Entra solo. muy fresco y con una acidez muy equilibrada. Muy bueno.


Copa de quesu del duernu de Sariegu, anchoa de Llanes, mermelada de pimientos del piquillo y vinagreta de verduritas frescas. Uno de mis favoritos de todos los menús que probé allí. Esa mermelada de piquillos es maravillosa, y contrasta genial con el queso y la anchoa. La presentación, de 10, con el tenedor cuesta un poco comerla pero donde no llegó el tenedor, rebañó el pan.


Otra de las joyas de los vinos asturianos, Dominio del Urogallo Retortorio 2012, una parcela de menos de una hectárea de Carrasquín. Vino muy exclusivo y difícil de conseguir, muy sabroso y potente. Una delicia en boca.


Lo combinamos con Salpicón de santiaguinos y manzana ácida. Fue uno de los platos que menos enamoró del menú, quizás por el exceso de la base de salpicón. Pero el contraste de sabores está ahí y con unos ajustes, mejorará.


Y con Potito de crema de patata melosa, mousse de foie y huevo escalfau. Buenísimo plato con una textura impresionante.


El mousse de foie presente en todo momento con el huevo y la patata. Una de las maravillas de la noche.


Para el siguiente vino nos fuimos a Austria, Ungerberg Blaufränkisch 2012, vino prácticamente inexistente en la península. Con una marcada acidez fue una de las grandes sorpresas de la noche. Un primera clase.


No podía faltar el homenaje a Campoviejo y Borja nos trajo el Macarón de compota de Chorizu saludable y Almendra cruda-crujiente. Genial sabor del chorizo saludable de El Hórreo (ya os hablamos de ellos) que combina perfectamente con la galleta. Gran aperitivo.


Seguimos con la Tortilla crujiente de Berberechos al vapor y refresco de lengua de Regaliz rojo. Genial ese contraste de los berberechos con la lengua de regaliz. Ya os lo contamos la otra vez, beberlo es como volver a los 10 años. Fascinante combinación.


Para el pescao, el vino seleccionado por Juan Luis fue Artadi Valdegines 2012, vino de 95 en la guía Peñín, perdón, vinazo. Viticultura ecológica de La Rioja, un tinto fresco que entra muy fácil y que le va genial al salmonete.


Lomo de Salmonete de Tazones al vapor con reducción de caldo de cocido y arbeyos guisaos. Me gustó más la anterior vez. Estaba más flojo de sabor, aunque sin duda es un tema de pescadería. El contraste del salmonete con el caldo de cocido es fascinante.


Otro de los platos estrella de la noche fueron las Crestas de Pitu Caleya guisaes como callos a la asturiana. Platazo impresionante. El caldo buenísimo, las crestas suavísimas ... todos relamimos la pota.


La combinación de mar y montaña fue la Molleja de pato guisada y ligeramente caramelizada al vinagre balsámico de Jeréz con caviar de oricios y boletus a la plancha. Buenísima esa combinación de la molleja con el balsámico y los oricios. Y puntazo del boletus. Buenísima.


Para la carne, volvimos a cambiar de vino, Finca Sanguijuela 2007. Otra de las sorpresas de la noche, vino de Malaga, muy equilibrao y elegante. Aunque claro, después de tomar el Artadi ... complicao olvidarlo.


El plato de carne elegido fue Timbal de carrillera de gochu asturcelta guisada al vino tinto con bomba láctea de quesu Rey Silo y almendres garapiñaes. Platazo asturiano, con una carrilleras de 10. Hubo división en la mesa, a unos nos gustó la combinación con el Rey Silo frío sobre la carrillera, otros la hubieran preferido caliente o como acompañamiento.


Para el postre, el vino fue un Jorge Ordoñez &Co Nº 1, un moscatel de Alejandría que encantó en la mesa. Un vino de Malaga, que combina perfectamente en los aperitivos o, como en este caso, en los postres.


El postre fue el Pastel casero de "Ferrero Rocher". Explosión de chocolate en la boca para finalizar la cena. Costó, pero no quedó nada en el plato. Muy rico.


Empezamos con vino asturiano, y acabamos con sidra asturiana. La maravilla del Llagar de Angelón Diamantes de Hielo, sidra de hielo que produce elogios por igual a los que no podemos parar de beberla y a los que la desconocían. Nunca nos cansaremos de recomendarla.


Gran cena, en gran compañía, con Borja al mando de los fogones y Juan Luis al maridaje con cerveza, vino y sidra. ¿Se puede pedir más? 

0 comentarios: