El Cabanón: Cata de Cervezas Refu y Quesos con Aitor Luis Vega

Dirección: C/Estación, 19-21. Avilés
Teléfono: 678 774 336



Facebook: https://www.facebook.com/Cerveceria-el-Cabanon
Twitter: [@CERVECERIACABAN] https://twitter.com/cerveceriacaban
Instagram: [@pablo_cabanon] https://instagram.com/pablo_cabanon


Comentarios:  Algo especial tienen las catas del Cabanón que se llenan en cuanto Pablo abre la convocatoria, quizá sea lo espaciadas que las hace, lo suficiente como para crearnos mono; la exclusividad de los productos que ofrece, alejado de las típicas catas que abundan ahora; el buen rollo que se genera, marca de la casa, haciendo que los elaboradores estén muy cómodos; o seguramente sea la combinación de las tres cosas. El caso es que, un jueves de Julio, a las 21h, llenamos El Cabanón.


Con Andres Torre, de El Lupulo Feroz como maestro de ceremonias; contamos con la presencia de David y Marc de Cervecería Refu y Aitor Luis Vega y Jose Angel de Exclusivas Vega, uniendo, una vez más, dos mundos tan distintos y a la vez tan iguales como los quesos y la cerveza artesana.


Marc y David son de Baqueira, conocidos desde hace años por Pablo por sus visitas a aquellas tierras, donde tienen una pequeña cervecería y elaboran su propia cerveza. El oasis cervecero de la zona, en medio de una zona muy turística. Su trayectoria como elaboradores comenzó en Guineu, y esperan inaugurar oficialmente (maldita burocracia) su fábrica coincidiendo con el aniversario de su cervecería, en Noviembre.


Todas las cervezas que tienen en común la frescura. Más que buscar la complejidad, la saturación de lúpulo o los sabores muy marcados, lo que buscan en Refu es el equilibrio. Y lo consiguen. Son cervezas que puedes beber una detrás de otra sin llegar a saturar, y que van obteniendo reconocimientos a pesar de estar todavía en pruebas.


Os aviso que la cata fue un poco caótica. El orden de las cervezas fue un desmadre y nos descolocó a todos, pero fue parte del juego, y junto con la locura de Aitor con sus quesos, consiguieron que todo fluyera y la noche fuera memorable. Aitor siempre me pregunta si no me canso de probar sus quesos, y es imposible viendo la variedad que maneja y las infinitas combinaciones que hacen con la bebida.


Comenzamos con Palisandro, la primera cerveza que hicieron. Deben el nombre al barniz que utilizaron en las paredes de la cervecería y cómo esta cerveza alivió las duras jornadas de trabajo y el frío. Una brown ale de 7 grados (para empezar, toma ya!), con un final seco y olor a frutos secos. Cerveza muy peligrosa, no aparenta en absoluto esos 7 grados.


El primer queso de Aitor fue La Jarrandilla, un queso pasiego de vaca, cremoso, suave y con sabor a nata. Muy rico.


Granizo, de Leche cruda de cabra. De Albacete. Lleva virutas de trufa negra que añaden a la cuajada, y tiene esa forma que tanto nos recuerda al Rey Silo. Muy bueno.


Cambiamos de cerveza, We Heavy. Una Scotch Strong Ale de 10 grados. Una cerveza hecha con 6 maltas distintas, un importante toque dulce (aunque sin saturar) y grandes toques a caramelo.


Seguimos con queso de oveja, macerado con ncerveza negra. Señorío de la Mancha, entre 6 y 8 meses de curación para un queso con toques más dulces que los manchegos a los que estamos acostumbraos.


Otro queso de Oveja, de Albacete, hecho con ganadería propia, por una de las queserías que ya es presente y será futuro de la zona. Titán, al estilo Comté y con una afinación mínima de 3 meses. Muy bueno.


Rebajamos el nivel de alcohol para tomar, una Sesion IPA, de 4 grados, muy fresca y ligera, que acaba de ser galardona en la Fira de Poble Nou con la medalla de bronce en su categoría.


Una de las sorpresas de la noche fue el Queso Lola Montez. Proyecto conjunto de la quesería alemana Sennerei Huban y la Kaeskuche Company, que selecciona las flores, mantiene la receta y recubre el queso. En honor de Lola Montez, una bailarina exótica, cortesana y amante del Rey I de Baviera en el S XIX. Geniales las flores aromáticas, para la vista, el olfato y el sabor.


Idiazabal. Más que conocido. Queso de leche cruda de Oveja. Suda. Buenísimo.


Cambiamos a la su IPA, de 6 grados, muy contenida, y que además pudimos tomar en growler (botella de cristal directamente del depósito de la cerveza).


El Pradense. Queso muy pequeño, de kilo o kilo y medio, siempre distintos. Muy artesanos. De leche cruda de cabra. De Cadiz.


Queso Mahón. Tiene una curación mínima de 12 meses, con aceite y pimentón. Tiende a salao. Leche cruda de vaca.


Stilton. Inglés, de leche pasteurizada de vaca. Entra suave y explota en la boca. Buenísimo.


El último queso fue una sorpresa de Aitor. Todos conocemos su amor por el Teyedu, nuestro Cabrales de cabecera. Así que Aitor, explorando su labor de afinador, se propuso intentar imitar en su almacén las condiciones de la cueva de Cabrales.


Para ello, durante 4 meses, y a partir de una cabrales "normal", tras quitar la corteza como hace Pepe, fue humedeciendo el quesos con trapos húmeros y dejándolo reposar hasta conseguir un digno imitador del original.


La última cerveza fue una english stout, ligera de 5 grados. Cremosa, sedosa y con un toque a pimienta en la boca. Muy rica. Mi favorita de todas.


Otra de las sorpresas de la casa, fueron los postres. Caseros siempre y de una calidad excepcional.
Trufa chocolate negro con toques de café. Y Trufa de chocolate negro con interior de cacahuete caramelizado con crocante de cacahuete. Una maravilla.

2 comentarios :

birrasyquesos dijo...

Babeando estoy. Las ganas que tenemos de pillar a Aitor en una cata...

Unknown dijo...

Una cata genial!! Tanto los quesos como la cerveza deliciosos y la compañía inmejorable!!
Como siempre, da gusto asistir a estos eventos donde la diversión y el disfrute están asegurados 😜