Casa Marcial: 25 Aniversario

Dirección: La Salgar, S/N. Les Arriondes
Precio: 90€


Comentarios: Casa Marcial lleva abierto como Casa de Comidas desde 1898, pero este año, se cumple el 25 Aniversario que sus hijos, los hermanos Manzano - Nacho, Esther, Sandra y Olga -, se hicieron cargo del local tras reformarlo, allá en 1993.


Mucho cambió desde entonces, 2 estrellas michelín, 3 soles repsol, multitud de premios, reconocimientos internacionales, otra estrella michelín en La Salgar, Gloria, restaurantes en otros paises ... y siempre manteniendo el estilo de chigre y de casa de comidas en una aldea asturiana, que hace de Casa Marcial un sitio único.


Con motivo del 25 Aniversario, llevan todo el año organizando actos especiales, como cenas con otros grandes cocineros invitados (que retomarán en Septiembre y esperamos acudir a alguna) y un Menú Especial  25 Aniversario donde puedes volver a probar los grandes platos que llevaron a Casa Marcial al éxito.


El menú se une a los que suelen ofertar habitualmente en la casa, y que van cambiando según temporada. Abeu corto y largo, al que se sumó como novedad este año el volver a ofrecer servicio de carta. Todo un acierto.


Comenzamos en la recepción del restaurante con un tinto (a petición nuestra) asesoraos por Juan Luis García, sumiller de Casa Marcial. Singulier Trousseau 2014. Fresco y ácido a la vez. Muy rico.  También quedamos en sus manos para maridar la comida con el vino. Tuvo momentos gloriosos y otros que ... mejor sigue leyendo.


Ya sentados en la mesa, solos en la sala, en mesa de 6, nos cambiamos al Virguería 2015 (Sevilla). Vino salino perfecto para empezar, una especie de palo cortado a la mitad, distinto a lo que estamos acostumbraos. Incluso tiene un toque a levadura ...


Con los entrantes, Almeja Natural con su Sofrito y Granizado de Almeja. Genial ese granizado. Dos almejas, en distintas texturas para disfrutar. Muy bueno.


Crujiente de Algas con Gel de Limón. Presentación espectacular de una miniatura que mezcla alga con cítricos. Crujiente. Para tomar de un bocao.


La decepción de la noche vino con el cambio de bebida. Cerveza Mahou Barrica Original. Completamente indigno del local. Un intento de las grandes industrias cerveceras españolas de acercarse al auge de la cerveza artesana, y que hizo una cerveza bebible, pero no a la altura del nivel del los vinos del menú. Hay opciones cerveceras, artesanas e industriales, infinitamente mejores y más adecuadas al plato y al local.


Croqueta de Jamón. No hace presentar la que seguramente sea la mejor croqueta que vas a probar jamás. Espectacular.



El Pitu y su Entorno. Un crujiente de maíz imitando una cresta de gallo con un salsa suave con sabor a pitu (pollo)


Acabamos los entrantes con un Revuelto de la Casa sobre Torto de Maíz. La primera creación de Nacho Manzano con 13 años. En sus propias palabras:


Surgió en una comida que mis padres le habían dado a unos médicos. Después de pasar la tarde en el restaurante me fui con mi padre a buscar hierba para el ganado y me comenta que prevé que se iban a quedar a cenar y no había mucha comida que darles. Yo sabedor de que los tortos de mi madre eran únicos ya que tenía referencias de los hechos por las vecinas del pueblo, al ser una elaboración popular en mizona. Mientras ayudaba a mi padre me imaginé ponerles encima una cebolla con queso.Cuando llegamos a casa me puse manos a la obra ya que tal como dijo mi padre se quedaron acenar y se lo ofrecí.Fue un éxito total en ese momento. Yo no sabía muy bien si estaba tan bueno o era el hambreque tenían. Ese mismo año se lo ofrecimos a amigos de la casa y todos coincidían en queestaba francamente bueno. Nueve años más tarde cuando volví de hacer mi aprendizaje, sólotenía una cosa clara, que este plato iba a estar en mi primera carta. Como anécdota curiosaseguimos sirviéndolo, realmente forma parte de mi historia y aun planteándome seriamentequitarlo considero que sería una pérdida de identidad hacia el restaurante.Años posteriores en toda la gastronomía asturiana el torto con diferentes cosas encima hapasado a ser un plato totalmente identificado con la cocina asturiana.

Comenzamos con los platos. Verduras veraniegas con emulsión de arbequina y tomate. Fue el plato que menos nos enamoró de todos. Eso sí, el tomate espectacular. Nabo, pepino y emulsión de almendra, que al estar fría, apenas de apreciaba.


Tras el lapsus de la cerveza, cambiamos a la manzanilla, un habitual en la casa. Manzanilla La Arboledilla Poniente y Manzanilla La Arboledilla Levante (Sanlucar de Barrameda). Un proyecto de Bodegas Barbadillo en el que selección botas de manzanilla de la misma edad de crianza situadas en extremos opuestos de la misma bodega. 200 metros entre una y otra. Es el mismo vino, pero no lo parece. Es genial comprobar ese contraste y, además, va a la perfección con el siguiente plato, una de las estrellas de la casa.


Pieles de Sardina. Sardina interpretada de dos maneras, cocida y al vapor. Diferencia de sabores y texturas. Con un aliño dressing japonés. La primera sardina aporta crujiente y texturas, y la otra sabor. Una maravilla de plato.



Una de la sorpresas de la noche fue el Soalheiro Espumante Bruto Branco (Vinho Verde). Un espumoso de Albariño de Portugal, con un toque cítrico, que aguanta en boca, refresca y ese punto de acidez que tanto nos gusta. Muy bueno.


Lo tomamos con Colágeno, Brotes de Berros y Nabo Encurtido. Un plato para tomar en tres partes. A los extremos, anguila y en centro, oreja de cerdo. Impresionante plato, con una combinación entre anguila, cerdo y un caldo reducido para acabar con las existencias de pan. Pan que por cierto, comienzan a ofrecerte en este plato (así se indica en el menú). Ofrecen tres distintos, de centeno, de trigo y de leche y almendra.


La perfección hecha plato fue la Ventresca a la brasa con Jugo de sus Espinas. Fue difícil escoger uno, pero fue mi favorito de la noche. Dos trozos de ventresca, una ahumada y otra hecha en su propio jugo. Jugo que por cierto estaba increíble.


Cambiamos a otro vinazo, Murua Reserva 2001 (Rioja). Grandísimo Rioja, elegante y con una rcp muy buena.


Otro clásico de la casa, Arroz con Pitu Caleya. Nada que decir a uno de sus platos estrella y que estaba realmente bueno. Pitu de los buenos presidiendo un arroz que sabía a pitu. Muy rico.


Para los postres, otra de las sorpresas de la noche. Sidra de Hielo Ibernis. Del llagar El Gobernador.  La primera sidra de hielo del llagar el Gobernador, no es la mejor y todavía le falta, pero es un acierto que un local así apueste por una bebida todavía desconocida y que tiene gran proyección de futuro. Hecho con manzana monovarietal verdialona. Y en botella magnum, algo completamente nuevo.


Con ella, uno de mis postres favoritos de siempre. Panacotta de Apio. O lo amas o lo odias, y hubo división en la mesa, pero a mí me encanta.


Gran Fondillón Brotons 1970 (Alicante). Gran generoso, que entra solo a pesar de sus 18%. Toque amargo y vainillas. Muy rico.


Y acabamos con su famoso Chocolate Menta y Pasión (Copa Jerez 2017). Aparentemente parece un postre "típico" hasta que llegas al centro y descubres un granizado de frutas de la pasión dentro del chocolate. Fascinante.


Café arreglando el mundo en la entrada.


Genial repaso a 25 años de historia. Y a muy buen precio. Desde una pequeña aldea asturiana a recibir visitas de cualquier parte del mundo, sin perder la esencia en ningún momento, utilizando nuestra cocina tradicional como base y poniendo a Asturies en valor a través de su gastronomía. Nos sentimos profundamente orgullosos de la familia Manzano y estaremos ahí para celebrar los 25 siguientes. ¡A por ellos!