El Ferroviario - Txogitxgu

Dirección: Gascona 5 - Oviedo / Uviéu
Teléfono: 985 225 215



Facebook: https://www.facebook.com/elferroviario/
Instagram: [@el.ferroviario] https://instagram.com/el.ferroviario



Comentarios:  Embutidos el Cuco volvió a organizar otra clase maestra con uno de los parrilleros más famosos del norte de la península, Imanol Jaca.  De la anterior clase maestra, hace un par de años, os hablamos aquí. Esta vez en El Ferroviario.


El local se quedó pequeño para curiosos y hosteleros que se acercaron a comprobar cómo se debe hacer correctamente una buena chuleta. Lo primero, por supuesto, es la materia prima, sin la que, por mucho talento que tengamos, no podremos obtener un buen resultado final.


Para ello, Txogitxu selecciona las mejores carnes de vaca vieja gallega y asturiana (y muchas que nos venden como gallegas, siguen siendo asturianas) y las llevan a su parrilla. Por tanto, estamos hablando que cuando comemos carne tgoxitxu, podemos afirmar que en un alto porcentaje, estamos comiendo carne asturiana. Curioso, ¿no?


Una vez seleccionada la carne, en la parrilla, Imanol nos contó que corta la chuleta con 4 o 5cm de ancho. Por supuesto, atemperada unas horas fuera del frigorífico. Lo pone a 200ºC en la parrilla. 3 o 4 minutos, lo tuesta por una lao, le da la vuelta, le pone sal gorda normal de supermercado en el lao hecho. Asa el otro lao otros 3 o 4 minutos. Saca la carne del fuego, la sacude con un golpe para que salte la sal, y la carne está lista para servir.


Para servirla, lo hace en bandejas blancas calentadas a 60ºC para que la chuleta mantenga la temperatura pero no empiece a cocer. Y lo mismo con los platos donde se comerá la chuleta.


¿Parece fácil, no? Pues no lo es. Son muchos años de experiencia peleándose con muchas chuletas hasta obtener ese nivel de excelencia.


Imanol reinvindica la cultura gastronómica vasca alrededor de la parrilla. Y es un placer escucharlo y verlo. Pero hemos de reinvindicar nuestra cultura gastronómica asturiana alrededor de nuestras propias carnes. Tenemos la materia prima, y ahora, ya sí, los maestros parrilleros que consiguen, a través de nuestros productos, carnes o pescados, llevarnos a mundos de placer indescriptibles.


Que este tipo de eventos nos sirva para eso.