Aramburu - Cata de Vinos Especiales de la Bodega Monasterio de Corias

ARAMBURU UVIÉU



Dirección: C/ Fierro, 9
Teléfono: 984 285 781




Facebook: https://www.facebook.com/AramburuAsturias/
Twitter: [@AramburuAstur] http://www.twitter.com/AramburuAstur/
Instagram: [@aramburuastur] https://www.instagram.com/aramburuastur/


Comentarios: A estas alturas de Les Fartures no os vamos a descubrir los vinos de Cangas, una de las pocas zonas que cumplen los requisitos para hacer viticultura heroica en la península, con muy buenos vinos con premios internacionales que los acreditan, que no paran de reclamar que necesitan plantar más viñas porque venden el 100% de lo que producen y que es uno de los revulsivos económicos de la zona una vez cerradas las minas.


Entre todas las bodegas de Cangas del Narcea, Monasterio de Corias es sin duda la más importante, por historia y producción. Llevan casi 20 años haciendo vino, y cada día siguen creciendo y haciendo las cosas mejor. De cara a las Navidades, Aramburu organizó una pequeña cata de los vinos especiales que tiene la bodega, muchos desconocidos para los propios asturianos. Y así lo pudimos comprobar entre los presentes.

Contamos con la presencia de Victor Alvarez, gerente de la bodega que, además de presentarnos la bodega, nos comentó las últimas novedades en cuanto a la mala vendimia de este año debido al tiempo y a los intentos por ampliar viñedos con el Ministerio de Agricultura.


Comenzamos con su Albarín Blanco Guilfa 2017. Único blanco de la cata, dejando claro que la bodega apuesta por los tintos. 2500 botellas, fermentadas en barricas de 500l. Igual no lo sabíais, pero Guilfa en asturianu significa aire frío, como el que soportan las viñas de Cangas. Las barricas le dan un pelín más de complejidad. Nos gustó, aunque lo recuerdo mejor. Con más guarda, gana.


Corias Guilfa Tinto 2014. 60% Uva Carrasquín y 40% Verdejo Negro. Vino potente, con 13,5%, que mezcla el terruño del carrasquín con la elegancia del verdejo negro. Solamente 3500 botellas para un vino perfecto para carnes fuertes. Demasiado alcohólico para mi gusto.


Valdemonje Albarín Negro 2014. Comenzamos con los monovarietales. Un vino que peca de alcolóhico (14%), olor a fruta negra, regaliz ... y en boca tiene buena acidez pero el alcohol puede con todos los matices.


Valdemonje Verdejo Negro 2015. Uno de los favoritos de la noche. 13º de alcohol. Mucho más equilibrado. 12 meses en barrica de roble francés. Capa media. En nariz mucha cereza y en boca, fino y elegante, pero con cuerpo. Me gustó mucho.


Mi favorito de la noche fue el Valdemonje Carrasquín 2013. Últimas botellas de la añada, en breve comienzan a vender la 2014. Solamente 1000 botellas, para una de las uvas más particulares de Cangas. Creo que define a la perfección el terreno, es más ácido, más mineral y con más terruño. El vino viene marcado por la acidez, tiene mucha personalidad y a la vez mantiene el equilibrio alcohólico con 13,5%. Muy bueno.


Acabamos con Pago del Narcea 2015. Mezcla de Albarín Negro, Carrasquín y Verdejo Negro. Edición limitada con etiqueta dorada de un vino del que solo hacen 700 botellas y lo envejecen en roble australiano. Está bueno, más equilibrado que el anterior.


Como veis, vinos para todos los gustos y todas las ocasiones. Vinos más alcohólicos, para comidas más fuertes, otros para disfrutar solamente en copa, vinos para guardar y probarlos en unos años y vinos con personalidad propia que hacen de Cangas un sitio único.