Doña Concha

Dirección: Av. Galicia, 14 - Oviedo/Uviéu
Teléfono:  985 139 682



Facebook: https://www.facebook.com/donaconcharestaurante/
Instagram: [@donaconcharestaurante] https://www.instagram.com/donaconcharestaurante/


Calidad: 4/5
Precio: 23€


Comentarios: Pedro Martino cambió su Naguar de Uviéu por Ribeseya, desactualizándome una de la direcciones del libro de Les Fartures (cabrón 😜), pero creciendo y mejorando profesionalmente, por lo que me alegré mucho por él.


El local del Naguar en Uviéu quedó vacío, y tras varios meses llenos de rumores, al final Miguel se hizo con él para abrir un concepto de Gastrobar más informal que su Delabra original. 


Reforma muy acertada al local, divido en varios ambientes. Zona de barra para tomar copas (con muy buen nivel de whiskys, por cierto), perfecto para tomar la primera copa después de cenar. Detrás de la barra, mesas altas de 6 para compartir mesa con otros comensales. Y en la parte de atrás, cocina vista, y la zona de comedor. 


La carta se centra en varios bloques distintos, según tengas el cuerpo. Selección de Quesos de Aitor Luis Vega, con muy buena representación asturiana. Cocina tradicional típica de casa de comida con un punto más actualizado. Y un toque asiático. Imposible probarlo todo el primer día, pero pinta todo muy bien. 


De aperitivo nos traen unas Mantequillas. De Albahaca, Orégano y Curry. 


Oferta de panes muy ricos. Nos encantó el de Chocolate con trozos de naranja. 


Comenzamos con una Terrina Casera de Foie y Anguila Ahumada. La dejamos atemperar un poco porque gana. La combinación de texturas y sabores está de muerte. Nos encantó. Miguel nos comentó que piensan mejorar todavía más el plato con una bola de helao de manzana al Jérez. 


Poké Hawaiano con Trucha de Manantial. Un plato que mezcla Japón con Hawai, y que está muy bueno. Papaya, arroz, trucha, sésamo, con aliño cítrico. 


Y acabamos con unas Croquetas de Pollo Asado, que fue la parte que menos nos enamoró. Sabor intenso a pollo y relleno casi líquido. Pero muy pasadas y grasientas. La presentación en bonsai, genial. 


No pedimos postres. Para beber, la maravilla de Sidra de Mesa de Viuda de Angelón envejecida en barricas de roble. 1947. Relación calidad-precio inmejorable. Tienen buena representación de vinos y sidra asturiana. Un acierto. 


Pagamos por todo 42€. Local muy guapo en pleno centro. Con cosas por pulir, como es normal ya que acaban de abrir, pero dejando muy buenas sensaciones.