Nueva Visita: Casa Lin

Precio: 45€


Comentarios: Existe el pensamiento entre muchos cocineros asturianos que las sidrerías asturianas tienen poco nivel gastronómico, y yo en cambio defiendo lo contrario. Son guardianas de una gastronomía tradicional, muchas veces castigadas por las modas, y manteniendo la sidra como epicentro del local. Evidentemente, hay muchos sitios para olvidar, como también hay muchas vinaterías o restaurantes que no merece la pena visitar, pero solo por el hecho de que se levante un brazo para echar un culete, ya merece la pena conocerlas, como hecho diferenciador único en el mundo, que tanto valor añadido nos da.

Una de mis sidrerías favoritas desde que tengo uso de razón es Casa Lin, abierta desde 1890 (yo no soy tan viejo, aunque me voy acercando 😅). Local enorme, con distintos ambientes, serrín en el suelo, horréo en el interior, donde el cuidado de la sidra es excelente y la cocina no se queda atrás. Tanto es así, que cuesta encontra mesa un fin de semana, porque siempre está a reventar.

A pesar de ir un sábado en plenas fechas navideñas, la atención es muy cuidada, el ritmo de echar sidra no para y las esperas entre plato y plato son mínimás. Una máquina perfectamente sincronizada.


Nos juntamos a cenar un grupo de amigo, y para beber hubo de todo, incluso vino y cerveza. Yo bebí Sidra DOP El Santu. Denominación de Orígen de Canal. Entra sola. Tienen palos rotatorios de sidra.


Comenzamos con una (muy) buena ración de Zamburiñas. Perfectas. Uno de los platos estrella del local. No fallan.


Almejas a la Marinera con Salsa de Tomate. Muy ricas. El tomate aporta ese toque ácido, aunque viendo las almejas que comimos ... mejor solas.


Navajas. Otro plato que nunca falla. Buenísimas.


Longaniza Cocida de Avilés. Uno de los platos típicos de Avilés, con pimentón. Muy rica.


Y acabamos con un Chuletón de Vaca Vieja de Trasacar. Muy rico, hecho perfecto. Viene además acompañado de un plato de patatas fritas.

Salimos a 45€ por cabeza (ya os digo que añadiendo vino y cerveza). Cocina perfecta, ritmo perfecto, y echando sidra en todo el local. Nos encanta Casa Lin.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Teniendo un blog de gastronomía hay que saber diferenciar entre zamburiñas y volandeiras......y esas son volandeiras!!!!
Luis.

David López Castañón dijo...

Gracias por el aporte, Luis.