Farturruta: Molinos de Xomezana - El Caleyón

Dirección: Palacio - Ḷḷena
Teléfono: 985 492 524



Calidad: 3/5
Precio: 20€


Comentarios:  La ruta de Los Molinos es una ruta muy fácil para toda la familia. Un paseín en medio de la naturaleza para disfrutar de los saberes antiguos aprovechando la fuerza del agua.


Se sale de Xomexana Baxo, un pueblo donde merece la pena darse una vuelta. Muy guapo y muy bien conservao, lleno de hórreos y casas antiguas de piedra rehabilitadas. Puedes aparcar el coche en la plaza circular del pueblo, con fuente incluida para refrescarse. 


La ruta comienza saliendo del pueblo, en dirección a Xomezana Riba. A unos pocos metros encuentras una desviación a la izquierda, que baja en dirección al río. Allí encuentras dos carteles, uno que indica La Ruta de los Molinos, y otro la Ruta de los Vaqueros (circular de unos cuantos kilómetros y dificultad mayor que la os proponemos, pero muy recomendable de hacer, eso sí, con bocata). 


Bajas por la pista en dirección al río, y al poco encuentras, a mano derecha, el primer molino. El Rabil de Sabel. Todos los molinos de la ruta están abierto, y de hecho, alguno sigue en uso, según nos contaron en el pueblo. 


Un lujo poder ver hoy en día todavía construcciones así. Tiene un piso superior que hacía las funciones de almacén. 

Seguimos por el camino pasando por un pequeño puente de madera sobre el río. Las nevadas dejaron algún argayu, así que hubo que rodear en varias ocasiones el camino, esperemos que de cara al verano le den un repaso al camino. De todos modos, nada difícil que no se pueda solventar. 


Al poco, encontramos una Corrá de Castañes. Seguimos subiendo (hay poco desnivel, no os preocupéis) y encontramos el segundo molino. Mulín de Riestra. Y un poco más arriba, el Mulín de Salomé. Mucho más accesible que el anterior. Pegado al río, más pequeño que el primero, pero también en perfecto estado de conservación. 


Para acceder al siguiente molino, El Mulín de la Corra, tienes que desviarte un poco del camino. La puerta también está abierta y podéis visitarlo. Tiene una fuente, además.


Subiendo un poco, encontramos uno de los puntos más guapos de la ruta. Una cascada con una mesa para hacer un alto, o comer. Un sitio precioso, donde pudimos hacer unas fotos, con botella de sidra incluida.


Un poco más arriba, el último molino. En un paisaje maravilloso siguiendo el curso del río y sin encontrarnos con nadie en todo el camín. Naturaleza y tranquilidad. Ahí acaba la ruta, y tienes dos opciones, o volver lo andado y volver a disfrutar de los molinos y el río, o seguir caminando un poco más hasta Xomezana Riba. La ruta de los molinos es poco más de 1Km, y hasta Xomezana serán unos 300m más.



Nosotros seguimos subiendo hasta Xomezana Riba y merece la pena. Otro pueblo precioso. Desde allí tienes unas vistas preciosas sobre la Peña la Portieḷḷa, que merece una ruta por sí sola.


Otro pueblo precioso, muy cuidao y lleno de hórreos. Desde allí tienes dos opciones para volver a Xomezana Baxo. O bajas por la carretera, o, al poco de comenzar la carretera, te meter por un caminín pasando por una ermita preciosa. Ambos pueblos de Xomezana fueron pueblos ejemplares en 1988. Merece la pena su visita.



Apareces justo encima de Xomezana Baxo. Total de la ruta, unos 3Kms. Como veis, facilina y preciosa.


Para comer, tienes varias opciones muy cerca. En los pueblos no hay ningún restaurante.Nuestro sitio favorito de la zona es Casa Farpón, pero quisimos mantener el espíritu de las farturruta y traeros un sitio del que nunca hablamos. Así que nos fuimos en coche hasta El Caleyón, muy cerca de Santa Cristina de Ḷḷena.


El Caleyón es un chigre en medio de Palacio. Puedes dejar el coche en el aparcamiento de Santa Cristina y subir caminando, o, como hace la mayoría, dejar el coche arrimao a cualquier rincón de la carretera. El chigre es pequeño, y tiene una excelente cocina casera. Excelente.


Tienen 5 mesas, así que de fin de semana, es mejor reservar. Porque el local se llenó en nada. Comimos el menú que había, con 4 primeros y 4 segundos a elegir.


De primero Pote. Maravilloso. Faba pequeña, buena verdura, sabor picante de la morcilla. Mención aparte, la morcilla, espectacular. Ese toque picante de la zona, me maravilla. Buena pota al centro, para repetir las veces que haga falta (nosotros, hasta 3 veces).


De segundo, probamos dos cosas. Callos con patatas fritas. Suaves. No pican mucho. Ricos.


Y Carrilleras. Muy buenas. Se deshacen solas, y con una salsa buenísima. También vienen acompañadas de patatas fritas.


Los postres bajaron el nivel. Arroz con Leche. Rico.


Y Tarta de Queso. Rica también.


Pagamos 22€ por el menú. Como veis, tirao de precio. Ruta fácil, preciosa y con un sitio muy cerca para daros un homenaje muy barato. Farturruta perfecta.