Vino y Cachopu - Marimorena

Dirección: Calle Jovellanos, Nº8, Oviedo / Uviéu
Teléfono: 985 203 606

Comentarios: ¿Tú con qué comes el cachopu? Fue la pregunta que nos hizo David Fernández-Prada al poco de sentarnos en La Marimorena, y la respuesta fue casi unánime, o con sidra natural o con vino tinto.


Ya sorprende bastante a los no asturianos que tomemos cachopu con sidra natural (y luego cuando lo prueban, lo entienden perfectamente), pero el juego iba más allá para sorprendernos a los propios asturianos con productos que, a priori, no casan, maridan, harmonizan, o como lo queráis llamar.


La idea era probar 4 vinos y 2 cachopos. 2 vinos con cada cachopu. Y fue un experimento que gustó mucho.


Comenzamos con su Cachopu Primitivo. El cachopu ganador del concurso en 2017. Genial presentación, muy cuidada, para un cachopu rebozado con harina de trigo y relleno de queso azul La Peral y jamón de Gochu Astur-Celta. Predomina el sabor a queso azul. Viene acompañao de una guarnición de puré de patatas con un toque de mantequilla y una lechuga.


Y lo probamos con Raventós i Blanc de Nit Reserva Brut Rosat 2016. Color ligeramente rosáceo, muy fresco y con sabor a fruta . Está rico.


Seguimos con La Val 2012. Albariño fermentado en barrica. Cítrico, mineral, seco. Un albariño más complejo que los que estamos acostumbrados a tomar. También gustó.

Cambiamos de cachopu, Asturies, de Occidente a Oriente. Cachopu ganador del concurso en 2018. Cachopu muy original con doble rebozao, la mitad con pan de escanda y la otra con pan de maíz. De relleno, una crema mezcla de tres quesos: Gamonéu, Afuega'l Pitu Atroxáu y Taramundi con Nueces. Viene además con un poco de puerro para darle jugosidad y jamón ahumao de Tinéu.


 Lo probamos con dos tintos, Habla del Silencio. Vino más que conocido, facilón .


Y con mi favorito de la noche, Arnegui Reserva 2013. Un Rioja clásico, que cumple perfectamente y que con carnes como el cachopu va perfecto.

Al final, debate interesante. La combinación ganadora para el público fue el cachopu con el cava. Sorprendente, pero reconfortante. Algo de gas y que limpie la boca nos gusta, quizá por el recuerdo a tomarlo con sidra, quizá porque nos estamos abriendo a otros sabores y dejando atrás los clásicos. De todos modos, estos juegos siempre están genial, para reafirmarse en los gustos de uno, o para probar cosas nuevas.