Cuan Mor

Dirección: 60 George St - Oban - Escocia
Teléfono: +44 1631 565078





Web: https://www.cuanmor.co.uk/
Facebook: https://www.facebook.com/CuanMor/
Twitter [@cuanmor]: https://twitter.com/cuanmor
Instagram [@cuanmoroban]: https://www.instagram.com/cuanmoroban/


Calidad: 3/5
Precio: 18€


Comentarios: Llegamos a Oban, una de las capitales marineras de Escocia. Un pueblo bastante guapo con un paseo por el puerto, donde ves continuamente entrar barcos a descargar el pescao. Todos los restaurantes están enfocados a la mar. Gastronómicamente era nuestro último cartucho del viaje, y viendo lo visto, no estuvo mal del todo.


El restaurante más conocido es el Ee-USK, mencionado por Michelín y con muy buenos precios. Pero fue imposible reservar mesa, estaba lleno. Así que siguiendo recomendaciones del sitio donde nos alojábamos, fuimos a Cuan Mor, una especie de cervecería con toques modernos y mesas hacinadas, lleno hasta los topes de gente.


Nos dijeron que esperáramos 1h en barra con un busca, y que nos avisaban cuando hubiera mesa. Casi lo agradecimos porque así cenábamos a una hora "decente", las 9 de la noche y mientras podíamos tomar unas cervezas.


Sentados en la mesa, con vistas al puerto, continuo trasiego de gente y camareros. Mesas con mucho pesacao, pero también con hamburguesas y "fish and chips" (eso no puede entrar jamás en categoría pescao :)).


Pedimos unos Scampi and Chips. O sea, una especie de croquetas de gamba con patatas congeladas y una salsa tartar. Típico plato de fritanga.


Y aquí venía la prueba. Besugo. Buena ración de besugo, muy barato para el precio al que aquí estamos acostumbrados. Bien hecho, aunque sin apenas sabor. Y soso. Viene acompañado de limón, ensalada y unas patatas congeladas dulces.


Para beber, buena selección de vinos, cervezas en cañero, bomba y botella y alguna sidra. Pedimos varias cervezas locales en cask-bomba. Ricas y a temperatura ambiente. Y también sidra escocesa, que no va a pasar a la posteridad.


Pagamos por todo, 37,58€. Buena relación calidad-precio.


Pd: los whiskys posteriores en el local no los incluyo en el precio. Pero una de las visitas más recomendables de Oban es a su destileria. Un whisky riquísimo, asequible y con una visita que merece la pena, aunque dentro de la fábrica no dejen hacer fotos por culpa del manejo del alcohol.