Lambic, About Time & Passion - El Cabanón - Brujería

Dirección: C/Estación, 19-21. Avilés
Teléfono: 678 774 336



Facebook: https://www.facebook.com/Cerveceria-el-Cabanon
Twitter: [@CERVECERIACABAN] https://twitter.com/cerveceriacaban
Instagram: [@cerveceria_cabanon] https://www.instagram.com/cerveceria_cabanon/


Precio: 56€


BRUJERÍA

Dirección: C/ Estación, 18 - Avilés
Teléfono: 985 087 520



Facebook: https://www.facebook.com/brujeriatapas/


Comentarios: Ya perdí la cuenta de los días especiales que voy viviendo en El Cabanón, independientemente de las vivencias personales, la labor, no ya solo por la dignificación de la cerveza, sino de la cultura en general, que están haciendo, es encomiable.


Y muchas veces contra viento y marea. Como en este caso. Un documental que venía de presentarse solamente en Nueva York y Barcelona, se pudo traer en tercer lugar a Asturies gracias al empeño de Pablo Cabanón, con muchas dificultades y cero apoyo de las instituciones. Luego se nos llena la boca con poner Avilés y Asturies en el mapa ...


Al final el espacio donde se proyectó el documental estuvo a la altura de las circunstancias y nos fuimos al Hotel NH Ferrera, en pleno centro de Avilés, para disfrutar de la proyección de "Lambic, About Time & Passion", un documental elaborado por Dani Ruíz, de CerveTV, donde se nos invita a viajar por el universo local de las cervezas lámbicas, mezclando los puntos de vista más tradicionales, con los más modernos, y con los que conjugan ambos.


Sobre las cervezas lámbicas ya hablamos mucho en Les Fartures, una cerveza que se elabora de una forma muy similar a nuestra sidra asturiana, 1 vez al año, en los meses de invierno, y que fermenta espontáneamente, para producir una cerveza ácida, que posteriormente se guarda en barricas y se trasiega o mezcla para conseguir la bebida deseada en botella. Así, podemos beber lámbicas jóvenes de 1 año, más suaves y sin apenas gas; Geuze con una mezcla de cerveza de uno, dos y tres años, con una segunda fermentación en botella; e incluso Kriek, con una mezcla en la maceración con frutas como guindas, frambuesa o uva para dar un toque afrutado al ácido. Esta cerveza tiene Denominación de Orígen y se elabora de la misma forma desde hace cientos de años exclusivamente en la zona de Bruselas y alrededores.


El documental es muy recomendable, un saber ancestral, que estuvo a punto de desaparecer, pero que está viviendo una tercera juventud con el enganche por la cultura saludable y local de los jóvenes. Nuevos retos que te recuerdan mucho al (gran) poder de adaptación de nuestros llagares, a sus mismas problemáticas y que dan pistas sobre cómo afrontar el futuro.


Tras el documental y un mini debate, nos fuimos al Cabanón a la "sesión vermú", que estuvo protagonizada por las cervezas lámbicas.


Para comer, justo en frente del Cabanón, La Brujería. Un sitio que nos encanta, que domina desde las propuestas más divertidas y desenfadas para picar algo, hasta los guisos asturianos más tradicionales. Jacobo Rodríguez cocina muy bien y su equipo funciona a las mil maravillas. Además, tienen una relación calidad-precio estupenda. Jacobo tenía la dura tarea de elaborar un menú a la altura de las cervezas que íbamos a probar, muy, muy exclusivas y alguna muy difícil de conseguir. Por lo que, según nos explicó, optó por elaborar un menú tradicional, graso, para compensar la acidez de este tipo de cervezas, y acertó completamente. La mesa dudó qué estaba mejor, si las cervezas o el menú, aunque lo mejor, como siempre, es decir que la conjugación fue perfecta. Gran trabajo de La Brujería.


Comenzamos con una maravilla. Cantillon Grand Cru Bruocsella (2015-2016). Lote muy exclusivo que no se mezcla y se guarda 3 años en barricas de roble. Una cerveza sin apenas carbonatación, que generalmente se bebe en bomba de mano (cañero sin gas inyectado) y que son las que bebían antiguamente los granjeros de la zona. Por textura e incluso sabor, es lo más parecido a un vino blanco que vas a tomar en cuestión de cervezas. Buenísima. A 45€ la botella de 75cl.


¿Con qué maridar esta joya? Con un Pastel de Cabracho. Pero de los buenos. Jugoso, potente. Lleva un crujiente de alga y arroz, que da todavía más potencia. Y un alioli mezclado con la propia cerveza. Buenísimo.


Tilquin Oude Quetsche à l’Ancienne. En cañero. Cerveza lámbica a partir de la fermentación de ciruelas, y posteriormente mezclada la lámbica jóven de 1 años, con la que ya tiene 2 años en barrica, en una nueva barrica por espacio de 4 meses. Tilquin es una las fábricas de cerveza lámbica que apenas hace producción propia y compra la lámbica jóven a otras cerveceras para manipularlas a su gusto. Son unos magos de las mezclas. La cerveza es ácida, pero a la vez notas la fruta madura. Es perfecta para iniciarse en el mundo de las lámbicas.


La genialidad de Jacobo fue atreverse a mezclar esta lámbica con una Fabada. Y triunfó. La cara de sorpresa de la gente al ver el plato de fabes fue digno de ver, pero todavía fue mejor ver la cara de satisfacción al mezcla la primera cucharada con un trago de cerveza. Combinación maravillosa entre un plato tan contundente, que por cierto, estaba increíble. La faba viene de Tierra Vaqueira, un nuevo proyecto que tienen entre manos, y es espectacular. Y el compangu estuvo a la altura, de Embutidos Naveda. Densa, con muchas horas detrás, y con un sabor impresionante. Costó contenerse para no repetir. 


Si el nivel cervecero era muy alto, lo de la 3 Fonteinen Oude Geuze Cuvée Armand & Gaston fue un auténtico espectáculo. Sin duda, una de las mejores Geuze que puedes encontrar en el mercao, muy difícil de conseguir. Elaborada a partir de lámbicas envejecidas en 7 barriles diferentes, de 3 Fonteinen de 2013, 2014 y 2015. Envejecida en barriles de roble, es una cerveza en constante evolución. Su proceso natural de fermentación continua en la botella. Aroma afrutado, a manzanas y limón. De espuma muy ligera. De agradable acidez, que se suaviza a medida que madura. Maravillosa. 


La tomamos con otro platazo, Pitu Caleya de Arlós. Una crema con los hígados del propio pitu, y una guarnición de setas y pimientos. La carne se deshace, tiene intensidad pero mantiene la elegancia. Y queda genial con la cerveza. 


Para los postres, nos fuimos a las cervezas tipo Kriek, Mariage Parfait. Lámbica de 1 año mezclada con cerezas maduras. 400gr de cerezas por litro. Posteriormente se madura unos 6 meses en barricas de roble. Como curiosidad, decir que es una cerveza que se mantiene en botella un mínimo de 20 años, y está lista para ser degustada dos años después de su embotellado. Fue la que menos me enamoró de todas. 


La tomamos con Queso la Peral. Y la verdad es que van genial, es un maridaje perfecto. 


Y con Chocolate & Cereza. Praliné con barquillo, chocolate, y un toque de cereza. Muy bueno. 


Además contamos con la Carlos de Cerveza Agullons, famosos por elaborar cervezas de fermentación espontánea (recordad que solamente se pueden llamar lámbicas a las elaboradas en la zona de Bruselas) en los alrededores de Barcelona, a presentarnos sus cervezas en la una tarde que se alargó hasta altas horas en El Cabanón. Una vida llena de pasión dedicada a la cerveza en su masía catalana. Merece la pena la visita. 


Un día para recordar. Cerveza, cultura, mucha pasión, tradición, nuevas formas de vender un producto ... y todo organizado por un pequeño hostelero avilesino. Sin duda, es para sentirse orgulloso. ¡Puxa'l Cabanón!