Hover Setting

default

Farturruta a Braña de Mumián comiendo en la Casona de Lolo


Dirección: Caunéu - Somiedu
Teléfono: 985 763 4


Calidad: 4/5
Precio: 25€




Comentarios: Nos vamos a Somiedu, sin duda uno de los lugares más espectaculares de Asturies. Vamos a hacer una ruta fácil, para toda la familia, con vistas increíbles, con una cultura ancestral que esperemos que no se pierda, y parando en una casona preciosa donde vais a comer de lujo. 


Para quien no lo sepa, una Braña es una aldea de montaña donde pasan el verano los vaqueiros cuando suben el ganao en busca de los pastos de alta montaña. En esta zona, además, están formadas por cabanas de teito, cuyo nombre proviene del tejado vegetal, normalmente de escoba, que cubre la vivenda hecha de pierda y de planta cuadrada o rectangular. Normalmente dividían la estancia entre el "llar" para los humanos, y la "tenada" para los animales. Quedan todavía algunas brañas por Somiedu, y hoy vamos a visitar una de las más famosas, la de Mumián.


La ruta son unos 6Km, con paradas para hacer fotos y visitando tranquilamente la braña, tardamos unas 2h y media en ir y volver. Tampoco hay mucho desnivel, solo un poco al inicio, así que la ruta se hace muy bien, y como, además, es corta, podéis parar las veces que necesitéis sin que se os eche el tiempo encima. 


Dejamos el coche en el aparcamiento que hay en el desvío a Ḷḷamardal, en la carretera al puertu de Somiedu. 


Y ya veís que las vistas prometen. 


El primer tramo es una subida por asfalto hasta el pequeño pueblo de Ḷḷamardal. Tiene alguna casa rural, y mucha ganadería. 


En cuanto lleguéis arriba, merece darse la vuelta para recuperar fuerzas y admirar la vista. 


Al final del pueblo, encontramos un sendero con una marca que indica el inicio de la ruta. 


A partir de aquí, toda la ruta es por sendero. No hay pérdida posible. 


Entramos en una zona de bosque preciosa, llena de hayas, abedules, avellanos, castaños, y algún roble. 


Y de repente, se abre un enorme claro con un camino que atraviesa la montaña. Un camino precioso, pero con una buena caída, por lo que es necesario ir con cuidado. Nosotros además tuvimos de compañera a la niebla, que además nos impidió continuar la ruta más allá de la Braña. 


Las vistas, con o sin nubes, con o sin niebla, son espectaculares. Aquello tiene un encanto especial. 
Es un camino precioso, con una subida muy suave. Justo al llegar al final, encontramos un mirador natural, el Cantu Mostachal donde podéis ver el valle por el que pasa el río Somiedu y Caunéu, que es el pueblo donde después iremos a comer. 


Al poco ya llegamos a una pradera donde vemos al fondo la braña con los teitos. 


Solo queda una pequeña bajada, y comenzar a perderse entre los teitos. 


Los teitos está muy bien conservados. En cada uno podéis ver cómo se usan los piornos (o escobas) para hacer el techo, y cómo cada uno tiene una zona delimitada con piedra donde el ganao podría pastar. 


La vista es espectacular. 


Subiendo a la parte alta de la braña, encontramos la Fuente'l Cañu


En ella podrás encontrar unos curiosos agujeros, demonimados Oḷḷeras, donde se conservaba la leche a baja temperatura gracias frescor del agua. Se introducían las lecheras en ellas y así no se cortaba. 


Podéis seguir subiendo, la ruta sigue. A unos 3kms encontráis el Fayéu de la Enramada. Un hayedo espectacular, que es zona reservada, por lo que no se puede abandonar el camino en ningún momento. Incluso podéis seguir hasta el pueblo del Coutu y volver, que os llevaría en total unas 4h el trayecto completo. 


Nosotros dimos la vuelta. Volvimos a hacer las últimas fotos a la braña, e iniciamos el descenso de vuelta al coche. 


La Casona de Lolo queda en el camino de vuelta (salvo que volváis a Lleón), a solo 4,2kms del aparcamiento, en el pueblo de Caunéu.  Es muy conveniente reservar porque suele estar lleno. 


El pueblo es muy guapo, el conjunto de la Casona es increíble. Corresponde al antiguo palacio de Peláez, del SXV. Tiene además a la derecha una terraza con unas vistas increíbles, fuente y zona de aparcamiento. 


Dentro, zona de taberna. Preciosa. Fue donde comimos nosotros 


Y un comedor que no se queda atrás. Decoración muy cuidada. 


No había menú de fin de semana. Pedimos de carta y nos encantó todo. 


Comenzamos con Pote Asturianu. Al modo occidental, sin faba y caldoso. Sabor muy, muy bueno. El único pero es que nos dijeron que pidiéramos mejor media ración, y se nos quedó un poco corto. Además viene en unas mini potas individuales, y nosotros somos más de pota al centro de la mesa para compartir. El compangu también muy rico. 


Nos dijeron que no nos podíamos ir sin probar los Tomates de la huerta de casa. Y menudo espectáculo. Sabor puro. Increíble. Si estáis en época, no dejéis de probarlos. La módena sobra. 


Pedimos unos Callos (las patatas tuvimos que pedirlas aparte). Muy buenos, textura. Les falta un poco de picante, pero le pueden añadir el que quieras. 


Los postres no se quedan atrás. Requesón con COulís de Frambuesa. Excepcional. Contraste de dulce y ácido genial. Nos encantó. 


Y Mousse de Limón con Castañas en Almibar. Otra maravilla. La textura de las castañas con el mousse queda genial. 


Para beber,  Sidra Brut Nature EM. Atención, cosecha 2013. ¿Quién dice que la sidra hay que beberla del año? Muy rica. 


Pagamos por todo, 49,30€. Como véis, relación calidad-precio buenísima. 


Después de comer, nos acercamos a Urría, a tan solo 8km de Caunéu. Desviándonos a La Pola Somiedu, subiendo por la carretera al Vaḷḷe (de Ḷḷagu). 


Allí se encuentra un hórreo muy curioso, el único que queda en Somiedu hecho con teito, es decir, con el mismo techo que la braña que visitamos en Mumián. Y además, es el único hórreo de Asturies construído con madera de haya.


Data del SXVIII. 


Brañas, paisajes de ensueño, bosques mágicos, un antiguo palacio donde comer comida tradicional buenísima y un hórreo único en el mundo. Maravillosa farturruta. 

No hay comentarios