Farturruta Forcón dos Ríos - Casa Rodil


Dirección: As Poceiras - Santalla d'Ozcos
Teléfono:  985 626 185



Web: http://casarodil.com/
Facebook: https://www.facebook.com/HotelRuralCasaRodil
Instagram: [@casarodil] https://www.instagram.com/casarodil/


Calidad: 4/5
Precio: 26€


Comentarios: Nos vamos de Farturruta por el suroccidente asturiano, dentro de la Comarca de los Ozcos, declarada Reserva de la Biosfera por UNESCO en 2007. Si buscáis un sitio donde perderos, relajaros y no encontrar apenas a nadie, esta es vuestra ruta. La ruta es idónea para toda la familia, no tiene ninguna dificultad y mezcla paisajes majestuosos, bosques mágicos y aldeas con un encanto y valor cultural increíble.



La ruta es circular, así que da igual desde donde salgáis. Nosotros vamos a salir desde el propio restaurante para acabar allí la ruta. En total son unos 13,5kms y se hace, parando a hacer fotos, en una 3h y media.


Casa Rodil es un hotel rural precioso, con un chigre-tienda donde parece que entras en otra época, con huerta propia, una cocina maravillosa y un cuidao por su entorno que deberíamos tomar como ejemplo.


Aparcamos el coche en el aparcamiento de Casa Rodil, alrededor hay sitio de sobra además. Y comenzamos la ruta. Como es círcular, da igual el sentido en que la hagáis. Yo os recomiendo que sigáis el que hice yo, que además fue el que nos recomendaron en Casa Rodil.


Os metéis por el pasadizo entre Casa Rodil y la casa de piedra y pizarra de la derecha, y giráis a la izquierda. A partir de ahí no hay pérdida. El camino está marcao y bien conservao.


Comienza una bajada preciosa, en una zona de bosque de robles y castaños.


Hasta cruzar el Rio Barcia.


A partir de ahí comienza una ligera subida.


Hasta llegar al pueblo d'A Veiga del Carro. Un pueblín muy guapu.


Estamos un poco atentos a no desviarnos de la ruta, giramos a la derecha y en seguida, encontramos la Capilla de la Virgen del Carmen, con un teixo al que no le vino muy bien que hicieran un camino al lao, pero que siempre presta ver.


Y aquí comienza la parte más guapa de la ruta. Y eso que hasta ahora era preciosa.


Con el brezo (gorbizu) florido, y la inmensidad del paisaje del occidente asturiano.


Nos metemos en un bosque lleno de olores, sonidos y colores.


Y bajamos hasta el Forcón de Ríos, o sea, la unión de los ríos Villanueva y Barcia.


Después de cruzar el puente de madera, disfrutas de la maravilla del paisaje.


Una maravilla


Seguimos entre fresnos, abedules, robles y castaños.


Hasta llegar al tramo de carretera que hemos de cruzar, camino de As Casias.


As Casias es una aldea preciosa, con un conjunto de casona, horreo y torre.


Desde ahí, una bajada hasta el pueblo de A Valía, al que accedemos cruzando el río Villanueva.


Otra preciosidad de pueblo, muy cuidado, por el que merece la pena perderse. Cuna de la familia Lombardía, que dicen que eran relojeros e inventores, originarios de Vizcaia, de hecho hay una inscripción en el pueblo con ese nombre.


Abandonamos el pueblo y subimos por camino estrecho admirando las últimas casa.


Hasta encontrarnos la antigua capilla abandonada, con un arco impresionante.


Seguimos subiendo hasta llegar a San Xulián, donde apenas quedan ya habitantes. Pueblín muy guapo, con alguna casa dedicada al turismo rural, otras ganaderas rehabilitadas y un pasado lleno de vida.


Salimos de San Xulian, entre claros con la inmensidad del paisaje. Hay algun repecho, pero se hace llevadero.


Y tramos de bosques de castaños, robles y abedules.


Bajamos hasta Caraduxe. Una bajada preciosa paralela al río, que vamos viendo al fondo.


Caraduxe es otro pueblín precioso rehabilitado, con un negocio para hacer apiturismo.


A partir de aquí, la pista se convierte en carretera. Estrecha y donde no nos cruzamos ningún coche, pero siempre recomendamos extremar las precauciones. Las vistas sobre el valle del río Agüeira son espectaculares.


Desde allí, llegamos hasta Ferreirela de Riba. Si vais con tiempo, os podéis desviar a Ferreirela de Baxo, donde está la casa natal, convertida en museo, del Marques de Sargadelos y el Mazo de Mazonovo. Muy recomendables ambas.


Nosotros seguimos hasta Santalla, que también merece una parada. Nosotros íbamos con el tiempo justo y continuamos de largo, aunque es un pueblín muy guapo y cuidao.


La ruta bordea Santalla, y es su punto de partida. Aunque como ya os dije, al ser circular, da igual de donde salgáis.


Comienza una subida por pista hasta el área recreativa del Millarado. Con campo de fútbol.


Desde allí, ya nos queda una bajada muy agradable.



Hasta llegar a nuestro punto de inicio, As Poceiras.


Llega la hora de sentarse a comer. Además de hotel rural (ved las fotos de su web, es precioso), es un chigre-tienda.


Tiene comedor, pero si puedes, come en la zona de la taberna, muy cerca de la chimenea. Es una maravilla.


Pedimos el menú. De primero Caldo. Lo van haciendo con las verduras de temporada de su propia huerta. Nos tocaron fréjoles. Ese mismo fin de semana lo tenían de hojas de cebolla.


Y estaba buenísimo.


De segundo, Chuletón. De la ganadería de en frente. Qué maravilla de carne. Tierna. Se deshace. Y como veis, es enorme.


Y de postre, la sorpresa. Tortilla al Ron. ¿Un postre tipico cubano en As Poceiras? Pues sí, aquí se ve el pasado emigrante de Casa Rodil, ya que es un postre que trajo su bisabuelo de Cuba, además del dinero suficiente para construir Casa Rodil.


Es hipnótizo cómo la flambean. Y está buenísima.


Para beber, agua Fuensanta.


Con Píntega. Cerveza artesana de la zona de A Fonsagrada.


Pagamos 53€. 2 personas. Pero esa comida es impagable. Cuarta generación. Desde 1829.


Maravillosa Farturruta, unión de ríos, pueblos y cultura del suroccidente asturiano.