Hover Setting

default

Farturruta Ruta del Augüeira comiendo en As Cortes

  
Dirección: Pezós
Teléfono: 985 627 018


Calidad: 3/5
Precio: 12€


Comentarios: Nos vamos a explorar Pezós, un concejo del occidente asturiano muy desconocido. Un  ruta muy guapa, de apenas 10kms y 3h y media de duración, que pasa por ríos, bosques preciosos, antiguos molinos, paisajes espectaculares típicos del occidente y pueblos preciosos casi abandonados declarados Bien de Interés Cultural.


Es una ruta circular, que se inicia en el mismo pueblo de Pezós, y que termina allí, justo al lao, además del Hotel-Restaurante As Cortes, lugar donde cuando acabe la ruta vamos a comer. La ruta tiene un desnivel acumulado de unos 400m, hay un par de repechos cortos duros de subida para ganar altura después de bajar al río Augüeira. 


Aparcamos el coche en el Palacio de Ron en Pezós, con origen en el SXVII. Ya os hablamos de otro palacio de la misma familia en Cecos (Ibias), cuando visitamos la Bodega Siluvio


Merece la pena perderse por Pezós, un pueblín muy guapo y cuidao. Bajamos atravesando el pueblo y en seguida encontramos la última casa con pista hormigonada hasta donde empieza propiamente la ruta. 


Acabada la pista, comienza una bajada pronunciada (a la vuelta hay que recuperar ese desnivel) preciosa hasta el Río Augüeira. Una bajada de 1 con un bosque precioso de castaños y suelo empedrado. 


Preciosa bajada. 


Cruzamos el puente sobre el Río Augüeira. 


Comienza una subida donde en otro kilómetro casi recuperamos el mismo desnivel que bajamos. Pero con estas vistas, se hace llevadero. 


Con salidas y entradas constantes en el bosque. Cuando sales, paisaje espectacular. 


Cuando vuelves a entrar, paisaje espectacular. Incluso encuentras Corros para recoger las castañas. 


La ruta está indicada en todo momento. 


Una vez ganada altura, tenemos que volver a descender hasta el río, esta vez el Río Ío


Y para ello, tenemos que volver a adentrarnos en otra preciosidad de bosque. 


Como veis, el contraste del paisaje típico del occidente asturiano, con los bosques de fayes, carbayos y castaños, es espectacular. 


Tras la bajada, nos encontramos con un puente de madera por el que tenemos que cruzar. 


Tiene una mesa para sentarse a comer, y justo en frente los restos de un antiguo molino. 


Si continuamos un poco  por la senda, encontramos en seguida el Molín de Sequeiros. Un entorno precioso, con mesa para descansar un rato y unas pozas para bañarse que tienen que ser una maravilla en verano. 


El Molín está en pie, pero poco más. Una pena, porque restaurado sería una maravilla para visitar. Un molín hidraúlico, con tres plantas. El Infierno, donde se está la maquinaria de rotación; la sala de moler y en la parte superior, la pequeña vivienda del molinero. 


Tras un pequeño descanso, seguimos caminando. Salimos de la zona del bosque que veis en la foto, y comenzamos a subir en zig-zag. 


Es el segundo repecho "curioso" de la ruta (ánimo, solo queda el último). Kilómetro y medio de subida en total. 


Acabamos la pista forestal por la que subimos, que tiene unas vistas preciosas, y seguimos por el camino que nos indica la ruta.


Volvemos a entrar en una zona de pinos y algún castaño. En esta zona, la subida es mucho más tendida y en la mayoría de los sitios, ya se llanea. 


Hasta que encontramos en mitad del camino, la Capilla de San Miguel. Del SXVIII.


Al poco, llegamos a un aparcamiento que nos indica que comienza el pueblo de Argul


En realidad, no haría falta visitar el pueblo, ya que el camino continua haciendo 180º desde el aparcamiento. Pero os recomiendo que os perdáis por Argul. Es una preciosidad. 


Declarado Bien de Interés Cultural en 2004, tiene apenas 30 casas, y no queda mucha gente viviendo. Aunque cuando fuimos vimos bastante actividad por el pueblo. Arquitectura tradicional muy cuidada, con pasadizos preciosos entre casas y unas vistas muy guapas. 


Volvemos por nuestros pasos, y en la zona del aparcamiento, tomamos la carretera de la izquierda. La única que llega al pueblo. 


Es una bajada por carretera, de unos 2,2kms, hasta el Río Augüeira. En carretera siempre recomendamos precaución, aunque pasan pocos coches. 


Y además, tenéis estas vistas. 


Llegamos al puente que cruza el río. 


Y comienza el último repecho de vuelta a Pezós. Ya casi podemos oler la comida. El primer tramo de subida se hace por carretera. 


Y en seguida encontramos una desviación a un camino (podríais seguir por la carretera pero, además de ser más guapo, ahorráis distancia por el camín). 


La última parte es una subida de 1km con un desnivel de 150m. Por un camino precioso. 


Comienzan a aparecer las casas de Pezós. 


Y nos vamos a comer a As Cortes, el único restaurante de Pezós. También es hotel rural. 


Un local precioso, muy cuidado. Con una barra de madera tallada maravillosa, y casona de piedra. Mesas para tomar algo. 


Una terraza impresionante. 


Y en la parte de atrás un comedor precioso. 


Nos cantaron el menú. De primero, Sopa de Fideos. Muy rica. En pota. 


Y de segundo, Carne Guisada. Buenísima. 


Con Patatas Fritas y Pimientos. 


Para beber, preguntamos por vinos de la zona. Nos dijeron que plantaron uva autóctona el año pasao y que esperan en unos años producir su propio vino. Hasta entonces, compran la uva en el Bierzu  y elaboran el vino en Pezós. Iniciativas guapas que esperamos seguir de cerca. 


De postre, Flan Casero. Muy rico. 


Pagamos 12€, con café. Nos encantó. 


Después de comer, es visita obligada el Mirador de A Paicega. Queda muy cerca en coche de Pezós, e incluso es una buena candidata para hacer como Farturruta. Son 8kms desde Pezós, con un desnivel aproximado de 300m. Nosotros nos acercamos en coche a Sanzo, aparcamos el coche allí y fuimos caminando el kilómetro que separa hasta A Paicega. 


A Paicega es un poblado que se construyó a mediaos del siglo pasao, específicamente para la construcción de la Presa de Gandras de Salime. Vivieron en el poblao unas 2000 personas. Hoy en día el pueblo está abandonao, pero las vistas sobre el Río Navia son impresionantes. 


Palacios señoriales, bosques de castaños, molinos hidráulicos, pueblos medievales del SX y miradores impresionantes. Preciosa Farturruta por un concejo muy desconocido en Asturies.

No hay comentarios