Hover Setting

default

El Café de Pandora

Dirección: San Bernardo, 6 - Avilés
Teléfono: 985 569 460



Calidad: 4/5
Precio: 60€


Comentarios: Cuando era un crío, mi güela, en los días especiales, me llevaba al Cafe Pandora a tomar un helao. Un sitio precioso, en pleno centro de Avilés, con una terraza interior maravillosa. Con los años, yo acabé repitiendo liturgia cada vez que quería impresionar a alguna chica del instituto. 

El Café de Pandora pasó de ser una cafetería familia a un restaurante cuando su hijo, Alejandro Villa, se puso al frente de la cocina tras años de formación en grandes restaurantes. Así que quise seguir manteniendo mi liturgia y me llevé a dos amigos para impresionarlos, y vaya si los impresioné. 

No pude sacar fotos de la terraza porque, en invierno la desmontan, pero hacedme caso e id a visitarla cuando podáis. 


Empezamos con un poco de pan y aceite. Muy bueno.


Nos trajeron de aperitivo unas Croquetas de Jamón. Jugosas, con buen relleno y casi líquidas. Muy buenas. 


Pedimos todo para compartir. Comenzamos con las Anchoas con Mantequilla "El Andral". Enorme ración. Parecen torreznos, equilibra muy bien la potencia de la anchoa con la mantequilla. Eso sí, la mantequilla, de Cantabria. Será que no las hay buenas aquí. 


Ensaladilla Templada de Bogavante a la Parrilla. Brutal. Muy buena. Y no escatiman en el bogavante. 


Viene acompañada de unas Cortezas. 


Nos traen para probar una muestra de su Falso Risotto Cremoso de Trufa Negra. Hecho con sémola de trigo. Brutal la textura y genial con la trufa. Nos encantó. 


Ya comenzábamos a estar llenos, pero todavía quedaba el Canelón de Centollo gratinado con Idiazabal y Pesto a la Genovesa. Tiene un toque picante que nos gustó mucho. La pasta, por supuesto casera. Muy rico. Volvemos a echar en falta algo de toque asturiano con el queso. 


Y acabamos con el (ojo) Costillar de Lechazo Entero, a baja temperatura y acabado en el Josper (3 cocciones). Otra ración enorme. Buenísimo. La carne se deshace sola.  No lo pudimos acabar, así que nos prepararon un tupper para llevar.


A pesar de estar fartucos, no pudimos marchar sin probar los postres, así que pedimos sus Fresas Romanoff. Nos encantó. Mezcla de dulce y ácido. Lleva una base de vinagre de módena, aceite de oliva y sal. 


Para beber, Baigorri Blanco Fermentao en Barrica 2015. Mezcla de Viura y Malvasía. Muy bueno. Tienen vinos y sidra asturiana en carta. De hecho, nos trajeron para probar un Bodega Vidas invitaos por la casa. 


Con los cafés, Floralis Moscatel Oro. Rico. 


Pagamos 177€, 3 personas. Nos invitaron a las Croquetas, al Risotto, a la botella de Vidas y al Moscatel. Nos pasamos pidiendo comida, porque las raciones son grandes, pero al día siguiente lo que quedó de costillar entró maravillosamente bien. Gran sitio.

No hay comentarios