Hover Setting

default

Farturruta al Ruta al Torrexón de Peñerúes desde el Embalse de los Alfilorios comiendo en El Cenador del Azul


Dirección: Calle Aller, 51 - Mieres del Camín
Teléfono: 985 461 814




Calidad: 4/5
Precio: 40€


Comentarios: Hoy vamos a hacer una Farturruta muy facilina, sin apenas desnivel, con unas vistas impresionantes y que acaba en una antigua torre medieval de la que solo queda una parte en pie. Durante todo el camino nos van a acompañar unas vistas impresionantes y solo tendremos que tener cuidao en un tramo que haremos por la carretera que nos lleva al pueblo de Peñerúes. 


La Farturruta en total no llega a 5kms, son 4'5kms prácticamente llanos hasta la última subida de 1km al Torrexón. Incluso si queréis podéis aparcar en la base del Torrexón y sólo hacer el último tramo. En 1h hacéis toda la ruta. 


Nosotros aparcamos en el área recreativa del Embalse de los Alfilorios. La zona es preciosa porque tiene unas vistas increíbles sobre el Monsacro y la Mostayal. Bordeamos el Embalse de los Alfilorios


El primer tramo se hace por carretera, poco transitada, aunque siempre hay que ir con precaución. Había un camino antiguo, pero nos dijeron que estaba muy tomao, nosotros íbamos a intentarlo y unas amables señoras nos dijeron que ni se nos ocurriera. 


Eso sí, en todo momento las vistas son espectaculares. 


En un ratín, llegamos al pueblo de Campo. Con un lavaderu rehabilitado muy guapo. 


En el mismo pueblo, ya vemos el Torrexón en lo alto. 


Nos queda una bajada hasta el campo de fútbol. Para los que nos queráis hacer este primer tramo caminando, podéis dejar el coche aquí y solo caminaríais este último tramo. 


Justo ahí, veis el desvío que indica el inicio de la subida hasta el torrexón. 


Hay cartel y todo. 


Y justo antes, un "monumento al montañero", un poco futurista. 


Comenzamos la subida, en zig zag. Muy guapa y llevadera. 


Y cuando nos volvemos, vemos que ganando altura y que las vistas se vuelven más espectaculares. 


Llegamos a la zona del Torrexón. Hay una portilla para entrar, aunque el muro se salsa fácil. 


Declarao Monumento Histórico y Bien de Interés Cultural (y tristemente incluido en la lista roja del patrimonio por su pésimo estado de conservación), su origen se remonta a la Alta Edad Media (sXII) y su primera referencia escrita es de 1378, en un documento que corresponde con el testamento del obispo Gutierrez de Toledo, que lega la torre a su hermana.


Otras fuentes hablan de su origen romano y su posterior reforma a cargo del rey asturiano Ordoño I. Sea como fuere, es un sitio mágico que bien merece la visita. 


Si os asomáis hacia el otro lao, veis Uviéu e incluso, la costa. 


Bajamos por el mismo sitio que subimos. 


Y paramos a tomar algo en el chigre de Peñerúes. Ya no dan comidas porque era el sitio perfecto para acabar la Farturruta. Bar Casa Marín, chigre de toda la vida, con una decoración espectacular y que, según nos contaron, antiguamente, tenían una especie de "barra-acuario" con truchas que tuvieron que quitar debido a las diversas sustancias que echaban los parroquianos cuando ya llevaban un par de vinos encima. 


Para comer, por la zona tenéis varios restaurantes, Casa Generosa, L'Angleiru e incluso Casa Cristina. Lo intentamos en todos, pero estaban a reventar. Así que nos fuimos a comer a un sitio al que le teníamos muchas ganas y que, realmente, está solo a 18kms del Torrexón, el Cenador del Azul


Un clásico de la cocina asturiana, con suegra y nuera, Estrella y Ana Fé, cocinando.


Local precioso, clásico. Según entras una zona de recepción. 


Se abre un gran comedor. El más guapo. 


Y al fondo, otro comedor más nuevo. Obviemos lo de "pulpito" y "rape" en la carta. Su cocina es asturiana, clásica, de fondos, con una presentación muy cuidada, y recordando a los sabores de siempre sin renunciar a juegos de contrastes y texturas. 


De aperitivo nos trajeron unos Bocartes Escabechaos. Acidez en boca para empezar. Muy buenos. 


De entrante, pedimos Oreja en distintas texturas. Fuera de carta. Con caldo gallego de la propia oreja, y la oreja hecha en tempura. Sabor intenso y un juego de texturas muy bueno. Nos encantó. 


De platos, Pitu Caleya. Buena ración, buen color y sabor buenísimo. Salsa para acabar con las existencias de pan. 


Y Solomillo de Ternera Asturiana al Foie en salsa de Armagac. Maravilloso. Otra ración enorme. Salsa brutal.


De postres, Tarta de Queso La Peral. Excepcional. Buenísima. De las mejores que probamos. 


Y Hojaldre tostao con Crema Pastelera. Maravilloso. El hojaldre buenísimo. 


Para beber, Pomarina, sidra natural filtrada y estabilizada, "de mesa", que no hace falta escanciar. Nos gustó. 


Con cafés, pagamos 80€. Muy buen sitio, con atención de 10. Para repetir. 

Farturruta por la zona centro, sin necesidad de desplazarse mucho, a un sitio precioso, muy desconocido, y comiendo en uno de los templos guisanderos de Asturies.



No hay comentarios