Hover Setting

default

Farturruta de Bañugues a Llumeres y la Playa Viodo comiendo nel Bar Pelaez

Dirección: Bañugues
Teléfono: 985 881 548




Calidad: 3/5
Precio: 30€


Comentarios: Hoy os llevo a hacer una Farturruta por Gozón, recorriendo parte de la senda costera del Faru Peñes. Vamos a visitar una antigua mina de hierro abandonada en plena playa moldeando para siempre el paisaje de la zona y dejando un extraño contraste entre mar y mina en la zona. 


Unos 10kms de ruta, con unas 3h y media de duración en total y unos 300m de desnivel. Facilina y para toda la familia; y por una zona céntrica, pero desconocida para los asturianos. 


Comenzamos en la Playa de Bañugues, muy famosa y que se suele llenar siempre, por lo que si hacéis la ruta en temporada alta, recomendamos madrugar para encontrar aparcamiento. 


Tiene amplio arenal, y un área recreativa enorme al lao. 


Caminamos hacia el Puerto de Bañugues, pequeño, pero con un encanto especial. Un sitio precioso. 


Seguimos caminando hacia el centro del pueblo de Bañugues y nos encontramos Les Cases de la Mina. Las casas de los antiguos trabajadores de la mina de Llumeres. 


Al poco, encontramos el desvío que nos llevará al restaurante donde vamos a comer. No os desviéis todavía, que hay que ganarse la fartura. Seguimos rectos. 


Tras pasar por El Llugar, con una mezcla de usos marinero y ganadero, 


comenzamos una ligera subida,


hasta El Monte, donde encontramos estas preciosas casas de planta baja de colores. 


El último tramo, casi de bajada, hasta Llumeres, se hace por carretera, aunque tenéis un camín para ir de 1 en 1 por el margen. Además es una carretera más frecuentada por ciclistas que por coches. 


Llegamos al área recreativa de Llumeres. Una zona desde la que tenemos la preciosa panorámica del lugar. Mina y Mar unidos. 


La mina llegó a ser la explotación de hierro más importante de Asturies, y a día de hoy, sigue impregnando todo, hasta el agua, de su característico tono rojizo. 


Ya se sospecha que comenzó a explotarse en época romana, aunque la explotación en sí comenzó a finales del sXIX por la Compañía Minera de Gozón, que posteriormente fue comprada por Duro Felguera. 


El mineral se extraía y se transportaba con un cable aéreo que conectaba con la estación de tren El Regueral (Carreño) y que se transportaba posteriormente hasta las instalaciones de Aboño o La Felguera. A la vuelta, los mismos calderos volvían llenos de carbón como parte del salario de los mineros. También se transportaba por barco con destino al Musel o L'Arena para su posterior traslado a países como Inglaterra o Alemania. Todavía queda en pie el antiguo cargadero.


La explotación se cerró en 1967, pese a ser uno de los mayores yacimientos de Asturies, debido a que salía mucho más barato traerlo de Brasil o Mauritania. Ésas fueron las palabras que expusieron los técnicos de Duro Felguera en el informe presentado para el cierre de la mina. 


Poco queda ya de las antiguas instalaciones, la bocamina, las oficinas, las casas de aseos y del cable aéreo, en estao ruinoso, a pesar de ser Bien de Interés Cultural. El acceso a las antiguas instalaciones está vallao. 


Desandamos un poco la bajada a Llumeres, pero en vez de volver a subir hasta el área recreativa, nos desviamos por un camino a la derecha que va ganando altura. La idea es llegar a Viodo, pero en vez de hacerlo por carretera, vamos a hacerlo por camín, mucho más guapo. 


Subimos por una pista y, si nos damos la vuelta, vemos la panorámica sobre Llumeres: su playa y las instalaciones de la mina. Tranquilos, que volveremos a pasar por ahí. 


El indicador de ruta nos lleva a la derecha.


Y nos lleva a una bajada donde comenzamos a ver nuestros objetivo.


A un lao, la Playa de Viodo y Arnielles.


Y a la izquierda, la Playa de La Cueva o Llavandera


La Playa tiene un acceso con el que hay que tener un poco de cuidao, Baja paralelo al reguero de la Cueva, que desemboca en la playa. De piedra. Fue nuestra primera parada para un baño. Tiene, además, una pequeña cueva. 


Tiene una leyenda muy guapa, recogida en el libro Un Paseo por la Mitología Asturiana de Alberto Álvarez Peña:
Les xanes tienen apariencia de mujeres jóvenes, muy hermosas, de rubia cabellera. Acostumbran a hacer su aparición en la noche o víspera de San Xuan, peinándose con peibes de oro o tejiendo con hilos dorados y son poseedoras de grandes riquezas: bolos de oro, gallinas con su pollerada del mismo áureo material, ganada … Se dice que están encantadas y que otorgarán todos sus bienes al que la desencante. Son dadivosas con aquellos que cumplan sus preceptos, de lo contrario, mostrarán su cara más vengativa. Su origen puede estar en algunas divinidades femeninas indoeuropeas vinculadas a las fertilidad de la tierra y los ganados. 

En esta playa había una xana que aparecía a lavar en el arroyo y tender su blanca colada, pero cuando se acercaba la gente desaparecía. Según la tradición, el topónimo de la playa, viene de ahí.

Tras el chapuzón, volvemos a subir y bajamos a la otra playa. La de Viodo, la primera, de arena. Y la de Arnielles, la de más allá de piedra. Importante si seguís nuestra ruta, hacerlo con marea baja. Si no, tendréis que dar la vuelta y volver por la pista. 


Nosotros caminamos de la playa de Viodo a la de Arnielles. Primero por la arena y posteriormente con cuidao entre las piedras. 


Desde la playa de Arnielles ya divisamos los cargadores del puerto de Llumeres. Es una forma mucho más guapa (y corta) de volver.


Desde ahí solo quedar subir al muro y ya estamos de vuelta en Llumeres. 


Volvemos hasta el área recreativa de Llumeres, con un buen repecho de subida. Y desde allí volvemos hasta el pueblo de El Monte. Nos metimos en el pueblo a la altura de Casa Máximo. 


Allí nos metimos por entre las casas y fuimos a dar al mirador de la Playa de Llumeres. Se puede apreciar perfectamente cómo el hierro tiñe la costa con su color característico. 


El mirador además tiene una virgen del Carmen en homenaje a los marineros fallecidos. 


Desde allí, tomamos la senda que nos lleva de vuelta a Bañugues. En vez de volver por el mismo sitio que la ida, por la carretera. Es un pequeño rodeo, pero veréis que merece la pena. Podéis hacer este recorrido a la ida y a la vuelta. Nosotros lo hicimos así para hacer una mini ruta circular. 


La idea es bordear la Punta de la Narvata siguiendo el acantilado.


Descubriendo rincones maravillosos. 


Y viendo cómo, a lo lejos, aparece ya Bañugues. 


Al poco, nos encontramos con el puerto de Bañugues. 


Nosotros decidimos comer en el Bar Pelaez, que no lo conocíamos y teníamos buenas referencias. Otra de las opciones que tenéis para comer es Mi Candelita, que nos encanta, y está en la misma playa de Bañugues. 


Bar Pelaez tiene una terraza maravillosa con vistas al mar. Dentro, amplias cristaleras, zona de barra. Y en la parte de atrás, un comedor. 


Estuvimos tomando unas botellas de Sidra Peñón en la terraza. Estaban a tope para ponerse a echarla. Pero tienen bastantes nomechisques y la echamos nosotros mismos. 


Dentro, en el comedor, nos cambiamos a un Agnus Dei, que no nos enamoró. Aparte de la sidra en el exterior, no tienen ninguna referencia asturiana en las bebidas. 


De aperitivo, nos trajeron Pastel de Cabracho


En carta tenían Calamares y Calamares Frescos. Pedimos los Frescos (bastante más caros). Eso sí, estaban buenísimos. 


Almejas a la Marinera. Hermosas. Muy buenas. 


Después de los entrantes, pedimos un plato por cabeza. Éramos 3. 2 Pidieron Chopa a la Sidra. Muy buena. Y la salsa, buenísima. 


Y Pixín a la Plancha. Muy, muy rico. Nos encantó. 


Para los principales, nos cambiamos al Mar de Frades. Mucho mejor que el anterior. 


De postre, Requesón con Compota de Manzana. Muy bueno. 


Requesón con Nueces y Miel. Muy bueno.


Y Tarta de Queso. De las buenas. 


Pagamos 160,30€. A 54€ por cabeza. Nos gustó. Terraza espectacular (podéis comer fuera), buen producto, tocao lo justo y bien de precio. 


La Mina y la Mar. En una zona que está al lao, pero que sigue siendo muy desconocida. Playas con Leyenda. Minas que dejan huella. Un acantilado con rincones preciosos. Y cocina de mar mientras lo estás viendo comiendo en una terraza. Preciosa Farturruta. 



No hay comentarios