Hover Setting

default

Farturruta Brañas Vaqueiras comiendo en Casa Laureano

Dirección: C/ Doctor García Miranda, 23 - Teberga
Teléfono: 985 764 213



Calidad: 3/5
Precio: 28€


Comentarios: Vamos a hacer una ruta por brañas, las brañas cercanas al puertu San Ḷḷorienzu, en Teberga, donde los vaqueiros subían el ganao en los meses de más calor viviendo en un entorno duro, pero maravilloso. Recorreremos 4 brañas en una ruta preciosa con unas vistas increíbles. 


El panel marca unos 9kms de ruta. Nosotros calculamos alrededor de 11kms. Nos llevó 3h y media hacer la ruta completa, 4h con paradas. Tiene 200m de desnivel, algún repechín, pero llevadera en general. Encontrarás un par de fuentes por el camino, se recomienda ir con agua porque si pega el sol, la vais a necesitar. 


Comenzamos en el pueblo de Tuiza (OJO: Tuiza en Teberga, no Tuíza en Ḷḷena, que ahí ya os llevé de ruta al Meicín). El coche no lo podéis meter a la braña, pero la misma carretera que os lleva al puertu de San Ḷḷorienzu, en el km9, encontraréis un apartadero donde podéis aparcar sin problema. Está a unos metros del desvío al pueblo. 


En la Braña quedan cabañas de piedra y alguna teitada (cabañas cubiertas con escoba). 
Tienen 

"Los vaqueiros de Tuiza comen pan y 
ḷḷonganiza, y los de Rebeḷḷón comen pan y cagaḷḷón".


Tranquilos, que los de Rebeḷḷón tienen respuesta, un poco más abajo. 


Continuamos camino por la pista ganadera y encontramos la primera fuente. La ruta está marcada en todo momento. 


Un paseo cómodo donde vamos ganando poco a poco altura, y las vistas al valle de Valdecarzana van ganando espectacularidad. 


Llegamos a la Braña del Tronco, o Cabañas de Troméu, que nos recibe con un precioso teito a la entrada de la misma. 


Como veis, todo muy cómodo y llano. 


Llegamos a una bifurcación, debemos tomar el camino de la izquierda. Por si hay duda, está marcao. 


Aquí. 


Llegamos a la Braña del Rebeḷḷón. Una de las más importantes de Teberga. 


Tiene como particularidad un Teito con la base de la cabaña redonda. De los pocos que quedan. Según con contaron, antes había más. 


Una braña preciosa con modelos de excepción. En la misma braña, tenéis otra fuente. 


Está dividida en dos barrios, en el abajo encontramos a Lolo, con 80 años, que nos contó la respuesta para los de Tuiza. 

"Facer la ruta vaqueira y nun pasar pol rebeḷḷon, ye como comer el tocín y non el xamón"


Al final de la braña encontramos la señal que nos indica por dónde seguir. 


Y Lolo nos avisó que a pocos metros, encontraríamos un desvío que nos lleva a una Llaguna. Está indicada. 


Está bien como curiosidad acercarse a verla. 


Volvemos al camino principal. Es la parte más dura de la ruta. Subimos por un camino con un regueru de agua. La subida entre fayes, preciosa. 


Llegamos al Colláu Troméu, una gozada con caballos sueltos. 


Seguimos por la pista. Abierta. Con unas vistas increíbles. 


Al poco encontramos una desviación. Nosotros seguimos al Puertu San Ḷḷorienzu. 


Empìeza un tramo de subida por pista, que si pega el sol vais a agradecer un poco de agua. Cuando fuimos nosotros, el gorbizu (brezo) estaba en flor dejando un paisaje precioso. 


Llegamos a la Vega Degollada. A 1315m. Una braña preciosa con abundante pasto para el ganao. Preciosa y con unas vistas maravillosas. 


Nosotros nos desviamos para visita la Braña de Ḷḷamaraxil, que no se ve a simple vista. Está un poco escondida. Tenéis que bajar por la zona de la izquierda, donde se encuentra el cerco para ganao y algún resto de cabaña. 


Va asomando una braña preciosa, con fuente incluida, con un impresionante teito. Muy bien conservada, tiene cabañas en funcionamiento con unas vistas preciosas e incluso, dicen, varios corros de origen celta. 


Volvemos a subir a la Vega Degollada, donde encontramos una pequeña laguna. 


Seguimos camino, atravesamos la Vega, con unas modelos de excepción. 


Y en seguida vemos las vistas sobre la Braña de Tuiza, nuestro punto de inicio de Farturruta. Ánimo, solo queda bajar. 


Continuamos atravesando praos, por caminos más transitaos por el ganao que por personas. Con unas vistas increíbles, y con el alto del puertu San Ḷḷorienzu a la vista. Cruzamos también La Fuente del Teixo. 


El sitio es impresionante. Y el camino es llano o incluso bajando ligeramente. 


Casi llegando al puerto, conectamos con el Camín Real de la Mesa. 


Y en seguida, coronamos el Puertu San Ḷḷorienzu, punto de inicio de varias rutas. En este punto tenemos dos opciones. Desandar el camino hasta Tuiza, o bajar 2km por la carretera del Puertu San Ḷḷorienzu hasta Tuiza, que es donde tenemos el coche. Nosotros bajamos por la carretera. 


Un poco de precaución, aunque la carretera tiene buen arcén. Las vistas son impresionantes. 


Una vez en el coche, nos dirigimos a Teberga, a comer al famoso Casa Laureano. Otra opción que tenéis en el mismo centro de Teberga, es Casa Aladino, que lo visitamos en otra Farturruta.


Casa de Piedra. Buena terraza. Según entras, barra. Uno de sus principales atractivos es que para acceder al comedor, tienes que atravesar su cocina. 


Decoración cuidada. Un sitio muy guapo.


Tienen menú, 4 primeros y 4 segundos.  Pedimos Pote Teberganu. Cómo no, al estilo occidental, más caldoso. Ración enorme. Muy rico. La morcilla con un toque picantín muy prestosu


Fabes con Amasueles (almejas). 


Ricas, aunque echamos en falta alguna almeja más. 


De segundo, Pitu Caleya. Buenísimo. 


Y Jabalí. Lo mejor de la comida. Maravilloso. Con un toque picantín. 


De postre, Flan de Quesu. Bien.


Y Arroz con Leche. Requemao. Muy bueno, aunque en la foto no tenga buena pinta. 


Para beber, pedimos aparte una botella de Ḷḷumés 2016. Fuera de la DOP Cangas. Fresco, con pelín acidez, terroso. A mí me gusta mucho. 


Pagamos 57€. 20€ costó la botella de vino. Como veis, precio buenísimo. 


Después de comer, nos acercamos a conocer el Castieḷu de San Salvador d'Alesga, uno de los más importantes de Asturies.  En el pueblo del mismo nombre, que está a 4kms del restaurante. Metiendo el coche en el pueblo, tenéis una pequeña zona de aparcamiento. 


De construcción medieval, se especula que tiene origen romano debido a que en la zona se encontraron varias monedas y arracadas de bronce. Tenía un enorme valor estratégico porque desde su atalaya se divisaba todo el valle de Teberga y el Camín Real de la Mesa. Prácticamente inexpugnable, hoy en día queda poco en pie. 


Tiene una leyenda asociada en el libro Mitos y Leyendas Asturianas de Alberto Alvárez Peña. Se trata de un castillo de "moros" (paganos, no árabes). Muchos chalgueiros (buscadores de tesoros) frecuentaron el lugar con la intención de conseguir tesoros ocultos que, según las gacetas manuscritas, están allí enterrados. En una de ellas podemos leer:
"En el Castillo de Alesga están dos thessoros, uno a la puerta principal a diez pies de hondo y el otro a la parte del sol que baldrán quatrocientos [...] En el Castillo de Alesga a la parte de arriba debajo de la esquina de la puerta que está al saliente del sol a dos estados de hondo hallarás un arca de piedra cristalina llena de barras de plata".
Desde el Castieḷu d'Alesga bajaba un pasadizo subterráneo al río de Parmu por donde los "moros" conducían sus caballos para darles de beber. En dicho río hay un pozo llamado el Pozu de los Cabaḷos debido a esta leyenda. 
Según la leyenda, un vecino habría encontrado una cama de oro y otro una olla llena de oro molido, pero al no saber de qué se trataba, la habría roto derramándose su contenido. En la decada de 1970, cerca de la ermita, en el llamado Prau de San Andrés, hallaron tumbas con restos óseos en su interior que se deshacían en polvo a tocarlos. La fortificación seguiría utilizándose durante la Edad Media. 

 

Antiguas brañas, teitos, incluso teitos circulares, vistas espectaculares, castillos medievales con leyendas, y uno de los potes más famosos del occidente. Preciosa Farturruta. 



No hay comentarios