Hover Setting

default

Nueva Visita: Güeyu Mar

Dirección: Playa de Vega, Ribeseya
Teléfono: 985 860 863




Calidad: 4/5
Precio: 80€




Comentarios: Un "Güeyu Mar" en lengua asturiana no significa cocinar con un ojo (güeyu) mirando a la mar, no; Güeyu Mar es el nombre de la punta oriental de la Playa de Vega, donde se ubica el restaurante, y que, en asturianu, significa "pozo de tierra adentro que se cree que sus aguas proceden directamente de la mar por comunicación subterránea". 


Preciosa casona de piedra situada en la Playa de la Vega, una terraza maravillosa donde puedes comer en verano. Dentro, una gran parrilla preside la entrada principal, con alguna mesa para comer. Es la zona más guapa. Tiene también un mini salón privado. A la derecha, acceso a un comedor-carpa-ampliación del local, que es donde comimos nosotros, ganado al exterior de la casa. 


En su carta lo pone claramente "No tenemos carne". El Rey es el pescao, y particularmente El Rey, que preside con una figura enorme en la fachada de la casa. Cocina de producto, de primera, con el toque mágico de la brasa. Y sus conservas, por supuesto todas la brasa. Cantábrico en estado puro. 


Comimos 2 personas. Nos trajeron de aperitivo un Paté de Sardina a la Brasa. Con pan tostao. Asadas con madera de encina. Trituradas y mezcladas con alga nori y aceite de oliva virgen extra. Intensidad y salinidad pura. Maravilloso. Cuando se acabó el pan tostao, nos trajeron sus panes, por cierto, uno de castaña espectacular. 


Otro aperitivo, Mejillones a la Brasa en Escabeche. Braseados con madera seca de eucalipto y enlatados escabeche elaborao con aceite de oliva virgen extra y vinagre de vino. Excepcionales. El escabeche muy elegante, incluso suave. Los mejillones ya veis en la foto lo hermosos que son y el toque del vinagre le queda genial. 


De entrante, pedimos Tomate, Cebolla y Conserva de Atún a la Brasa. Esto en plena temporada de tomates, tiene que ser un espectáculo; porque los tomates estaban buenos, pero todavía se pueden mejorar. Los lomos de bonito son enormes, el punto de brasa le queda genial. Con un poco de sal negra que le da un toque alegre junto con la cebolla. Y coronado con aceite de oliva. 


De plato principal, nos dejamos asesorar y nos trajeron Besugo, que son 3 raciones. Perfecto. Jugoso. Con ese toque de brasa que le da el punto extra al producto. Maravilloso. 


Y 1 ración que quedaba del Rey. Que nos gustó todavía más. Un puntín todavía más jugoso y con más sabor que el Besugo. 


Acompañados de una ración de patatas paja. 


Postres no pedimos. Para beber, Señorío de Ibias. Os hable de este vino aquí


Pagamos 160€. Nos invitaron a los dos aperitivos. 80€ por cabeza. Sitio excepcional, cocina del Cantábrico de primera, el toque de brasa perfecto, y un apueste claro a la cocina con sus propias conservas. Genial Güeyu Mar. 


No hay comentarios