Hover Setting

default

Farturruta a las Cascadas de Oneta comiendo en El Torneiro

Dirección: Calle El Ensanche, 1 - 33717 - Villayón
Teléfono: 985 625 275


Web: http://www.eltorneiro.es/
Facebook: https://www.facebook.com/eltorneiro/
Instagram: [@eltorneiro.2017] https://www.instagram.com/eltorneiro.2017/


Calidad: 4/5
Precio: 48€


Comentarios: En 2014 inauguré la sección Farturrutes en Les Fartures con las cascadas de Oneta comiendo en El Torneiro, 8 años después volvemos a repetir la misma Farturruta con la excusa de conocer la nueva ganadería de raza autóctona casina que acaba de crear El Torneiro, y de paso, a comer sus chuletones. 


Las cascadas de Oneta son de las más famosas de Asturies, por su espectacularidad, y por su fácil acceso, incluso por ser una zona de baño en la época estival. Son 3 cascadas, las dos primeras de muy fácil acceso y la tercera ya se encuentra un poco más lejos. 


La ruta a las dos primeras cascadas son apenas 3kms, ida y vuelta, con unos 150m de desnivel. La primera cascada, Firvia, es de muy fácil acceso, y está apenas a 1km del punto de salida. La siguiente, Ulloa o Ouchoa,  tiene una bajada bastante asequible, y no se queda atrás en espectacularidad con la primera. Existe una tercera, la Maseirúa ya está unos 3kms más allá, con un camino accesible, aunque para acceder a ella hay que cruzar el río, y cuando fuimos nosotros bajaba muy cargao de agua. 


Siempre recomendamos hacer las rutas de cascadas tras unos días de lluvia, porque bajan con mucha más agua. Si vais en verano, serán menos espectaculares y habrá más gente, aunque, por otro lao, os podréis bañar. Y tened en cuenta lo que os acabo de decir para visitar la tercera cascada, en verano podéis cruzar el río sin problema, en otras épocas, o lleváis botas de agua u os mojaréis. 


Salimos del pueblo de Oneta. A la entrada tenéis un amplio aparcamiento recientemente asfaltado. Justo en ese punto, comienza la ruta. Tenéis carteles indicativos. No tiene pérdida. 


Comenzamos con un paseo llaneando con unas vistas preciosas. Aunque no lo veamos, vamos paralelos al río Oneta. 

Comenzamos una pequeña bajada, siguiendo el rumor del río. Suena cada vez más intento, nos estamos acercando a la cascada. 


Llegamos a la primera cascada, Firvia. Unos 20m de caída espectacular, rodeada de árboles. Incluso hay una pequeña poza donde os podréis bañar. Ya veis que cuando fuimos nosotros, el chorro de agua bajaba muy cargao, en verano sí permite el baño. Incluso podréis andar entre las piedras y cruzar el río. Es la zona que se suele llenar más de gente, cuando fuimos nosotros, no encontramos a casi nadie. 


Justo al lao, encontraréis un antiguo molín


Está abierto, y podéis entrar dentro a comprobar su funcionamiento. 


La ruta sigue hacia la segunda cascada. 


Un camino precioso paralelo al río, pero justo por encima. Era el antiguo cauce de agua que conectaba los distintos molinos que había siguiendo el curso del río.  Nos podremos asomar y ver más saltos de agua, no tan espectaculares como el de Firvia, y de mucho más difícil acceso. 


El cartel nos indica el desvío hacia la cascada. Comienza una bajada con la que tendremos que tener un poco de cuidao. Hay camino perfectamente marcao. Lo único que si llovió los días anteriores, igual hay un poco de barro y puede que haya algún resbalón. Pero es apto para todos los públicos. 


La cascada de Ulloa no desmerece a la de Firvia, y como tiene esa pequeña bajada, tiene mucha menos gente que la anterior. Cuando fuimos nosotros bajaba con una fuerza increíble, no nos pudimos ni acercar. Pero en verano, es una zona idílica para darse un baño. Y podréis cruzar al otro lao, que tiene una foto con mejor ángulo que la que os traigo yo hoy. 


Volvemos a subir a la senda principal, la idea es acercarnos a la tercera cascada, la de Maseirúa, aunque ya os adelanto que no pudimos llegar. 


Está a unos 3kms desde la cascada de Ulloa. El camino no es difícil, y no hay desnivel. Pero sí que argayó en alguna zona y hay un punto de peor acceso. Os vuelvo a decir lo mismo, con menos curso de agua, es mucho más fácil. 


Seguimos el camino, paralelo al río. La zona es espectacular. 


Nos alejamos un poco, y el camino se ensancha. 


Llegaos a este punto, tenemos que cruzar el río (ojo, que parece que el camino se desvía a la izquierda, pero si os dais cuenta, el camino lo van marcando unas tiras de plástico atadas a las ramas, y éstas indican cruzar el río) y baja con mucha fuerza como para hacerlo. En verano se puede cruzar con menos peligro. 


Así que decidimos tomar la botella de sidra, y dar la vuelta sobre nuestros pasos. A la vuelta paramos en otro molín que encontramos. También está abierto. 


Llegamos a la primera cascada, la de Firvia. Y desde allí volvemos al coche. 


La idea original que teníamos era completar la Farturruta con una subida al Picu Can, pero lo de buscar la forma de cruzar el río para ver la tercera cascada nos llevó más tiempo del que esperábamos, así que nos conformamos con ver la panorámica preciosa desde el Altu'l Segredal. Desde la misma carretera con el coche. 


Para comer, nuestro favorito de la zona: El Torneiro. Un hotel-rural precioso en Villayón. 


Ya fuimos unas cuantas veces, y siempre comimos de lujo, además, en un entorno precioso. Repollo relleno como en ningún sitio, pote espectacular y la carne muy bien tratada. Además, en esta ocasión queríamos estrenar la novedad que acaban de introducir este año: carne de ganadería propia. Como veis en la foto, están de obras en la parte de atrás precisamente para ampliar las instalaciones para poder madurar su propia carne. 


Cristalera preciosa con unas vistas increíbles, en un comedor muy guapo. Nos gusta mucho El Torneiro. 


Y lo hicieron unas jornadas donde se podía comer los chuletones y la cecina de su propia carne. Así que no lo dudamos y nos fuimos a probarlo. 


Comenzamos con Cecina de Vaca con Queso el Vicio. La cecina es la ganadería propia de El Torneiro. Espectacular. Intensa de sabor, sedosa en la boca. Maravillosa. El queso el Vicio es un queso elaborado en Alemania y que etiquetan con la marca el Vicio. Un queso azul suave. 


Nos enseñan el Chuletón que vamos a comer para que le demos el visto bueno. Y vaya si lo dimos. 


1,325kg de pura felicidad. Vaca vieja casina con 45 días de maduración. Sabor increíble, la carne perfecta. Tenéis que probarlo. 


De postre, Flan de Queso. Buenísimo. 


Flan de Chocolate. Igual o mejor todavía. 


Para beber, el vino que tenían recomendado en las jornadas. Museum Reserva 2016. Un tempranillo DO Cigales, fácil de beber, pero con cuerpo. Equilibrao. Bien. 


Pagamos 95€ por todo. A menos de 50€ por cabeza. Una maravilla. 


Después de comer, nos acercamos a conocer las vacas y los bueyes casinos, que tienen en distintas zonas de Villayón. Tienen unos 30 bueyes casinos y van a esperar a que tengan 7 años (lo habitual es esperar 4 años), así que es un proyecto para hacer con mimo y tener una calidad excelente de la carne. ¿Bueyes casinos en Villayón? Pues ahora ya sabes dónde probarlos. 


No hay comentarios