Hover Setting

default

Farturruta de Oceño a la Mayada de Carraspión comiendo en Casa Alfonso

Dirección: Oceño - El Valle Altu de Peñamellera
Teléfono: 985 415 846



Calidad: 4/5
Precio: 23€


Comentarios: Queda todavía mucho por explorar en el oriente asturiano. Os voy a proponer una Farturruta bastante desconocida, dentro del parque de los Picos d'Europa y con unas vistas increíbles. Se recomienda hacerla en días despejados o perderá mucho de su encanto. Y para comer, os llevo a un indispensable de la gastronomía asturiana. Así que atentos y apuntad, que os va a encantar. 


La Farturruta a la Mayada de Carraspión son 10kms, aunque nosotros añadimos 2 más (1 de subida) para admirar los Picos d'Europa. Tardamos unas 3h y media en completarla, y tiene unos 500m de desnivel hasta la mayada, y si subís al mirador, 200m, pero llevaderos. 


Comenzamos en el pueblo de Oceño, un pueblo al que accedes después de venir paralelo al rio Cares, desviándote desde Mildón por una carreteruca maravillosa (en buen estado) donde vas ganando altura sobre la gargante del Cares con unas vistas espectaculares. 


Encajada entre montañas, Oceño es el pueblo más alto del Valle Altu, un pueblo precioso por el que merece la pena perderse dando una vuelta, aunque os recomiendo que lo hagáis después de comer. En el mismo pueblo se encuentra Casa Alfonso, el restaurante donde vamos a comer, y casi podéis aparcar a la puerta. 


Tomamos la carretera que nos va sacando del pueblo con una ligera subida. Y en seguida salió a recibirnos el guía de ruta que no nos abandonaría en todo el día. 


La subida, por carretera, va dejando atrás Oceño, y va dando un par de revueltas.


Llegamos a la Iglesia de San Juan, con un par de texos guapísimos y el campu santu a pocos metros. 


Un buen sitio para parar, retomar fuerzas y admirar la panorámica. 


Retomamos camino, que poco a poco pasa de carretera a pista, y seguimos subiendo, aunque de forma llevadera. 


Comenzamos a ganar altura haciendo revueltas. Ganamos altura muy rápido, estos repechos son los más duros de toda la ruta. 


Las vistas son increíbles, con los Picos d'Europa al fondo, y un banco para sentarse a admirarlas. 


Increíbles el aprovechamiento del terreno. 


Llegamos a la Mayada de Ḥeces, con esa h aspirada típica del oriente que se pronuncia casi como un /j/. 


Tras pasar las primeras cabañas, las vistas que nos dejan, además de belleza, nos demuestran que es una mayada todavía en uso. 


Pasada la mayada, el camino ya se hace mucho más llevadero. 


Por un terreno mucho más cómodo, llegamos al Colláu de Trespandiu, donde nos encontramos con la mayada al fondo. En ese punto, encontramos también una fuente, y un desvío que nos lleva hasta nuestro destino, la mayada de Carraspión


Tomamos el desvío. 


No hay pérdida posible. 


Subimos un poquitín, y encontramos en seguida Cabana Verde, con un precioso texu


Nos queda una subidina, preciosa. A la derecha, un pequeño fayéu, que en la época en la que fuimos, estaba pelao. 


Y se nos aparece en todo su esplendor la Mayada de CarraspiónUna pista empinada para bajar con una mayada amplia y preciosa. Al fondo, Picos. La bajada en pista que ahí debe xelar que da gusto. 


Antes de bajar, nos desviamos un poco para tomar una foto más guapa sin la pista. Es un espectáculo. 


Bajamos hasta la mayada, con alguna cabaña, algún corru y actividad. 


Este podría ser el final de nuestra Farturruta, pero os invito a que hagáis un último esfuerzo y os asoméis al enorme balcón a los Picos de Europa. El Paso de Carraspión. Se trata de subir por la canal que tenéis en frente hasta la V que veis en la foto. 


Se encuentra fácil porque tenéis que pasar por una caseta de traída de agua. 


Al llegar allí, las vistas son éstas. Sin palabras. 


A los días de llegar a casa de la Farturruta, nos enteramos que justo en ese punto, caminando un poco, hay un mirador para ver el Picu Urriellu. Y no es un mirador cualquiera, es uno de los mejores miradores que existen. En el mismo paso del Carraspión, hay un pequeño sendero que nos lleva de forma ascendente a la derecha. No la senda principal que veis en la foto, es una pequeña desviación. Pero volveremos para investigarlo. 


Solo nos queda descender y volver a Oceño. La luz es tan caprichosa que un simple cambio te hace ver el paisaje de forma completamente distinta. Es un lugar increíble. 


Ya en Oceño, tenemos mesa en Casa Alfonso, un indispensable de la gastronomía asturiana. Ojo, fines de semana, siempre está lleno. El local no es muy grande, así que nada de ir a la aventura, reserva. 


Es un espacio único con barra y comedor. Fuera tiene una buena terraza. Dentro, decoración montañera con un montón de recuerdos de su abuelo, Alfonso Martínez, mítico guía de los Picos y de l'Urriellu, y a quien pusieron en homenaje el nombre al restaurante. 


Empezamos con Tortos. Indispensables. Seguramente no vayáis a comer otros mejores. Los hacen de maíz con un poco de trigo. Primero con Cabrales. Los tortos perfectos, nada grasientos, grandes además. El Cabrales suave, elegante, buenísimo. 


Seguimos con más Tortos. Esta vez con Picadillo. También suavín. Maravilloso. 


Otro indispensable de la casa. Cabritu. Suave, pero con un sabor increíble. De casa. La salsa, espectacular. Con patates. Y una ensalada para acompañar. Nos dan la opción a repetir lo que queramos. 


De postre, Leche Frita. Calentina. Brutal. 


Y Flan de Queso. Muy bueno, denso, con textura. Genial. 


Para beber, sidra, eso sí, dentro del local, sin escanciar. Pagamos 46€ por todo. A 23€ por cabeza. Increíble relación calidad-precio. 


Después de comer, una vueltina por el pueblo, que es precioso. Y parada en Puente la Vidre, llegando al pueblo de Trescares, a apenas 4km desde Mildón, el pueblo al que habréis de volver por esa carretera tan sinuosa que os llevó hasta Oceño. 


Es un puente medieval, aunque seguramente sus orígenes sean romanos. Podéis bajar a verlo, e incluso bañaros en la zona. Increíble el contraste de la piedra con el agua típica de color esmeralda del Cares. 


Y como se nos resistió l'Urriellu, no nos pudimos resistir a parar a hacerle una sesión en el Mirador de Arenas. 


Maravillosa Farturruta por Picos, mayaes, aldees con chigres dondo vais a comer de lujo, puentes medievales; y un saludo a nuestro guía sin nombre (bautizado "Rantamplan". Sí, somos muy viejos) que nos dejó ni un solo minuto en toda la ruta. 



No hay comentarios