Hover Setting

default

El Tendejón de Fernando - Ca Mamina

Dirección: L'Escampleru - Les Regueres
Teléfono: 985 799 005


Instagram: [@ca_mamina] https://www.instagram.com/ca_mamina/


Comentarios: Hay proyectos de los que te enamoras en cuanto los conoces, y más cuando conoces a la gente que está detrás de ellos. Ca Mamina es una empresa familiar que cría razas autóctonas asturianas. Y empezaron por una de las más complicadas, y que sigue en vías de extinción, los gochos asturceltes. Y además, también crían Oveya Xalda. 


Ca Mamina lo forman Tati y Luis, un matrimonio de Les Regueres que tras dedicarse a varias actividades, decidieron apostar por la cría de razas asturianas. Un proyecto precioso, pequeño, y con un plan de crecimiento sostenible y sensato. 


Los avisé para que vinieran a la radio a contarme su proyecto, pero lo que me propusieron ya dice mucho de ellos, me dijeron: ven, conoce nuestro proyecto, cómelo y luego, si te presta, hablamos donde tú quieras. Y así fue. 


Tati es una de las hijas de Rosa y Fernando, o sea, El Tendejón de Fernando, el lugar donde quedamos para "desayunar". Con una botellina de sidra y embutido de gochu asturcelta. La cosa no podía empezar mejor. 


Fuimos dando un paseo precioso por Les Regueres, recorriendo sitios mágicos que coinciden con la etapa del Camín de Santiagu y encontrando unos cuentos peregrinos por el camino.


Primero visitamos los Bueyes Casinos que cría Fernando, y que utiliza en su restaurante. Bueyes de cría propia con una carne excepcional.  

Hasta llegar al monte donde tienen los gochos. Sí, porque los gochos están sueltos en el monte. Un mini bosque cerrao, y que esperan poder ampliar en breve, donde van colocando en cada extremos la comida y el agua para que los gochos no paren de moverse y no generen mucha grasa. 

A diferencia de otros gochos, como el blanco, el gochu asturcelta solo tiene sentido criar en extensivo. En libertad. Y es un excelente "cuidador" de montes y bosques, porque se alimenta de ellos, sobre todo de bellotas de nuestros carbayos y castañas de nuestros castaños. Esto da una carne de una calidad excepcional, baja en grasa, rica en omega-6 y 3y de unos ácidos que no sé cuales son, pero, dicen, son beneficiosos para nuestra salud.  Además, limpia los montes y evita incendios. Todo son ventajas. 


Evidentemente, el bosque no da todo el año bellotas, castañas y ablanes, así que hay que compensarlo con algún pienso, aunque más como complemento que como alimentación, ya que, según, Luis y Tati, son unos supervivientes naturales que comen de todo y ayudan a identificar las plantas tóxicas, porque ni se acercan a ellas. 


Tras visitar a los gochos, nos acercamos al Tendejón de Fernando donde nos prepararon un menú degustación solo de razas autóctonas asturianas. Un auténtico lujo que jamás vi en ningún otro restaurante. 


Y encima, prácticamente todo lo que comimos, está criado por ellos.


Comenzamos unas Tostas de Solomillo de Gochu Asturcelta y de Morcilla de Gochu Asturcelta. El solomillo se deshace, está increíble. Le sobra la reducción de módena. Y la morcilla tiene mucho sabor, está increíble. Maravillosa forma de comenzar. La tosta es de pan de escanda de casa. 


Seguimos con Tiras de Buey. De crianza propia, por supuesto. Llevan manzana y salsa de soja, cebolla caramelizada y lechuga. No tan suave como el solomillo, pero con mucha más intensidad de sabor. Buenísimo. 


Lomo de Gochu Asturcelta a la Plancha. Con setas salteadas y una especie de sandwich de bacón y queso. El lomo brutal. Y suave, muy suave. 


Acabamos con Corderu Xaldu. Espectacular. Con patatinos. Y también de crianza propia. 


De postre, ya casi por cortesía, a punto de reventar, Escudero. El postre que universalizó Rosa en el Tendejón. Compota de Manzana, Requesón, Avellanas y Merengue Requemao. Con helao de Frambuesa. Una bomba dulce que está buenísima. 


Para beber, Corias Guilfa de Monasterio de Corias. Tinto de Cangas, uvas Carrasquín y Verdejo Negro. 8 meses de crianza en barrica. Muy atlántico, acidez pero sin pasarse. Genial con toda la comida. 


No pagué, no me dejaron. Pero podéis ver los precios que manejan en mi anterior Farturruta. Precios populares con un menú degustación en un restaurante asturiano con razas asturianas. Impagable. Seguiremos de cerca a Ca Mamina, como veis, el comienzo no puede ser más prometedor. 


No hay comentarios