Hover Setting

default

Farturruta d'Alles a la Mayada de Llandábanes comiendo en Monte Río - Cueva Llonín

Dirección: Trescares - El Valle Altu de Penamellera
Teléfono: 985 415 714


Facebook: https://www.facebook.com/MonteRio


Calidad: 4/5
Precio: 27€



Comentarios: Algún tipo de magia tiene el Picu Urriellu para que nos acerquemos siempre que podamos a verlo, quizás su inconfundible forma, o la manera única que tiene de reflejar la luz, o su silueta que, según dicen, se parece a un horru (hórreo) y que esa raíz le dio su nombre. 


El caso es que nos acercamos hasta El Valle Altu para hacer una Farturruta donde el Picu Urriellu estuviera siempre presente. Por eso, os aconsejo que la hagáis un día de nubes altas o que esté despejado, porque, y esto sí que contribuye a su magia, sabéis de lo caprichoso que es el Picu con este de resguardarse entre el Nuberu. 


Os propongo una Farturruta facilina, de apenas 6kms, 3kms de ida, 1 de ellos de subida, y 3kms de bajada. Con 450m de desnivel, pero llevaderos. 


La sierra del Cuera, a pesar de estar en la zona que está, no es tan conocida como el resto de la zona oriental, y vais a poder hacer la ruta sin cruzaros con prácticamente nadie. Salimos del pueblo de Alles. 


Aparcamos cerca de la Ermita de San Roque, y justo detrás, sale una pista que nos va sacando del pueblo. 


Comienza una subidina curiosa, pero llevadera. Por pista. 


Y además, en seguida, a lo lejos, Picos de Europa con el Urriellu presidiendo. 


La subida por pista es constante, y encontramos en todo momento actividad ganadera. 


Pasando las cabañas, nos damos la vuelta y la vista es espectacular. Al fondo, con la nieve, sigue el Picu Urriellu. 


Una vez pasadas las cabañas, la subida se hace mucho más tendida. Solo fue 1km de subida más dura. Como veis, subimos con continuas revueltas para ir ganando altura rápidamente. 


Con compañeros así, aunque fuera más dura, se haría llevadera igual. Qué preciosidad. 


Uno de los momentos más chocantes de la ruta es el momento en que encontramos una marquesina (?) de autobús en medio de la nada. Un ¿mirador? para sentarse y esperar -hasta la eternidad si hace falta-, el autobús. 


Para que os hagáis una idea de lo que hablo, si seguís subiendo por la pista veis la marquesina en medio de la nada. Merece la pena detenerse allí unos minutos. 


Seguimos subiendo, y en seguida aparece la mayada de Llandábanes. Parece más así contado, pero son solo 3kms. 


La Mayada de Llandábanes son un conjunto de cabañas, en uso, y muy cuidadas, con abundante actividad ganadera. Vas a encontrar cabras, ovejas y vacas. 


Desde allí, podríamos seguir ascendiendo hasta el Pico Liño. Añadiría otros 8kms más a la ruta, 4 más de subida. 


Nosotros nos quedamos en la Mayada. Subimos a un alto para comprobar la espectacular panorámica. 


Desde allí, solo nos queda volver por donde subimos. 


A la vuelta, nos damos un paseo por Alles. Precioso. Iglesia de San Pedro d'Alles, del SXVIII. 


Desde allí, caminando y a menos de 1kms, encontráis las ruinas de San Pedro de Plecín. Lamentable estado de conservación. 


No se sabe a ciencia cierta su fecha de construcción, pero se supone que se levantó sobre una capilla prerrománica (o de arte asturiano) que, a su vez, se levantó sobre un antiguo lugar de culto precristiano o celta. El sitio es mágico. Merece la pena acercarse. 


Nuestra siguiente visita fue a la Sociedad Cooperativa "Queso de Peñamellera", de la que ya queda sola al frente Carmen Pérez, hija, nieta y bisnieta de pastores y queseros asturianos. 


Carmen lleva toda la vida haciendo queso, desde que tiene uso de razón, ya que siguió los pasos que mamó en su casa. Comenzaron haciendo su famoso Cuayáu, un queso facilín, de leche pasteurizada de vaca, muy mantecoso, de tamaño pequeño (de cuarto de quilo), y que está buenísimo. 


También lo tienen en versión ahumada, y a la sidra.  Incluso la versión ahumada aparece en una receta de los hermanos Roca. Por supuesto, todo la leche de sus quesos proviene de ganaderos de la zona. Según nos contó Carmen, en los meses de verano pueden llegar a elaborar 13000 quesos cada mes entre dos personas. Una bestialidad de trabajo. 


Allá por el 2000, comenzaron a elaborar Cueva de Llonín. Un queso que surgió casi por casualidad cuando se estropeó una partida de quesos cuayaos. Bendita casualidad porque podemos decir que Cueva de Llonín es uno de los mejores quesos que se hacen en Asturies, y que más aceptación tiene también fuera de nuestras fronteras. 


El nombre del queso viene de la cueva del mismo nombre, donde históricamente siempre se llevaron los quesos en la zona, y donde, en 1957, descubrieron pinturas rupestres. La cueva no es visitable debido al peligro de derrumbe. Fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2008. 


Leche pasteurizada de vaca, que se madura en humedad para que las bacterias hagan su función y creen una pasta blanda o semiblanda. Es un queso fantástico por el contraste entre el interior, más blando, y su corteza, que también se come. La elaboración es igual que el Cuayáu, lo que cambia es la maduración. Suelen madurarlo 4 semanas, pero dependiendo de su maduración tiende a más láctico o más ácido. Dicen que es el camembert asturiano. Yo al Camembert lo llamo el Cueva de Llonin afrancesao. 


Para comer, nos fuimos a Monte Río, a Trescares, volviendo por la carretera por la que accedimos a Alles. Monte Río es un restaurante precioso, situado en plena carretera. Tiene una amplia terraza. 


Dentro, zona de barra, con decoración muy cuidada. Incluso una preciosa sala de vinos. 


En la parte de atrás, una terraza con cristaleras para ver el increíble paisaje. Y un comedor. Nosotros comimos en la terraza. Un sitio realmente precioso. 


Dos indispensables en la casa si es la primera vez que los visitáis. Las Patatas Rellenas. Excepcionales. Con un rebozo suave y una salsa brutal. Rellenas de carne picada. 


Y Cabritu con Patatinos. De los mejores que probamos nunca. 


De postre, Arroz con Leche. Requemao. Muy bueno. Un pelín pasao de anís a mi gusto, pero eso ya son repunancias personales. 


Tienen buena bodega de vinos, pero ninguna opción asturiana. Así que para beber, me trajeron la botella y me cobraron las copas que tomé de un rioja. Y agua. 


Pagamos 54.30€. 27€ por cabeza. Maravillosa opción. Un sitio muy recomendable. 


Farturruta preciosa. Con un poco de todo. El Picu Urriellu guiándonos en todo momento hasta el encontrar el punto perfecto para admirarlo desde la Mayada de Llandábanes. Una antigua iglesia con pasado del arte asturiano e incluso celta. Un quesería que hace uno de los mejores quesos del mundo entre montañas. Y un restaurante con unas vistas preciosas para comer una cocina de primera. 





No hay comentarios