Hover Setting

default

Nueva Visita: Yume

Dirección: Torre del Niemeyer, Avilés
Teléfono: 984 297 037

Instagram: [@yumegastro] https://www.instagram.com/yumegastro/


Anterior Visita: https://www.lesfartures.com/2018/02/nueva-visita-yume.html


Calidad: 5/5
Precio: 85€


Comentarios:  Hay sitios donde muy mal te tienen que dar de comer para que no salgas dando palmas. Pero es que, además, hay ocasiones, pocas, pero las hay, donde se une a la perfección, el sitio, la atención y, también, la comida. Y además, a un precio más que razonable. 


Conocemos el Yume desde sus inicios, el proyecto de Adrián e Iratxe, y tras varias visitas a sus distintas ubicaciones, ésta sin duda fue, con diferencia la mejor de todas. El salto de calidad en cocina y sala, independientemente de la ubicación, es espectacular. Una evolución que los pone en "otra liga". Buscan una Estrella Michelín, y esperemos que se la den. 


La Torre del Niemeyer es una ubicación mágica. El 360º a través de las cristaleras para divisar el contraste industrial, del puerto y de la ciudad rehabilitada es una pasada. Subir por las escaleras en espiral ya te lleva a una especie de rito iniciático que te invita a cambiar de dimensión para disfrutar de la comida. 


No tienen carta. Tienen un Menú Degustación de 6 pases a 65€, que puedes maridar con distintas opciones. Para beber tienes una buena carta, con buenas opciones asturianas. 


Según entras por la parte, te reciben y te sientan en unos asientos de diseño en la zona de la barra. Desde allí divisas toda la plaza del Niemeyer. Decides qué beber, y comienzan los aperitivos.


Un homenaje a Ávila, la tierra de Adrián. Patata Revolcona. Un clásico. Suave. Muy rica. 


Trucha y Jamón.  Intensidad de sabor, crujiente la galleta. 


Burrajo. Un buñuelo de morcilla matachana. Con un toque de manzana. Suave, no se pasa nada de sabor. Muy bueno. 


Y Montenegro. Queso famoso de Ávila, pasta blanda. Con miel de piquillo. Fresco y con el toque de piquillo, genial. 


Para beber, Chárselus Cepas Vellas 2017. Una maravilla de Ribeiro. Mezcla de Lado, Treixadura, Loureiro, Albillo, Godello, Verdhelo, con 9 meses de barrica de roble francés. Solo 425 botellas. Acidez y mineral, con cuerpo. Nos encantó. 


Nos invitan a levantarnos, y nos pasan solos a la cocina. Al ser una torre en 360º da pie a este juego. El escenario cambia completamente. Allí vemos donde se gesta todo, conectado apenas por un pasillo con la gran sala. 


Adrián nos recibe y nos propone unas Gominolas de AOVE con Vainilla y un toque cítrico. Naranja, limón y sustituyendo el azúcar por la vainilla. Muy bueno. También típico de Ávila. 


Desde allí nos invitan a sentarnos en la mesa, recorrimos casi los 360º de la torre. Y desde allí continuamos con el menú. 


Comienza un viaje a través del Tomate en diferentes elaboraciones. Fascinante poder probar el mismo producto en diferentes texturas. Empezamos con una Galleta Crujiente con la Piel del Tomate


Cuchara con el Concentrao de la Piel del Tomate. Brutal explosión de sabor en la boca. 


Distintas texturas del Tomate. Nos echan por encima un Caldo de agua de tomate que potencia todavía mucho más el plato. Tomate, con una "flor" crujiente de tomate y la propia piel confitada. 


Caballa. Tres trozos de caballa limpia, cruda. Con hojas cítricas. Con una salsa increíble, hecha con los desechos de la caballa, casi como una reducción. Buenísima. 


Paté. Con las espinas de la caballa, sobre una oblea crujiente. Intensidad pura de sabor. Para tomar de un bocao. 


Cebolleta. Crema de cebolla negra a la que le aplican el mismo tratamiento que el ajo negro. Caldo de remolacha con las espinas de la caballa del plato anterior. Otro juego de texturas. Sabor a cebolla con el toque de remolacha. Muy bueno. 


Alga Nori y Calamar. Tartar de calamar con salsa andaluza y alga nori con una menier de ajo. Calamar envuelto en alna nori. La salsa está increíble, con un toque picante. Textura de kokotxa. Brutal. 


Para limpiar la boca, nos traen agua con los resto del calamar y un toque de limón. 


Rodaballo. Lomo de rodaballo con una salsa con sus colágenos. La salsa tiene casi textura mantecosa. El punto del rodaballo, perfecto. 


Buñuelo con el aprovechamiento del rodaballo. Explota en la boca, relleno de los hígados del rodaballo, pero parece coñac. Espectacular. 


Presa Ibérica. Con levadura emulsionada a punto de sal. Higo salao y reducción del jugo de la presa con whisky Lagavullin. La levadura le da un toque crujiente. Plato suave, y el contraste con el higo le queda genial. 


Normalmente en estos menús siempre encuentras algún bache, pero aquí cada plato va subiendo de intensidad y técnica. 


Comenzamos con los postres, Alga y Bergamota. Lechuga del mar, con bergamota y miso. Otro juego de texturas, donde gana en sabor la bergamota. 


Cereza, Raigor y Sauco. Ciruela confitada, Gelatina de Amareto, Miga de Croissant, Chantilly de Almendras. Predomina el sabor a ciruela y porra de koyack. Un postre distinto, que nos gustó mucho. 


Con los cafés. Mango


Ferrero Roché


Guayaba.


Coco.


Los dos menús son 130€, a 65€ por menú. Con el vino, pagamos 170€. Maravilloso. Menú de muchísima calidad, muy bien de precio, en un entorno maravilloso. Gran trabajo de Adrián y su equipo en cocina, con un salto de calidad increíble; y el toque de distinción y amabilidad que le da Iratxe a todo está presente en la sala. Consiguen que te sientas muy a gusto. Gran sitio. Tenéis que probarlo. 


3 comentarios

Diego Motta dijo...

#repunantON

"Hay sitios donde muy mal te tienen que dar de comer para que salgas dando palmas." ¿Ahí no falta un "no" antes de "que salgas"?

#repunantOFF

David Castañón dijo...

Cuando ties razón, hai que dátela! Arreglao.
Y gracies por avisar.

Diego Motta dijo...

Gracies a ti por impedir que ahorre pa un Ferrari. Los hosteleros y el medioambiente te lo agradecerán.